COVID-19 no incidiría en salud reproductiva del ser humano

Diana Castañeda
Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

La reciente situación sanitaria por la que pasa el mundo, debido a la pandemia por COVID-19 ha quebrantado los proyectos de vida de muchas mujeres que estaban en algún proceso para alcanzar un embarazo, generando efectos negativos sobre los indicadores obstétricos.

Por otra parte, las últimas investigaciones acerca de esta nueva enfermedad han confirmado que, el virus fue encontrado en el semen de hombres contagiados por SARS-CoV-2, dejando la inquietud si el contagio también puede darse a través de relaciones sexuales.

Con el fin de esclarecer estos temas, la Revista Medicina y Salud Pública (MSP) entrevistó al doctor Nabal Bracero, ginecólogo especializado en endocrinología reproductiva y experto en tratar problemas de infertilidad en Puerto Rico.

“Una de las cosas que más le preocupa a la comunidad es saber qué ocurre con el COVID-19 durante la gestación, y hasta el momento no se ha visto que este virus se concentre en el líquido amniótico, ni en la sangre del cordón umbilical, así que las probabilidades de que este virus impacte adversamente al feto hasta el momento son bajas, no se ha visto que cause problemas congénitos al bebé”, argumentó el ginecólogo.

Sin embargo, el especialista aseguró que se tienen dudas en lo que pueda pasar en el momento del parto debido a que se han visto casos de recién nacidos, de madres con COVID-19 que han presentado la infección horas después del nacimiento, sin importar si el parto fue por cesárea o parto vaginal.

Le puede interesar:   ¿Cómo incide la campaña electoral en el contagio del COVID-19?

El galeno coincide con los demás profesionales de la salud, quienes argumentan que es muy reciente para llegar a conclusiones sobre esta nueva enfermedad, por lo que se está recopilando toda la información de lo que ocurre durante el proceso de la gestación.

Entre tanto, afirma que en los dos primeros trimestres del embarazo no hay probabilidad de transmisión de madre a hijo, así como tampoco se ha encontrado el virus en la leche materna por lo que agrega que, como promotores de la lactancia siguen incentivando que este sea el alimento para el bebé, aun cuando la madre se tenga que extraer la leche y que otra persona sea quien la suministre al recién nacido con el fin de protegerlo.  

En cuanto a las mujeres que quieran quedar embarazadas el galeno aseveró que no se ha visto que el COVID-19 impacte este proceso. “Lo que no queremos es que los pacientes por evitar salir de sus casas sigan dilatando los tratamientos de fertilidad porque el problema se agudizaría con el paso del tiempo, especialmente quienes se están acercando a los 40 años”.

COVID-19 no podría transmitirse a través de relaciones sexuales

Recientes hallazgos revelaron que el nuevo coronavirus fue detectado en semen de pacientes con COVID-19, tanto enfermos como en recuperación, sin determinar si sería contagioso.

“El que una partícula viral esté presente en un fluido corporal no quiere decir que sea un método de contagio. Hay múltiples ocasiones en las cuales se pueden encontrar partículas de un virus en ciertas partes del cuerpo y no significa que la persona se contagie a través de esa ruta”, comentó el experto en infertilidad.

Entre la poca literatura que se conoce sobre esta nueva enfermedad, se dice que es un virus que tiene predilección por el sistema respiratorio y, quizás por el sistema gastrointestinal.

Le puede interesar:   ¿Cómo incide la campaña electoral en el contagio del COVID-19?

Según el estudio realizado por Weiguo Zhao, del Hospital General de Ejército en Pekín y Shixi Zhang, del Hospital de la Municipalidad de Shangqiu, y que publica JAMA en China, de una muestra de 38 pacientes, el 15,8% dieron positivo por coronavirus en el semen.

El estudio se generó, entre enero y febrero, con pacientes de más quince años; 23 enfermos (60,5 %) se estaban recuperando y 15 (39,5 %) permanecían aún en fase severa de la infección.

 “Este es uno de los virus más infecciosos que hemos visto en la historia de la humanidad con una proporción de transmisión de casi tres, lo que quiere decir que es altamente infeccioso, por lo que sería difícil afirmar que alguien se puede infectar por vía de transmisión sexual”, concluye el doctor Nabal Bracero.

Comentarios

X