Separan con éxito siamesas unidas por la cabeza tras 50 horas de cirugía

Rabeya y Rukaya nacieron el 16 de julio de 2016 con sus cráneos unidos, una malformación muy poco común que, en la mayoría de los casos, conduce a la muerte precoz de los recién nacidos. Fotos: Efe.

Redacción de MSP con información de AFP y EFE

La hazaña la logró un equipo de médicos húngaros y bangladesíes este viernes, tras una operación que duró más de 30 horas en un hospital militar del país asiático.

Dos gemelas siamesas unidas por la cabeza fueron separadas con éxito este viernes en Daca, al término de una compleja intervención quirúrgica en la que participó un equipo de 35 especialistas.

Tras 33 horas de procedimiento, el estado de salud de las niñas es estable. «Todavía debemos ser prudentes en la fase posoperatoria», agregó el médico, que dirigió la operación para la ONG húngara, Fundación Acción para la Gente sin Defensa (ADPF).

Rabeya y Rukaya nacieron el 16 de julio de 2016 con sus cráneos unidos en lo alto, una malformación muy poco común que, en la mayoría de los casos, conduce a la muerte precoz de los recién nacidos. Solo muy pocas operaciones de este tipo han tenido éxito hasta hoy.

«Era una de las malformaciones más importantes y más complicadas que he visto en mi vida»

confesó Gergely Pataki, a cargo de la cirugía plástica.

Rafiqul Islam, el padre de las niñas, contó que los médicos nunca les dijeron que tendrían gemelas, solo les informaron que su hija venía con una cabeza más grande de lo normal.

«Fue triste cuando vimos que las dos niñas habían nacido con una cabeza», explicó, Islam. Sin embargo, aseguró que no tenían problemas para alimentarlas y que las pequeñas actuaban con normalidad, salvo que cuando una dormía la otra estaba despierta y si una reía la otra lloraba.

El padre agradeció la ayuda recibida tanto en Bangladesh como en el extranjero, en especial a la organización humanitaria húngara Acción por los Desfavorecidos (ADPF), que hizo posible el aparente éxito de la cirugía.

Las niñas fueron preparadas en Hungría durante siete meses y el pasado 22 de julio, regresaron a Bangladesh. «Hoy nos sentimos algo aliviados», reconoció Islam, que sabe que el proceso de recuperación será largo.

«Los médicos separaron a mis bebés. Las he visto con mis propios ojos. Están bien ahora. Espero que mis hijas se restablezcan por completo y puedan llevar una vida normal»

agregó.

Este no es el primer caso de siameses nacidos en ese país. En 2017, otra exitosa cirugía separó a dos hermanas unidas por el recto y la columna vertebral. Un año después las menores fueron dadas de alta.

En 2015, dos niñas con dos cabezas y un único cuerpo fallecieron a los pocos días de nacer ante la imposibilidad de operarlas.

Y en 2009, gemelas de tres años que habían nacido unidas por la cabeza fueron exitosamente separadas en un hospital de Australia.

Comentarios

X