Nueva prueba de cirrosis y cáncer de hígado se perfila como alternativa a la biopsia

Esta nueva prueba evitará continuar con un procedimiento costoso e invasivo.

Un investigador de la universidad UAH y catedrático de Enfermería Antonio Martín-Duce logró patentar un nuevo test que permitirá diagnosticar en el hígado o la esteatohepatitis no alcohólica o la esteatosis no alcohólica, enfermedades para cuya identificación era necesario realizar una biopsia.

Esta nueva prueba médica, conocida como test ‘Owliver’, evitará continuar con un procedimiento “costoso, invasivo y no exento de riesgos”, ha asegurado la universidad en un comunicado, en el que precisa que ya se está empleando en hospitales públicos y privados.

Le puede interesar:   La historia de la doctora que enfrenta el COVID-19 mientras está embarazada

Martín-Duce explicó que el nuevo test favorece “una gestión asistencial más eficiente”. La prueba permite identificar al paciente “con riesgo de progresión a formas más agresivas de hepatopatía”, como cirrosis o cáncer de hígado.

También favorece el control evolutivo de la enfermedad, “algo imposible con la biopsia hépatica dado sus riesgos y costo”. “La repercusión social es evidente ya que la esteatosis afecta en torno al 20 o 30% de la población general y la esteatohepatitis afecta en torno al 5 o 9%”, ha señalado el catedrático.

Le puede interesar:   Sistema inmune de población general podría ‘debilitarse’ durante la cuarentena

El test ha sido desarrollado por la empresa biotecnológica OWL Metabolomics, el Hospital Clínic de Barcelona y el Centro de Investigación Cooperativa en Biociencias CIC bioGUNE, pero su origen ha sido la tesis doctoral de Martín-Duce, quien comenzó sus investigaciones básicas y clínicas en  el 1983.

Jano.es

Comentarios

X