Dra. Grace Viñas: La importancia de la salud mental cuando se padece colitis ulcerosa

Dra. Grace Viñas: La importancia de la salud mental cuando se padece colitis ulcerosa En una enfermedad como la colitis ulcerosa (que es una enfermedad gastrointestinal) hay una conexión directa del cerebro con el sistema gastrointestinal llamada gut brain connection.
Lorena Ramírez
Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

Antes de ahondar en este tema es importante recalcar que cualquier condición médica crónica, que no tenga una cura, automáticamente tiene un impacto en la salud emocional y social de la persona que la padezca.

La doctora Grace Viñas, psicóloga puertorriqueña, en exclusiva para la Revista Medicina y Salud Pública (MSP) habló a cerca de la importancia de la salud mental en los pacientes que padecen de colitis ulcerosa.

Colitis ulcerosa

En una enfermedad como la colitis ulcerosa (que es una enfermedad gastrointestinal) hay una conexión directa del cerebro con el sistema gastrointestinal llamada gut brain connection. Por ello todo lo relacionado con la enfermedad tiene un fuerte impacto emocional, mental y social en quien la padece.

Según lo anterior cuando se presenta esta condición, uno de los componentes más afectado es la parte social, que se ve irrumpida fuertemente gracias a todos los estigmas ligados a enfermedades gastrointestinales, como ir constantemente al baño, los sonidos intestinales y en general el impacto de los síntomas en el trabajo, la escuela y los diferentes escenarios donde la persona se desenvuelve.

Usualmente estos pacientes se sienten avergonzados por los síntomas causados por su condición, por ello suelen abstraerse o aislarse de los círculos sociales, y es allí donde empieza la afectación no sólo social, sino también mental y emocional, pues se sienten impotentes frente a la enfermedad.

Por ello evidentemente estos factores deben tener un especial cuidado y atención,  no solo preventivamente, sino también en el día a día si se padece de colitis debido a que esta es una condición intermitente, es decir que a veces puede presentarse  sin ningún factor estresante o a veces con muchos factores estresantes.

La importancia de contar con un equipo multidisciplinar 

Es vital que las personas que padecen de colitis sepan la importancia de contar con el apoyo de un equipo profesional multidisciplinar para contribuir al mejoramiento de su condición. Como  por ejemplo un equipo de profesionales de salud mental, nutricionistas y especialistas relacionados con la parte gastrointestinal.

“Yo recomiendo a los pacientes con esta condición, que cuenten con un equipo de profesionales disponibles, pues si bien probablemente no los necesiten siempre a todos,  por lo menos iniciando un diagnóstico de colitis siempre va a existir un proceso de ansiedad e incertidumbre y probablemente de tristeza o depresión dependiendo de cómo el diagnóstico o la condición se haya comportado a través del tiempo y allí es mejor tener un equipo especializado”,

explica la profesional en salud mental.

Cuando esta enfermedad se diagnostica, el paciente debe procesar la información e interiorizar que de ahora en adelante vivirá con una condición de salud que no tenía previamente,  por ende es indispensable que tenga un acompañamiento profesional que pueda guiarlo y ayudarlo.

Los trastornos  psicológicos más frecuentes cuando se padece en la colitis

Los trastornos psicológicos más frecuentes no sólo en esta condición sino en todas, son la depresión, la ansiedad, la ansiedad generalizada y los ataques de pánico; también puede haber una tendencia a la fobia social porque el paciente puede aislarse mucho, o tener mucho miedo a estar en contacto social, por miedo a tener que estar yendo al baño o por estar manejando algún ruido que haga su intestino o su barriga.

Terapias a nivel psicológico 

Si los pacientes con diagnóstico de colitis o sus médicos tratantes creen que es necesaria una ayuda profesional a nivel psicológico, existen unos tratamientos que pueden llegar a ser muy efectivos en estos casos; como por ejemplo:

La terapia cognitiva conductual

Se caracteriza mayormente por  la conexión que hay entre los pensamientos, las emociones, las conductas  y las expresiones físicas del cuerpo frente al exterior. 

Es decir se enfoca en destrezas para trabajar los pensamientos, ya que estos influencian mucho en la expresión de los síntomas emocionales y la conducta de las personas.

También trabajar con la conducta mediante destrezas de relajación, promover que la persona lleve a cabo conductas que le beneficien con su tratamiento como hábitos de salud, actividad física o hacer actividades de interés personal  para distraer la mente.  

Pues si bien son cosas que probablemente la persona ya realizaba antes, al estar afectado emocionalmente deja de hacerlo, así que lo que busca esta terapia es que la persona retome aquellos hábitos y empieza a tener una vida activa nuevamente.

Además de lo anterior, también se busca tratar la parte de percepción o pensamientos que tiene una influencia muy particular en la expresión de la sintomatología tanto de la ansiedad como de la colitis.

De esta terapia nacen dos terapias más:

  1. La terapia de aceptación y compromiso 
  2. Mindfulness o atención plena 

Estas son una mezcla de diferentes formas de trabajar la salud mental para manejar condiciones médicas crónicas, ya que son las que más evidencia tienen.

La doctora Viñas nos cuenta además que la la hipnosis también puede ser una opción, pues a pesar de que ella no la trabaja esto, sabe que dicho tratamiento tiene una  evidencia científica que puede contribuir a la conexión mente-cuerpo.

No obstante es importante resaltar que no necesariamente se necesita un diagnóstico de salud mental para buscar ayuda con un psicólogo, un psiquiatra o un consejero.

“La salud mental va mucho más allá de desarrollar un diagnóstico o no, es también prevenir llegar a ese punto; ahora bien cuando tenemos una condición crónica, médica, de salud, obviamente estamos más predispuestos  porque se añaden unos estresores en el día a día que no teníamos anteriormente”,

señaló la Dr. Grace Viñas.

El uso de medicamentos psicofarmacológicos 

En cuanto a la medicación para pacientes con colitis, esta es formulada por un psiquiatra o un médico especialista para tener una función de la parte neuroquímica del cerebro con el sistema gastrointestinal. 

Puede ser una alternativa para manejar la parte física del diagnóstico y a la vez tener beneficios de mejora en la salud mental, claramente rompiendo el estigma de lo que es salud mental. La recomendación es siempre estar un paso adelante y tener ayuda preventiva; no esperar a sentirse peor o que los síntomas emocionales sobrepasen los síntomas físicos.

La salud se debe cuidar desde todas sus caras

Una parte social, una parte física y una parte mental o emocional son los entes que componen nuestra salud. En ese orden mientras  más fortalecida esté la parte social hay más beneficios para poder tratar las otras dos partes, pues mientras más apoyo tenga el paciente estará más fortalecido para enfrentar las dificultades de vivir día a día con una enfermedad inflamatoria del intestino.

“Pero es importante saber que el apoyo no solo puede venir de la familia, hay otras fuentes de apoyo que existen, desde las redes sociales, por ejemplo, hasta una mascota; así que es importante también abrir la perspectiva de que el apoyo no es meramente la familia sino que el apoyo tiene muchas vertientes, y que entre más tipos de apoyo se tengan, más fortalecido se estará. Es importante que el paciente se empodere y que incluya a esas personas cercanas con su equipo multidisciplinario”.

Las consecuencias de no estar en un tratamiento completo pueden incluir afectación a la adherencia del tratamiento (no seguir correctamente las indicaciones médicas) para controlar la condición, puede sentirse triste, desanimado, ansioso o pierde la esperanza puede afectar el compromiso con el tratamiento y a la vez mantener los síntomas tanto físicos como de salud mental. 

Adicionalmente, como se explicó al inicio, la colitis es una condición que tiene una conexión directa con el cerebro, por ello si el paciente no está estable emocionalmente y buscó ayuda, obviamente los síntomas físicos como son diarrea, mareo, estreñimiento, dolor, etc. se pueden incrementar cuanto más ansioso y triste esté.

“Básicamente una cosa va a la par de la otra, alguien que se siente físicamente mal es muy poco probable que se sienta bien emocionalmente, prácticamente diría yo que imposible y eso pasa también al revés, cuando yo no me siento bien emocionalmente probablemente físicamente no me voy a sentir bien”,

concluyó la especialista en salud mental, Grace Viñas.

Por ello el objetivo fundamental es crear conciencia de que una área no tratada va a exacerbar o aumentar otra área automáticamente y esto se puede complicar hasta el punto de que la persona puede estar seriamente afectada físicamente y entonces podría culminar de la forma  menos adecuada, en una cirugía o en una complicación médica ya que no pudo tener adherencia al tratamiento.

Sin embargo, esto no significa que el que tenga una cirugía necesariamente no se haya adherido al tratamiento, ya que en ocasiones la cirugía es el mejor tratamiento para estas condiciones. Eso es muy importante tenerlo en cuenta.

Colitis Ulcerosa
Guía terapéutica para la enfermedad inflamatoria intestinal

Comentarios

X