Avances científicos en las enfermedades hepáticas autoinmunes

Por: Jessica Alejandra González
Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública 

En el marco del primer congreso en Colombia de autoinmunidad, el Doctor Eric Gershwin, editor del Journal of Autoimmunology y jefe de servicio de reumatología, alergia e inmunología de la Universidad de California, habló  sobre las enfermedades hepáticas autoinmunes.

Comentó que estas enfermedades se presentan con mayor frecuencia en mujeres  y que tiene más de 100 causas, las cuales pueden afectar de 5 a 8% de la población en general.

Además de resaltar que a pesar de los avances y estudios que se adelantan, hace falta trabajar en la inmunobiología, los patrones en animales no son lo suficientemente cercanos y no permiten ver con exactitud lo que sucede en el caso de los pacientes. También, que los pacientes necesitan tratamientos de acuerdo con la etapa en la que se encuentre la enfermedad, un tratamiento en la etapa 1 no va a ser igual de efectivo en la etapa 4 de la misma.

Durante la conferencia el doctor habló de la Colangitis Biliar Primaria (PBC, por sus siglas en inglés), que es una enfermedad que hace parte del grupo de enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide y el síndrome de Sjögren. Los pacientes que padecen PBC pueden tener una o más de estas enfermedades autoinmunes.

Le puede interesar:   Nuevos análisis de sangre para diagnóstico de coronavirus

De acuerdo con Gershwin, la PBC ataca el sistema inmunitario, específicamente, a los conductos biliares pequeños, lo que lleva a su destrucción. El hígado es un órgano muy importante en el cuerpo del ser humano, entre sus funciones está metabolizar todas las sustancias a las que las personas están expuestas a diario. Cuando se presentan afecciones en los conductos biliares estos se inflaman y terminan por expandirse.

Durante la conferencia expuso que, recientemente, junto con su grupo de investigación “elaboramos algunas construcciones variando el epítopo de PDC-E2, sustituyendo el ácido lipoico con xenobiótico 20A. Al hacer algunos extensos experimentos de adsorción, encontramos que el 43% de los PBC secados mostraron evidencia de anticuerpos únicos específicos para 20A. La mayoría de estos anticuerpos eran IgM comparados con construcciones que abarcaban LA que eran predominantemente IgG” dijo el doctor Gershwin.

Le puede interesar:   Preocupación en médicos puertorriqueños ante posible contagio por COVID-19

La PDC-E2 es una molécula muy conservada y se encuentra en todos los animales y bacterias. En mamíferos, la PDC-E2 suele ser intracelular secuestrado en las mitocondrias. Además, es parte de un complejo que prepara ácido pirúvico para ingresar al ciclo de TCA.

“En nuestro laboratorio, actualmente estamos analizando los sitios de enlace y las afinidades de prueba. Es concebible que un fragmento de anticuerpo inmune inactivo de un sitio de unión diseñado pueda bloquear el PDC-E expuesto de las células inmunitarias autorreactivas” señalo Gershwin.

Asimismo, comentó que se descubrió que los SNP’s asociados a la enfermedad se asocian a super-potenciadores de células relevantes para la enfermedad y que esto ocurre más frecuentemente para los super-potenciadores que para los potenciadores de fórmula.

Su intervención finalizó, hablando de los escenarios que están involucrados en el empleo de tratamientos, mencionando que las terapias anti-citocinas al comienzo de la enfermedad tendrían mérito, y que una molécula de bloqueo del epítopo PDC-E2 que prevenga la interacción de las células inmunes sería una acción igualmente beneficiosa.

Comentarios

X