La vacuna contra el dengue sigue siendo un desafío para los investigadores

El reto de la vacuna contra el dengue Doctor Jaime Castellanos, virólogo del centro de investigación de la Universidad El Bosque, en Bogotá, Colombia
César Augusto Sutachán Daza
Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

Según expertos consultados por la Revista Medicina y Salud Pública (MSP), los obstáculos para la consecución de una vacuna sin restricciones contra el dengue se centra en factores como la complejidad de la infección – que es causada por cuatro virus muy cercanos entre ellos- y el hecho de que la infección ocurre principalmente en países pobres donde los recursos para la investigación no son suficientes.

La problemática es de grandes dimensiones. La búsqueda hacia una inmunización de alta efectividad cosechó éxitos relativos con la vacuna de la farmacéutica francesa Sanofi Pasteur presentada en 2015, con una eficacia de 65 por ciento y la capacidad de prevenir los cuatro tipos de dengue. Sin embargo, esta vacuna presenta restricciones en países como Colombia donde a pesar de estar aprobada por el Invima – instituto que ejerce el control de calidad y seguridad de los medicamentos- es necesario seguir un protocolo basado inicialmente en una prueba de sangre para ser administrada.

Para Jaime Castellanos, virólogo del centro de investigación de la Universidad El Bosque, en Bogotá, Colombia, “la primera vacuna tiene un relativo éxito pero no es lo suficientemente poderosa para controlar la infección. Todavía no se recomienda de forma masiva sino solamente en cierto grupo de personas, en algunas zonas específicas. La segunda vacuna, que viene avanzando, podría estar lista en tres a cinco años. Entonces aún no está cerca el uso de vacunas para dengue de forma masiva, el método más efectivo de atacar al dengue sigue siendo el control de los criaderos de mosquitos que son los transmisores de la enfermedad», expresó el investigador a MSP.

Dengvaxia es la primera vacuna que comenzó a ser comercializada en México, Brasil y en otros países en 2015 para ser usada en personas de 9 a 45 años que viven en zonas endémicas. 

Los estudios preliminares en pacientes se hicieron en gran parte en Colombia donde 10.000 personas fueron vacunadas.

La empresa fabricante  tiene en este momento una  confrontación legal en Filipinas donde la vacuna fue suspendida en 2017, aduciéndose riesgos asociados. 

En mayo de 2019, la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos  autorizó Dengvaxia pero estableciendo restricciones para su prescripción.

Lo complejo de la solución 

El virus del dengue fue conocido por los científicos desde hace un siglo. El hecho que hasta hace menos de 10 años se haya desarrollado la primera vacuna, permite intuir a expertos que los institutos y las naciones con altos presupuestos para investigación no han tenido como prioridad en sus agendas una problemática de salud pública que se extiende principalmente en países en vías de desarrollo donde los recursos son bastante limitados y no lo hacen porque simplemente la enfermedad no los afecta.

La anterior hipótesis la respalda el doctor Jaime Castellanos quien afirmó a MSP, que además del limitado presupuesto para investigación y el desinterés de quienes tiene la capacidad de desarrollar con grandes presupuestos una vacuna, hay un factor determinante que dificulta llegar a la gran meta y esa es la complejidad del virus, “desafortunadamente el dengue tiene al menos cuatro virus. ¿Qué significa eso? No es uno solo,  son cuatro virus muy cercanos, lo cual significa que una persona puede tener una, dos, tres o cuatro virus infecciones consecutivas.

«Por lo tanto, la vacuna es muy compleja desde el punto de vista técnico y las características de protección inmunológicas que se requieren para proteger al individuo son demasiado explícitas y no han sido comprendidas completamente. Los virólogos en los últimos diez años hemos incursionado en entender cómo el virus produce la infección. Estamos intentando descubrir cómo se produce para poder atacarla con la vacuna. Está difícil, es un virus que hace muchas cosas que no hacen otros

explicó Castellanos a MSP.

El Instituto de Virología de la Universidad El Bosque trabaja actualmente en la evaluación de respuesta a las vacunas existentes para aportar datos a laboratorios fabricantes que contribuyan a optimizar  y a mejorar las vacunas para distintos tipos de enfermedades.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera el dengue uno de los principales problemas de salud pública en el mundo. Se estima que la tercera parte de la humanidad, en cerca de 100 países, puede llegar a contraer la infección. Se reportan históricamente 22.000 muertes, principalmente de niños y al menos 50 millones de casos en el planeta.

Comentarios

X