Puerto Rico estrena Primera Escuela de Quiropráctica

Puerto Rico estrena Primera Escuela de Quiropráctica Dr. Alex Adorno, director de la Escuela de Quiropráctica de la UCC

Angélica Claudio Merced
Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

Los estudiantes interesados en estudiar un doctorado en quiropráctica, ya no tendrán que salir de Puerto Rico para educarse en esta disciplina. Y es que ya está en funciones la Primera Escuela de Quiropráctica puertorriqueña, integrada a la Escuela de Medicina de la Universidad Central del Caribe (UCC) en Bayamón.

Actualmente, la escuela tiene 23 estudiantes matriculados, quienes al finalizar sus cuatro años de estudios completarán un doctorado en quiropráctica, un campo de la salud que según describe el Centro Nacional de Salud Complementaria, se dedica a corregir problemas de postura, aliviar el dolor y promover los hábitos de una vida saludable.

Es una oferta académica donde van a tener procesos de aprendizaje y diagnóstico al igual que lo haría cualquier estudiante de medicina. El quiropráctico no medica, pues somos medicina alternativa y complementaria, pero nuestros estudiantes van a tener muchas capacidades clínicas porque van a tener dominio de cómo los fármacos interactúan con los pacientes, cómo un pediatra evalúa a un paciente, versus un quiropráctico especializado en pediatría, entre otras destrezas”, dijo Alex Adorno, director de la Escuela de Quiropráctica de la UCC.

 

Alex Adorno, director de la Escuela de Quiropráctica
Alex Adorno, director de la Escuela de Quiropráctica

La Escuela de Quiropráctica, primera integrada a una Escuela de Medicina en Puerto Rico, y la tercera en el mundo, después de Dinamarca y Suiza, cuenta con un laboratorio de destrezas de manipulación o ajuste quiropráctico donde el estudiante utilizará un simulador, conocido como el Force Sensing Table Technology, que mide la aceleración, la presión y la amplitud de la manipulación. “Con esto mantenemos un grado de calidad y seguridad en el proceso de aprendizaje y nos atemperamos con la tecnología que están utilizando instituciones en Europa, Estados Unidos y Canadá”, explicó el también quiropráctico sobre el laboratorio que además servirá de centro de investigación de los métodos de aprendizaje de los estudiantes.

Según Adorno, la meta es que se puedan matricular de 40 a 45 estudiantes por año en la Escuela de Quiropráctica, cuyo enfoque, además de colaborar con otros profesionales de la salud, es “desarrollar quiroprácticos del futuro”, sin imitar ningún modelo y con un programa académico  y centros de practica multidisciplinarios que contemple todas las necesidades del estudiante para su desarrollo profesional.

Comentarios

X