Inseguridad alimentaria un problema vigente de salud pública en Puerto Rico

Collage Licenciada Waleska Aponte, Nutricionista,Doctor Jose Rodrigiuez Orengo, Director Ejecutivo del Public Health Trust.

Eduardo Najar
Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

Existe una desproporcionalidad del cubrimiento general de la alimentación en población boricua lo que incrementa afecciones y problemas salubristas

Varios gobiernos de turno son los encargados de proveer todos aquellos recursos para que la ciudadanía tenga un bienestar común y se cumplan todos aquellos derechos fundamentales y de primer orden, la distribución y el acceso a alimentos debe contar con todos los protocolos de salud y accesibilidad necesarios para que cada persona en un territorio nacional pueda gozar de este beneficio.

La inseguridad alimentaria se puede manifestar de tres maneras diferentes según explica la Licenciada, nutricionista Waleska Aponte, a la revista Medicina y Salud Pública (MSP): “La primera es la crónica que se establece a largo plazo de una manera persistente, la persona no tiene la capacidad de satisfacer las necesidad alimentarias mínimas, otra es estacional, que es un punto medio entre la crónica y la transitoria, se puede predecir y sigue por eventos específicos y tiene una duración limitada y la transitoria ya es a corto plazo, dónde la productividad de ciertos alimentos puede caer” ahondó la nutricionista.

Un factor que influye a que una persona no cuente con alimentos necesarios de manera continuada y diaria es la escasez de recursos económicos y el habitar las zonas más vulnerables, donde no solo se ven afectadas por la falta de alimentos, sino también por la falta de luz, agua potable y sistemas de saneamiento eficientes.

Según el doctor Jose Rodriguez Orengo, Director Ejecutivo del Public Health Trust, en el medio digital Salud Pública al Medio Día asegura que, de la mano del Banco de Alimentos de Puerto Rico, el 80% de los bienes que produce el país solamente el 20% son distribuidos.

“Tenemos una inequidad de estos determinantes sociales de la salud en los cuales nos indican claramente que cuando hay bastante pobreza va haber inequidad de salud” explica el Dr. Rodríguez.

Población pediátrica, la más afectada

Los niños son la población que más se afecta por la inseguridad alimentaria, ya que es necesario que cuenten con todos aquellos nutrientes para que su desarrollo sea idóneo. Además una ingesta adecuada le permitirá al niño evitar que se desarrollen patologías y contraer enfermedades virales.

“En el área de pediatría cuenta mucho la lactancia, por lo menos en los primeros años de vida, también existen programas que ayudan a personas que clasifiquen para recibir un programa nutricional, dirigido a infantes, niños, mujeres embarazadas y lactantes. Si usted clasifica para esto puede recibir esta ayuda, claro es importante una buena nutrición para el desarrollo del niño” dijo la licenciada.

Según el Banco de Alimentos de Puerto Rico 6 de cada 10 niños viven en pobreza extrema y de estos 4 en pobreza crónica, lo que indica claramente que la falta de recursos puede ser un factor clave para que un niño y su familia no cuenten con los alimentos necesarios para poder mantener un buen estado de salud.

“Por esto es importante los comedores escolares, porque muchos de estos niños su ingesta viene directamente de esta iniciativa” dijo el médico

Es importante que se priorice el  acceso a alimentos sobre todo a aquellas familias que no cuentan con los recursos necesarios para poder tener una dieta adecuada y de esta forma garantizar la salud pública de manera unánime y equitativa.

Comentarios

X