Consejos para el almacenamiento de insulina durante una emergencia

Con frecuencia, la insulina de distintos fabricantes está disponible para pacientes en una emergencia y puede ser diferente a la insulina habitual del paciente.

Después de un desastre natural, los pacientes en el área afectada pueden no tener acceso a la refrigeración. Según las etiquetas de los productos de los tres fabricantes de insulina de los Estados Unidos se recomienda que la insulina sea almacenada en un refrigerador a aproximadamente entre 36 °F y 46 °F.

Estos productos, sin abrir y almacenados de esta forma, mantienen su potencia hasta la fecha de vencimiento indicada en el envase.

Los productos de insulina contenidos en frascos o cartuchos suministrados por los fabricantes (abiertos o sin abrir) pueden estar sin refrigeración a una temperatura entre 59 °F y 86 °F por un período de 28 días como máximo y continuar actuando.

Sin embargo, una insulina que ha sido alterada para fines de dilución o si se ha retirado del frasco original del fabricante debe ser descartada dentro de las dos semanas.

La insulina pierde cierta eficacia al estar expuesta a temperaturas extremas. Cuanto más larga la exposición a temperaturas extremas, menos eficaz se vuelve. Esto puede ocasionar pérdida del control de glucosa en la sangre con el tiempo. En condiciones de emergencia, quizás todavía sea necesario que utilice insulina que ha estado almacenada a más de 86 °F.

Debe tratar de mantener la insulina lo más fría que sea posible. Si usa hielo, evite congelarla. No use la insulina que se ha congelado. Mantenga la insulina alejada del calor directo y fuera de la luz solar directa.

Cuando la insulina almacenada en forma adecuada esté disponible de nuevo, los frascos de insulina que hayan estado expuestos a estas condiciones extremas deben descartarse y ser reemplazados cuanto antes. Si los pacientes o profesionales sanitarios tienen preguntas específicas acerca de la idoneidad de la insulina que tienen, pueden llamar al fabricante respectivo a los siguientes números:

Lilly: 1-800-545-5979

Sanofi-Aventis: 1-800-633-1610

Novo Nordisk: 1-800-727-6500

El cambio de insulina siempre debe hacerse en consulta con un médico y requiere una estrecha supervisión médica, y si es posible, un seguimiento cercano de la glucosa en sangre. Si la supervisión médica no es posible en condiciones de emergencia, las siguientes recomendaciones deben considerarse. Asegúrese de seguir de cerca su glucosa en sangre y busque atención médica cuanto antes.

La insulina contenida en un equipo de infusión de una bomba (por ej., el reservorio, los conductos, catéteres) debe ser descartada después de las 48 horas. La insulina contenida en el equipo de infusión de una bomba y expuesta a temperaturas superiores a 98.6 °F debe ser descartada.

Información provista por la Administración Federal de Drogas y Alimentos (FDA).

 

Comentarios

X