La primera mujer neuróloga en Puerto Rico: “Todo es un maravilloso proceso de aprendizaje”

La primera mujer neuróloga en Puerto Rico: “Todo continúa siendo un proceso maravilloso de aprendizaje” Dra. Ana Judith Román, primera neuróloga de Puerto Rico, quien además fue invitada por Harvard para realizar una especialización en neurofisiología.

César Fuquen Leal 
Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

La doctora Ana Judith Román, nacida en Río Piedras, Puerto Rico, lleva a cuestas un amplio prontuario en la medicina. Tiene el honor y el reconocimiento de ser la primera neuróloga en su país natal. Además de ser una de las pocas afortunadas en el mundo, de ser invitada por Harvard para realizar una especialización en neurofisiología. 

En entrevista con MSP, conocimos su trayectoria, sus logros y conocimientos en el campo de la neurología. Eufóricamente nos contó que se graduó del colegio a los 18 años y que, en ese lapso de tiempo, su papá sufrió un fallo cardíaco agudo, el cual casi le cobra la vida. A raíz de aquel suceso, surgió en ella el deseo y la pasión de querer estudiar medicina. “Yo vengo retada desde que estaba en la universidad”, comentó la neuróloga Román.

Posteriormente, su mamá decide enviarla a Francia durante 6 años para cumplir su sueño de convertirse en médica. El primer año, la doctora Román se incorporó a la Universidad de París. Sin embargo, culminó sus estudios de medicina en la Universidad de Montpellier.

Recuerda como anécdota, que cuando regresó a su país para ejercer, le costó bastante“Vine a Puerto Rico a ejercer y a hacer mi internado, con la dificultad de que no me entendía con los médicos de aquí, porque yo sabía francés, no sabía la medicina en inglés”, afirma la doctora Román. A raíz de ello, tuvo que aprender nuevamente todo, pero esta vez en inglés. 

Los jefes me dijeron: esta mujer no es bruta, vamos a estimularla para que se haga internista”, afirma con perspicacia la especialista Román. Cuenta que esta frase la impulsó a estudiar medicina interna y lo hizo en la Universidad de Puerto Rico. Cuando iba finalizando su especialización en esta rama, le dijeron que se tenía que ir a trabajar lejos, dejando a su esposo y sus dos hijos, a lo que se negó por completo.

Después de este suceso, la neurofisióloga Román decide especializarse en una rama poco estudiada en Puerto Rico, la neurologíaAllí coincidió con el doctor Sánchez Lugo, quien fue su mentor en esta disciplina. Al tener conocimientos en medicina interna, la doctora Román, fue una excelente candidata para desempeñarse en este campo.

Al finalizar sus estudios en neurología, recibió una carta de la Universidad de Harvard en Estados Unidos, en la que la invitaban a realizar una especialidad en ese centro de estudio. La noticia la dejó anonadada y pensó en rechazarla porque ya tenía dos especializaciones.

Me dijeron en la escuela, que mucho cuidado con esa decisión porque aquí en Puerto Rico no hay un médico que lo hayan invitado sin solicitar en la universidad de Harvard a hacer una subespecialidad en la neurología y pensando en eso me fui”,comenta la especialista Román.

Allí se tituló en neurofisiología clínica y después de finalizarla, fue premiada para poner en práctica sus conocimientos por todo Europa. 

Finalmente, regresó a su natal Puerto Rico a dirigir el primer laboratorio de electroencefalografía en el centro médico de este país; allí estuvo alrededor de 20 años. Un catedrático de la universidad le dijo: “tienes que seguir haciendo uso de tu cabeza, puesto que no lo has hecho mal”. Por esa razón, comenzó a impartir clases de medicina en las universidades de Puerto Rico y es en lo que actualmente se desempeña. Un claro ejemplo de profesionalismo, dedicación y entrega.

Comentarios

X