Comprometida con la dermatología y sus pacientes en Puerto Rico

Doctora Alma Cruz Santiago, dermatóloga

Jean Mitchelle Vélez
Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

Desde los comienzos, todo apuntaba a que la carrera de la Dra. Alma Cruz, sería enfocada a la pediatría, pero ocurrió un inesperado giro en su último año de rotación. En ese momento, pudo percibir que la dermatología era otro campo complejo e interesante, donde podía atender a pacientes de cualquier edad, hacer cirugías, atender patologías y, sobretodo, con mucho poder educativo e investigativo.

«En el cuarto año de medicina yo estaba segura de que iba a ser pediatra, y ya estaba admitida. Mi última rotación fue por dermatología y quedé enamorada, nunca pensé que era una opción hasta que roté. El ambiente académico, investigativo, posibilidades de bregar con toda la población, entiéndase adultos y niños, o sea que no me tenía que restringir a pediatría. Me enamoré y tuve la oportunidad, con el doctor González Chávez, de hacer una presentación de una condición urticaria solar y encontré mi norte. Y decidí que eso era lo que yo quería. Sin embargo, comencé mi internado en pediatría, llené la solicitud en dermatología y tuve la suerte de que ese mismo año me cogieron»,

narró la dermatóloga Alma Cruz Santana, quien cuenta ya con treinta años de práctica en esta especialidad.

La doctora, originaria de Santurce, perfiló su interés en la medicina tras la muerte de un tío que padecía cáncer. Además, la labor social que su madre ejercía la motivó aún más: su mamá estuvo hasta los 80 años de edad sirviendo a los indigentes. El servicio fue una cualidad que sobresalió en esa familia, así que tuvo otra razón para llegar a las personas a través de la salud.

Tiempo después, ingresó a la Universidad de Puerto Rico (UPR) para hacer su bachillerato en química, con la idea de que -en ese momento- era complicado acceder a una escuela de medicina. Pero, gracias a sus cualidades académicas, logró en el tercer año, ser admitida en la Escuela de Medicina del Recinto de Ciencias Médicas (RCM).

«Estuve en tremendo programa y tremenda escuela. Yo creo que siempre estaba segura que quería algo con ciencia, específicamente medicina; quizás fueron distintas experiencias las que me llevaron. Yo me crié en un ambiente donde mi mamá decía que uno debe servir y esa idea de servicio fue algo que ha estado en mi crecimiento»,

indicó la galena que, luego de terminar sus cursos en el RCM, se ha mantenido como catedrática auxiliar.

Desde su oficina en Carolina, contó a MSP que la mayoría de sus pacientes han llegado por recomendaciones; y que no ha tenido que hacer mucho esfuerzo en publicidad.

«Ahora mismo muchos llegan por psoriasis, dermatitis atópica e hidradenitis supurativa porque son áreas donde estoy haciendo más investigación en los últimos diez años y es una población bien grande, pero llega de todo: acné, cirugías, verrugas, cosméticas y mucha cirugía de piel»,

expresó.

Compromiso con la población con hidradenitis supurativa

En Puerto Rico no existe data de cuántos pacientes tienen esta condición que suele aparecer desde temprana edad y puede llegar a complicarse si no se trata de la manera correcta. De hecho, es una enfermedad dolorosa que afecta la vida personal, profesional y activa de cualquier paciente.

Dentro de la clase médica y la población general existe mucho desconocimiento sobre esta incurable enfermedad, para la cual solamente existe un medicamento aprobado por la FDA. «Desgraciadamente, el gobierno no la aprueba para esa condición», lo que se ha convertido en una de las luchas principales para la salubrista.

La doctora nos comenta que este medicamento tiene unas diez indicaciones para diversas enfermedades, entre las que se encuentra la hidradenitis. Además, resalta que no existen estadísticas y la labor que se está realizando para modificar esta situación. En este sentido la doctora realiza un “estudio clínico-epidemiológico para documentar cuántos somos”.  Refiere, además, que su mayor reto es lograr organizar a la población de hidradenitis.

“Yo amo a mis pacientes de psoriasis, pero yo he visto que esa población se ha organizado muy bien, tienen accesos a tratamientos y la gente conoce lo que es, pero no conocen lo que es la hidradenitis, y antes de retirarme yo quiero que esa población se escuche que haya una voz y que se puedan organizar, que tengan accesos, y puedan organizarse. Para mí es inconcebible que el gobierno no la esté dando (el medicamento) siendo la única que hay para esa condición. Sin embargo, la dan para otras condiciones que tienen otras alternativas de tratamiento»,

criticó la doctora.  

Por otro lado, hay nuevos productos que están en investigación con dos moléculas para expandir la posibilidad de tratamientos a estos pacientes.

Participación activa en la investigación

Cruz Santana se encuentra activa y lidera alrededor de nueve estudios sobre distintas enfermedades. El más reciente trató sobre cáncer en la piel (carcinoma basocelular avanzado) que buscaba alguna característica de crecimiento lento.

«Hemos observado que menos del 1% puede ser agresivo, de crecimiento rápido y tener metástasis. Estábamos buscando qué criterios se iban a utilizar para determinar si tiene esa complejidad en estado avanzado»,

explicó.

También tiene un centro de investigación, donde un grupo de enfermeras, coordinadoras y estudiantes de la Escuela de Medicina San Juan Bautista, colaboran con estos proyectos.

Otro dato importante es que su centro fue el único en Iberoamérica y Latinoamérica en participar en el estudio que llevó a la aprobación del medicamento para hidradenitis supurativa.

Futuro de la dermatología

Por su parte, opinó que la medicina -en general- está orientándose a tratamientos dirigidos; pues los adelantos en la ciencia y tecnología han permitido entender la patogénesis de las diferentes condiciones médicas y entiende que estos futuros medicamentos serán muy buenos y más efectivos.

«Tengo mi esperanza que estos adelantos puedan llegar a una cura de muchas de estas condiciones que afectan el diario vivir de estas personas», agregó.

Importancia de las visitas al dermatólogo

«Los especialistas en condiciones de pelo, piel y uñas debe ser tratado por un dermatólogo, tenemos tres años únicamente de entrenamiento en estas áreas, así que yo digo que no es que no vayas a tu médico primario, pero si no estás teniendo respuestas, debes de ir a un especialista, y los dermatólogos somos los expertos en estas tres áreas, y que no solamente cubre el área cosmética, sino, tenemos áreas quirúrgicas,  clínicas, investigativas y hasta dermatólogos pediátricos»,

subrayó.

Sin embargo, confesó que lo más complejo de la dermatología es mantenerse al día con tanto adelanto positivo; y eso requiere mucho esfuerzo como médico, «pero si es algo que te gusta, vas hacerlo espontáneamente», aseguró.

Necesidad de dermatólogos en la isla  

En los últimos años, Puerto Rico ha estado sintiendo la nefasta necesidad de especialistas. Son diferentes las razones por las cuales se ha ido aminorando el gremio médico, y el área dermatológica no es la excepción. Esto abre una brecha de necesidades ante las condiciones que cada vez son más frecuentes en puertorriqueños.

A razón del traspié de los planes médicos «nos están haciendo la vida bien difícil. Uno quiere dar un servicio y nos restringen hasta los medicamentos que les vamos a dar. Yo entiendo que practicar medicina es más que practicar, hay que pelear con los planes médicos para lograr el tratamiento que el paciente se merece. Nos restringen la medicina, el acceso, nos restringen hasta autorizaciones para procedimientos, verdaderamente es un reto. Yo soy de aquí como el coquí, pero yo creo que al igual que todo el mundo, he tenido varias ofertas tentadoras para irme a los Estados Unidos, pero no creo que lo haya considerado de verdad. Mi pueblo necesita y yo quiero ser parte de algo que pueda ayudar»,

dijo sollozante.

Por sus hijos continúa en la práctica

«Quiero ver a mis hijos terminando sus profesiones, razón por la que estamos trabajando todavía. Mi meta final sería retirarme un poquito a hacer otras cosas como viajar, leer. Me encanta mi profesión, me la disfruto. Mi consejo a todo el mundo es hacer lo que te apasiona porque no pesa; así que yo estoy haciendo lo que me apasiona. Me siento productiva, efectiva y sé mi norte, tengo apoyo de mi familia, tengo un marido espectacular que me ayuda mucho y me gustaría pasar más tiempo con él»,

declaró sobre su futura ventana al retiro.

Comentarios

X