Carcinoma de células renales: cinco cosas que debe saber

Carcinoma de células renales: cinco cosas que debe saber El carcinoma de células renales (CCR) se encuentra entre los 10 cánceres más comunes en todo el mundo, y representa aproximadamente el 2% de todos los cánceres diagnosticados.

Servicios Combinados MSP

El carcinoma de células renales (CCR) se encuentra entre los 10 cánceres más comunes en todo el mundo, y representa aproximadamente el 2% de todos los cánceres diagnosticados. Por lo tanto, se presta considerable atención a la investigación para abordar el CCR y sus diversos subtipos histológicos y moleculares.

Aquí hay cinco cosas que todo médico que trata el CCR debe saber acerca de los datos más recientes sobre su epidemiología, los factores de riesgo contribuyentes y el tratamiento, según una publicación de Medscape por la periodista Kate O’Rourke, quien se ha enfocado en oncología durante más de 10 años.

1. Las condiciones hereditarias subyacen entre el 3% y el 5% de todos los CCR

Los síndromes hereditarios asociados con el CCR incluyen la enfermedad de von Hippel Lindau, la enfermedad mutante BAPT1, el cáncer de riñón asociado a la deshidrogenasa succinato, la leiomatosis hereditaria, el cáncer de riñón papilar hereditario, el síndrome de Birt-Hogg-Dubé, el complejo de esclerosis tuberosa, el síndrome de Cowden y el síndrome de tumor de la mandíbula hiperparatiroidismo.

Los tumores bilaterales/multicéntricos, además de la edad temprana, son una característica bien reconocida del CCR hereditario.

2. La vigilancia activa es una opción de tratamiento inicial razonable en determinados pacientes

Para los pacientes con masas renales quísticas pequeñas, sólidas o bosnias complejas de 3/4, especialmente < 2 cm, la vigilancia activa es una opción para el tratamiento inicial.

Los médicos deben priorizar la vigilancia activa en tales pacientes cuando el riesgo anticipado de intervención supera los beneficios oncológicos potenciales del tratamiento activo[5] Para los pacientes en quienes el análisis de riesgo-beneficio para el tratamiento es equívoco y que prefieren la vigilancia activa, los médicos deben repetir la imagenología en 3-6 meses.

En un estudio, el 70% de los pacientes bajo vigilancia activa estaban vivos a los 5 años.

3. La combinación de la terapia dirigida y la inmunoterapia tiene un valor claro

Tradicionalmente, el tratamiento para el CCR de células claras metastásicas ha implicado el uso de una terapia dirigida o inmunoterapia, pero los nuevos datos apoyan la combinación de estas dos estrategias. El CCR es refractario a la quimioterapia convencional.

La terapia dirigida para el CCR implica el bloqueo de la señalización a través del receptor del factor de crecimiento endotelial vascular utilizando agentes como el axitinib, el bevacizumab, el cabozantinib, el lenvatinib, el pazopanib, el sunitinib y el sorafenib, así como los que inhiben el objetivo mecánico del complejo 1 de rapamicina (mTORC1), incluidos el everolimus y el temsirolimus.

Anteriormente, la inmunoterapia implicaba un tratamiento dual con nivolumab e ipilimumab para los pacientes con enfermedad de riesgo del Consorcio de la Base de Datos Internacional de CCR metastásicos de nivel intermedio/pobres, pero durante el último año, el uso del agente dirigido axitinib combinado con las inmunoterapias anti-PD-L1 avelumab o pembrolizumab ha sido respaldado por los datos de los ensayos clínicos.

Además, tres ensayos recientes de pacientes con CCR sarcomatoide compararon el sunitinib con tres regímenes separados que contenían inmunoterapia: axitinib más pembrolizumab, atezolizumab más bevacizumab y ipilimumab más nivolumab. El sunitinib proporcionó una supervivencia inferior libre de progresión en todos los ensayos.

4. El ácido fólico puede tratar un efecto secundario común

La mucositis es común en pacientes con CCR metastásico tratados con terapias dirigidas e inmunoterapia, lo que perjudica la calidad de vida y conduce a la reducción de la dosis o a la interrupción del tratamiento[13].

Los médicos a menudo subestiman la gravedad de la mucositis en los pacientes. La mucositis afecta aproximadamente al 20% de los pacientes tratados con terapias específicas, y las toxicidades de la mucosa oral de las terapias específicas difieren de las lesiones orales clásicas observadas con quimioterapia citotóxica o radioterapia. El tratamiento de la mucositis incluye una buena higiene oral diaria y atención dental regular.

En un pequeño estudio reciente, el ácido fólico redujo significativamente la mucositis en pacientes que tenían mucositis de grado ≥2 de la terapia con sunitinib, pazopanib, everolimus, axitinib, temsirolimus, interleukin-2/interferón-alfa, cabozantinib, bevacizumab y nivolumab. Una evaluación prospectiva doble ciego controlada por placebo del ácido fólico está en curso.

5. Se recomienda la nefrectomía parcial

Con el diagnóstico más frecuente de masas renales más pequeñas, en particular las de < 7 cm, los enfoques quirúrgicos han evolucionado. Las guías de la Sociedad Americana de Oncología Clínica y de la Red Nacional Comprensiva del Cáncer recomiendan la nefrectomía parcial siempre que sea posible.

Las nefrectomías parciales reducen el tiempo isquémico, y los resultados son comparables en términos de control de la enfermedad a largo plazo con una incidencia reducida de insuficiencia renal crónica, enfermedad cardiovascular retardada y mejora de la supervivencia La nefrectomía parcial es el tratamiento estándar para una masa renal de cT1a, y los datos recientes muestran que también se debe tener en cuenta en el caso de los tumores renales más grandes cT1b y cT2.

Comentarios

X