Presión arterial baja aumentaría las probabilidades de desarrollar demencia

Presión arterial baja podría desarrollar demencia

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

Las personas a menudo se preocupa de que la disminución de la función cerebral sea una parte inevitable del envejecimiento y lleve a la demencia, pero no lo es. Muchas personas no experimentan deterioro cognitivo relacionado con la edad pero sí con la presión arterial baja (PAB).

Los estudios clínicos que han seguido a individuos mayores durante muchos años han demostrado consistentemente que la presión arterial crónicamente baja aumenta el riesgo de deterioro cognitivo relacionado con la edad.

Por ejemplo, un estudio publicado en 2017 dio seguimiento a más de 24,000 personas hasta por 27 años. Este estudio mostró que la presión arterial baja es un predictor significativo del declive cognitivo y de la probabilidad de desarrollar demencia. Esto fue independiente de la edad, sexo, peso, cardiovascular, riñón o estado diabético.

La PAB está asociada con la disminución del flujo sanguíneo al cerebro cuando una persona está sentada o de pie. Muchos investigadores han llegado a creer que el flujo sanguíneo cerebral insuficiente juega un papel crítico en el desarrollo de la demencia, el Alzheimer y quizás incluso la enfermedad de Parkinson. Algunos creen que incluso puede desempeñar el papel principal.

Aquellos que estudian la relación entre la PAB y el rendimiento cognitivo necesitan determinar lo que significa una presión arterial (PA) «demasiado baja» en una persona individual.

Esto permitiría a los proveedores de atención médica saber cuándo intervenir y corregir la PAB de una persona.

El equipo liderado por Kenneth McLeod, profesor de Ciencias de Sistemas, está abordando el tema en el Laboratorio de Investigación en Ciencias Clínicas e Ingeniería de la Universidad de Binghamton estamos abordando esta cuestión. Así lo dio a conocer en el artículo publicado en The Conversation.

Investigación actual sobre presión arterial baja

En la investigación, están utilizando datos obtenidos de una herramienta de evaluación cuantitativa relativamente nueva aprobada por la FDA para evaluar la función cognitiva en personas mayores de 50 años de edad, que tienen un título de bachillerato o un nivel educativo más alto.

Esta evaluación computarizada, que tarda unos 10 minutos en completarse, proporciona a los médicos e investigadores una evaluación reproducible de la función cognitiva en una escala de 0-100.

Un puntaje por encima de 75 coloca a la persona en el rango de función cognitiva esperado para su edad, mientras que un puntaje entre 50 y 75 indica que un individuo está en el rango por debajo de lo normal – y en consecuencia, en mayor riesgo de desarrollar demencia. Un puntaje por debajo de 50 es indicativo de que un individuo tiene muchas características del síndrome de demencia.

Hemos estado comparando las puntuaciones de la función cognitiva en personas de 50 a 95 años de edad con su presión arterial en reposo. La PA se determina midiendo cuánta presión se requiere para detener el flujo sanguíneo en las arterias del brazo.

La presión arterial en reposo se refiere a su PA después de haber estado sentado en silencio durante 10-15 minutos en un ambiente sin estrés. Esta es la presión arterial que la mayoría de los estadounidenses mayores experimentan la mayor parte del día, ya que los estadounidenses mayores son, en promedio, sedentarios durante más de 9 horas.

El trabajo anterior demostró que de los dos componentes de la presión arterial – sistólica y diastólica – la presión arterial diastólica es el mejor predictor del rendimiento cognitivo. La presión arterial diastólica mide su presión arterial cuando su corazón se está relajando y es el «número más bajo» de su lectura de presión arterial. Nos estamos centrando en este aspecto de la presión arterial.

Aunque el estudio está en curso, ya se están desarrollando dos patrones claros en los datos que han obtenido de sujetos sanos que se han ofrecido voluntariamente a participar en el estudio, es decir, personas a las que no se les ha diagnosticado demencia ni ningún otro trastorno cognitivo.

Resultados preliminares

La presión arterial diastólica baja en reposo es notablemente común. En el estudio, más del 85% de los sujetos de 50-95 años de edad que por lo demás son sanos, tienen presión arterial diastólica en reposo por debajo de lo normal.

Esta observación, por sí sola, no sería necesariamente motivo de preocupación. Sin embargo, tres cuartas partes de los que hemos estudiado hasta ahora, un total de 42 hasta la fecha, con una PA por debajo de lo normal también se encuentran en el rango de función cognitiva «por debajo de lo normal».

La presión arterial baja, también llamada hipotensión, se define generalmente como tener una PA lo suficientemente baja como para causar mareos, visión borrosa o desmayos. Estos síntomas típicamente ocurren con una presión diastólica por debajo de los 60 milímetros de mercurio, o mmHg. Los médicos tienden a no preocuparse por la PAB hasta que la presión diastólica cae por debajo de este nivel.

Los datos indican que incluso los individuos con presión arterial diastólica muy por encima de este umbral de 60 mmHg son incapaces de apoyar la función cognitiva normal cuando están de pie. De hecho, a cualquier presión arterial diastólica en reposo por debajo de lo normal (80 mmHg), la tendencia en los datos indica que el rendimiento cognitivo en los adultos mayores se reduce significativamente. De manera interesante, estos resultados son consistentes con informes anteriores de influencias perjudiciales de la PAB sobre la función cognitiva incluso en adultos jóvenes.

Comentarios

X