Terapia de calor durante el sueño disminuiría la presión arterial en hipertensos

Terapia de calor durante el sueño disminuiría la presión arterial en hipertensos Los participantes recibieron calor a 100 grados Fahrenheit de una almohadilla térmica de grado médico colocada debajo de su torso.

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

La aplicación de una almohadilla térmica durante la noche podría ayudar a las personas con hipertensión supina, una condición que hace que su presión arterial aumente cuando se acuestan, incluso durante el sueño, según los resultados preliminares presentados en las Sesiones Científicas de Hipertensión 2019 de la American Heart Association.

La hipertensión supina está presente en aproximadamente la mitad de las personas con insuficiencia autónoma, una enfermedad degenerativa crónica que afecta la parte del sistema nervioso que regula las funciones involuntarias, como la presión arterial y la frecuencia cardíaca. 

Los incrementos nocturnos en la presión arterial están asociados con daños al corazón y los riñones. También puede aumentar la producción de orina, lo que puede empeorar una condición en la que la presión arterial de una persona cae rápidamente al ponerse de pie, como al levantarse de la cama por la mañana. 

Los investigadores estudiaron a 10 pacientes con insuficiencia autonómica e hipertensión supina. La edad promedio de los participantes del estudio fue de 76 años, con una presión arterial sistólica (número superior) de 168 mm Hg medida en posición acostada. 

Durante el estudio de dos noches, los participantes recibieron calor a 100 grados Fahrenheit de una almohadilla térmica de grado médico colocada debajo de su torso en una noche, y una almohadilla sin calefacción en la otra. La presión arterial supina se controló cada dos horas de 8:00  P.M. a 8:00 A.M., y la terapia de calor se aplicó de 10:00 P.M. a 6:00 A.M. 

Resultados de la terapia

Los investigadores encontraron que la terapia de calor aplicada durante el sueño disminuyó la presión arterial sistólica, con una reducción máxima de 30 mm Hg después de cuatro horas de calor. A pesar de reducir la presión arterial sistólica durante la noche, la terapia de calor no disminuyó la producción de orina durante la noche ni mejoró la caída repentina de la presión arterial por la mañana. 

“En muchos pacientes con insuficiencia autonómica, la exposición al calor disminuye la presión arterial al trasladar la sangre a los vasos de la piel”,

dijo el Dr. Luis E. Okamoto, autor del estudio y profesor asistente de investigación en medicina en el Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt en Nashville, Tennessee. 

Entre las limitaciones del estudio se encuentran su pequeño tamaño y su enfoque en las formas primarias de falla autonómica, que es una condición rara. Aunque la población del estudio era caucásica, los investigadores anticipan que los resultados pueden ser aplicables a otros grupos étnicos.     

Los coautores de esta investigación son Jorge E. Celedonio, MD; Emily C. Smith, MPH, BSN, RN; Alfredo Gamboa, MD; Cyndya A. Shibao, MD; Andre Diedrich, MD, Ph.D .; Sachin Paranjape, MS; Bonnie K. Black, RN, NP; James A. Muldowney III, MD; Amanda C. Peltier, MD; Ralf Habermann, MD; Craig G. Crandall, Ph.D .; e Italo Biaggioni, MD.

Comentarios

X