Medicamentos para la artritis podrían utilizarse para prevenir la propagación del cáncer de seno

Medicamentos para la artritis podrían utilizarse para prevenir la propagación del cáncer de seno Los medicamentos para la artritis son anakinra, canakinumab y sulfasalazina.

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

Los medicamentos que se usan comúnmente para tratar la artritis pueden ayudar a prevenir la propagación del cáncer de mama a los huesos, donde es incurable, según sugiere una investigación reciente.

En un importante estudio publicado en Nature Communications, los científicos proponen que los medicamentos para la artritis del NHS anakinra, canakinumab y sulfasalazina podrían volver a utilizarse en el futuro para ayudar a tratar el cáncer de mama, tras el descubrimiento de la función de la médula ósea en la propagación de la enfermedad al hueso.

El estudio, financiado en gran medida por Breast Cancer Now, encontró que la médula ósea libera una proteína llamada interleucina 1-beta (IL-1β) que estimula a las células de cáncer de mama a formar tumores secundarios una vez que llegan al hueso.

Crucialmente, los científicos de la Universidad de Manchester y la Universidad de Sheffield establecieron que el proceso iniciado por esta molécula puede ser bloqueado por los medicamentos ya utilizados en el tratamiento de la artritis, con anakinra encontrado para ser capaz de prevenir el cáncer de mama formando tumores secundarios en el hueso en un estudio en ratones.

Aunque se necesita más investigación para entender cómo estos medicamentos pueden interactuar con el sistema inmunológico o trabajar en conjunto con otras terapias contra el cáncer, se espera que los hallazgos puedan avanzar rápidamente hacia ensayos en mujeres con cáncer de mama para tratar de prevenir la propagación de la enfermedad a los huesos.

La organización benéfica de investigación y cuidados Breast Cancer Now dijo que los hallazgos ofrecían «otro paso prometedor en la reorientación de los medicamentos existentes para tratar de prevenir la propagación del cáncer de mama«, tras la reciente adición de los medicamentos para la osteoporosis bifosfonatos al tratamiento del cáncer de mama del NHS para ciertas pacientes.

Cáncer de mama

El cáncer de mama es el cáncer más común en el Reino Unido, con alrededor de 55.000 mujeres y 370 hombres diagnosticados cada año y alrededor de 11.500 mujeres que siguen perdiendo la vida cada año en el Reino Unido.

Casi todas estas muertes son atribuibles al cáncer de mama secundario, en el que el cáncer de mama se ha extendido hasta formar tumores en otras partes del cuerpo. Aunque el cáncer de mama secundario (también conocido como cáncer de mama metastásico) se puede controlar durante algún tiempo, actualmente no se puede curar.

Una de las partes más comunes del cuerpo a las que el cáncer de mama se propaga es al hueso, que puede causar síntomas debilitantes como dolor articular o fracturas que a menudo requieren cirugía.

Se cree que los tipos especiales de células, llamadas células madre del cáncer de mama, son responsables de la propagación de la enfermedad por todo el cuerpo, y las investigaciones anteriores sugieren que las células sanas en diferentes partes del cuerpo pueden liberar ciertas moléculas que ayudan a que las células madre del cáncer se asienten y crezcan en nuevos lugares.

Detalles del estudio

En un nuevo estudio, los equipos de investigación dirigidos por la Dra. Rachel Eyre y el profesor Rob Clarke de la Universidad de Manchester y la Dra. Penelope Ottewell del Departamento de Oncología y Metabolismo de la Universidad de Sheffield investigaron el crecimiento de células de cáncer de mama en el laboratorio y en ratones para establecer lo que ayuda a que la enfermedad se asiente y crezca en este lugar. Descubrieron la importancia de ciertos factores liberados por el hueso, y estos resultados fueron apoyados usando datos de pacientes con cáncer de mama secundario1.

Los investigadores primero cultivaron células de cáncer de mama humano usando líquido en el que previamente se había cultivado la médula ósea humana. Encontraron que estas células cancerosas crecieron en tumores más fácilmente que las células de cáncer de mama que no estaban expuestas al líquido de la médula ósea, lo que sugiere que la médula ósea libera una molécula que ayuda al crecimiento del cáncer.

Al rastrear qué vías de señalización se activaron en las células de cáncer de mama después de haber estado

expuestas a la médula ósea, los investigadores descubrieron que la molécula IL-1β (que es liberada por la médula ósea) era responsable de ayudar a las células madre de cáncer de mama a convertirse en tumores.

Encontraron que la IL-1β activa una vía de señalización llamada NFKB/CREB-Wnt, que promueve la formación de tumores secundarios – un descubrimiento que identifica múltiples objetivos nuevos (receptor IL-1, NFKB, Wnt) para fármacos que intentan prevenir el crecimiento de tumores de cáncer de mama en el hueso.

Los medicamentos que pueden inhibir la acción de la IL-1β ya existen y se utilizan en el tratamiento de otras condiciones en el NHS. Los investigadores probaron si bloquear el efecto de la IL-1β con medicamentos para la artritis clínicamente disponibles como la anakinra, así como otro medicamento, actualmente en ensayos para tratar el cáncer, llamado vantictumab, podría prevenir la formación y el crecimiento de cáncer de mama secundario en el hueso en ratones.

Encontraron que bloquear el papel de la IL-1β usando estos medicamentos redujo significativamente la capacidad de las células de cáncer de mama para formar tumores secundarios en el hueso en ratones. Por ejemplo, después del tratamiento con anakinra, sólo el 14% de los ratones desarrollaron tumores secundarios en el hueso, en comparación con el 42% de los controles.

La investigación está en curso para comprender cómo el bloqueo de la acción de la IL-1β para detener la propagación del cáncer de mama puede afectar al sistema inmunológico, y si los fármacos como la anakinra, el canakinumab y la sulfalazina podrían funcionar con las terapias existentes, incluidos los bifosfonatos, para prevenir la propagación de la enfermedad a los huesos. Con estos medicamentos siendo bien tolerados y ya en uso en el tratamiento de la artritis, los autores esperan que los hallazgos puedan progresar rápidamente en ensayos clínicos para el cáncer de mama en el futuro.

Los investigadores también están trabajando ahora para entender si la misma vía de señalización (NFKB/CREB-Wnt) puede ser importante en la propagación del cáncer de mama a otras partes del cuerpo como el hígado o los pulmones.

El estudio fue financiado en gran parte por Breast Cancer Now, con apoyo adicional de Weston Park Cancer Charity y el Medical Research Council.

La autora principal, la Dra. Rachel Eyre, de la Universidad de Manchester, dijo:

«Estamos muy entusiasmados con nuestros resultados en el laboratorio que muestran que el cáncer de mama en los huesos se puede prevenir con medicamentos que ya están aprobados para otras enfermedades. Esperamos que pronto se pueda establecer si estos medicamentos pueden ser usados para pacientes con cáncer de mama después de haber sido probados con éxito en ensayos clínicos».

«Ahora veremos si procesos similares también están involucrados en el crecimiento del cáncer de mama en otros órganos, como el hígado y los pulmones. Esperamos que al continuar con este trabajo, en el futuro podamos identificar a las personas en alto riesgo de que su cáncer de mama se propague y, en la medida de lo posible, utilizar los medicamentos ya disponibles para evitar que esto suceda«, concluyó a través de un comunicado.

Comentarios

X