Diagnóstico temprano: método más efectivo para la artritis reumatoide

Dr. Ricardo Gago Piñero, reumatólogo y vicepresidente de la Asociación de Reumatólogos de Puerto Rico. Dr. Ricardo Gago Piñero, reumatólogo y vicepresidente de la Asociación de Reumatólogos de Puerto Rico.
César Fuquen Leal
Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

La artritis reumatoide (AR) podría causar distintas afecciones, no solo en las articulaciones, sino también puede afectar los pulmones, ojos y arterias de las personas que la padecen. Frente a este desalentador panorama, recordamos la importancia del diagnóstico temprano -método más efectivo para contrarrestar los graves síntomas de esta enfermedad-.

La premisa antes planteada es respaldada por las declaraciones del doctor Ricardo Gago Piñero, reumatólogo y vicepresidente de la Asociación de Reumatólogos de Puerto Rico, quien sostuvo una conversación con la Revista Medicina y Salud Pública (MSP). Durante el diálogo se expusieron diversos temas relacionados a la artritis reumatoide.

Importancia del diagnóstico a tiempo

Existen algunos métodos terapéuticos para contrarrestar o en algunos casos revertir los síntomas de la artritis reumatoide. Sin embargo, ninguno de ellos es tan efectivo como  acudir tempranamente el reumatólogo y que se diagnostique a tiempo la enfermedad.

“La detección temprana es de suma importancia. Es el método que mejor pronóstico nos puede dar. En lo que llegamos al reumatólogo, nos vamos a encargar de tener una dieta saludable, eliminar el cigarrillo, controlar nuestro peso y tratar de tonificar nuestros músculos. (…) Al momento tenemos varias alternativas de tratamiento que mientras más temprana se comiencen, mejor es la posibilidad de reducir complicaciones por la enfermedad”,

determinó el doctor Gago.

Opciones terapéuticas disponibles para la artritis reumatoide

Como lo explicó anteriormente el doctor Gago, adoptar estilos de vida saludables beneficia  significativamente el estado de la artritis. Sin embargo, los tratamientos farmacológicos siguen marcando un precedente en el tratamiento de esta enfermedad.

Anteriormente, el tratamiento se limitaba a antiinflamatorios y medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (DMARD, por sus siglas en inglés), pero estos no tenían una respuesta tan efectiva como se evidenciaba con tratamientos biológicos que se encuentran disponibles hoy en día.

“Ahora tenemos nuevos tratamientos que buscan inhibir con más precisión esas cascadas inflamatorias como lo son los inhibidores del factor tumoral necrotizante, inhibidores de la interleucina 6 y los inhibidores de kinasa de Jannus (JAK) . Los inhibidores de JAK son el medicamento que está empezando a salir ahora y está demostrando ser igual o superior al Adalimumab o su nombre comercial que es Humira”,

explicó el reumatólogo.

Intervenciones quirúrgicas para los casos más extremos de AR

Cuando la artritis reumatoide afecta severamente la articulación, se puede considerar, en ciertos casos, una intervención quirúrgica. La finalidad de los tratamientos farmacológicos es intentar controlar la inflamación desmesurada del sistema inmunológico, pero en ocasiones ya el proceso inflamatorio ha causado una destrucción irreversible de la articulación y en algunos casos, el reemplazo es una opción. 

“Los reemplazos de articulación como rodilla o cadera cuando mejor resultado tienen es al estar en un ambiente donde ya está controlada la condición por lo tanto la inflamación sistémica está reducida. Hay que acordarse que la artritis reumatoide no solo afecta las articulaciones, sino que también puede envolver a otros órganos y sistemas, incluyendo las arterias del corazón, los riñones y el intestino”,

ahondó el médico. 

Cuando se recurre a intervenciones quirúrgicas se busca mejorar la funcionalidad de la persona. Tal vez una rodilla o cadera que le duelan mucho o que ya no le permitan movilizarse. En esos casos, las cirugías podrían ser una opción. 

Comorbilidades de la artritis reumatoide

En el tejido adiposo de las personas con sobrepeso y obesidad se han evidenciado enzimas que aumentan la inflamación, lo que hace que sea más difícil de tratar y controlar las enfermedades inflamatorias como la artritis reumatoide. Según el doctor Gago, algunos de los riesgos a largo plazo que la artritis reumatoide podría desencadenar son:

“La enfermedad coronaria es una de las principales. Lo segundo son infecciones, tenemos un sistema inmunológico que está aberrante y hasta cierto punto estará atacando cosas que no debe estar atacando en adición a que tenemos un tratamiento que su fin es disminuir esa respuesta inmunológica haciendo un ambiente propicio para infecciones oportunistas”.

Indispensable identificar y tratar los síntomas

El doctor Gago concluyó la conversación con MSP explicando los síntomas que podría experimentar un paciente con AR. Esto, les ayudará a tener una evaluación temprana para evitar daños irreversibles de la enfermedad.

“Es bien importante describir estos síntomas que son: entumecimiento mañanero que dura más de una hora. A diferencia de la osteoartritis, la persona experimenta una rodilla afectada en cierto momento, pero la artritis reumatoide envuelve ambas partes del cuerpo y en ocasiones un lado más que el otro, pero ambos se ven afectados. En la mañana tenemos un entumecimiento de más de media hora donde envolvemos en su mayoría las articulaciones pequeñas, pero se pueden ver las grandes afectadas”,

finalizó. 

Comentarios

X