Uso de marihuana acelera aparición de algunas enfermedades mentales

Ana González Pinto es jefa de investigación de Psiquiatría del Servicio Vasco de Salud y jefa clínica del Hospital Universitario de Álava. Foto: El Español

Carlos Ricardo Lugo Marrero
Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

Una experta en temas de salud mental declaró que la aparición del trastorno bipolar o la esquizofrenia podría adelantarse unos cuantos años en aquellos consumidores de cannabis, considerada por algunos como una planta medicinal con propiedades curativas y por otros como una droga ilegal que causa adicción y sobrevive a base de los cuentos pueblerinos.

Pudiera decirse que es otro episodio del perenne debate que gira alrededor de la popular planta, conocida también como marihuana (cannabis sativa), la cual no ha logrado que la ciencia pueda converger con parsimonia cuando se trae a discusión.

Esta vez ha sido una psiquiatra española, la doctora Ana González Pinto, quien ha declarado que su consumo puede desencadenar o acelerar la aparición de episodios psicóticos. Esta declaración se une a la fila de efectos dañinos de este tipo de droga, que incluye: riesgo de adicción; deterioro de la memoria; afecta la concentración y la coordinación motora; daño a los pulmones, al sistema inmune y reproductivo, entre otros peligros.

La doctora ha mencionado que algunos estudios reflejan que la edad de comienzo de enfermedades de esta naturaleza puede adelantarse seis o siete años en aquellos usuarios moderados de cannabis, y hasta ocho en el caso de las personas que presentan más adicción a este tipo de droga.

“Muchos pacientes no hubieran desarrollado enfermedades psicóticas si no hubieran empezado a consumir cannabis”, asegura González Pinto reconocida internacionalmente por sus posturas científicas y doctora de la Unidad de Psiquiatría del hospital Santiago Apóstol, en la edición digital de la prestigiosa revista digital española Jano.es.

Ella ha ido más lejos y ha gritado alerta roja, aconsejando a las personas sanas que se deshagan de los mitos populares que levanta el cannabis y a aquellos enfermos que la utilizan, a que rompan con ella.

“En los pacientes que ya tienen una psicosis, el consumo de esta droga hace que el tratamiento responda peor”, insistió la doctora.

González Pinto expuso que los enfermos de esquizofrenia o trastorno bipolar que abandonen el uso de la misma experimentarán una mejoría “muy importante” en la salud, aunque en ocasiones tarda hasta dos o tres años en notarse claramente en el paciente.

“Está claro que los que dejan de tomar cannabis consiguen al cabo del tiempo una adaptación al medio social y laboral bastante mejor que los que persisten en el consumo de este tipo de sustancias”, manifestó la también catedrática de psiquiatría de la Universidad del País Vasco.

El cannabis es la droga ilegal que más se consume en el mundo. Pero, es más utilizado con fines recreativos que por sus supuestas bondades medicinales. Por tal razón, la mayoría de los países del mundo tienen leyes que regulan el cultivo, la posesión y el consumo de marihuana, porque aparenta ser un desinhibidor que lleva a muchas personas a cometer actos ilegales.

Asimismo, los beneficios del cannabis en el tratamiento de algunas enfermedades no están respaldados por un estudio científico. Es decir, sus bondades se sustentan de historietas de pueblo. Y sin respaldo científico es imposible corroborar sus beneficios y facultades curativas o sanadoras, así como conocer sus posibles riesgos.

Aún así, es una tendencia global la autorización legal del consumo de la marihuana con fines terapéuticos y en algunos casos, para ciertas enfermedades en específico.

Sin embargo, la preocupación de otros es que el promedio de jóvenes de entre 12 y 17 años que son consumidores frecuentes del cannabis es de 10.72 por ciento, el más alto en los Estados Unidos.

En Puerto Ricoentretantolos pacientes de cáncer, depresión, enfermedad inflamatoria intestinal y esclerosis múltiples, entre otros, tienen la opción de comprar mensualmente dosis de cannabis bajo supervisión oficial.

En otros lugares lo utilizan para migrañas o bloquear la resaca de náuseas y mareos que deja una sesión de quimioterapia para tratar el cáncer. Pero, hay muchas otras anécdotas al respecto: se dice que ayuda a aliviar los dolores crónicos de la artitris; que previene los ataques epilépticos; que reduce el dolor muscular que genera la esclerosis múltiple; que intercede en el proceso degenerativo que produce la glaucoma; además de que disminuye la ansiedad y produce tranquilidad y relajamiento en el consumidor.

mes contenido
Medical Book Store- Sidebar

Algo sí está claro según la especialista: ningún consumidor ha declarado estar sanado tras su uso, sino que actúa contra los síntomas de sus enfermedades y les da un alivio temporero. Sus defensores, no obstante, argumentan que ocurre exactamente lo mismo con un gran número de fármacos legales.

“Hay muchos mitos. Se está banalizando y constituye un peligro para todos”, aseguró la psiquiatra.

X