Usan la nanoterapia para inhibir el rechazo de los trasplantes

Publicado en 'IMMUNITY'

Grupo de Inmunología del ISCIII, dirigido por Jordi Cano Ochando. Foto:ISCIII

JANO

Investigadores del Instituto de Salud Carlos III desarrollan una estrategia que evita el rechazo sin necesidad de tomar inmunosupresores de por vida.

Investigadores del Instituto de Salud Carlos III han desarrollado una nanoterapia que se dirige a células del sistema inmune innato y permite evitar el rechazo sin la medicación habitual. El estudio, llevado a cabo con ratones, se detalla en Immunity.

“Mediante nanopartículas que son 30 veces más pequeñas que un cabello hemos conseguido inhibir los mecanismos responsables del inicio del rechazo del trasplante”, explica Jordi Cano Ochando, especialista del Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III y principal firmante del trabajo. La estrategia actúa frente a las células mieloides (y sus precursores), las encargadas de iniciar la respuesta inmunitaria al identificar un órgano trasplantado como agente externo.

Le puede interesar:   Sistema inmune de población general podría ‘debilitarse’ durante la cuarentena

Los investigadores han desarrollado nanopartículas a partir de lípidos que pueden obtenerse de la sangre del mismo paciente y que son capaces de penetrar en la médula ósea y “liberar agentes inmunorreguladores” que frenan la acción tanto de las células mieloides ya existentes como de sus precursores. Esto provoca, en palabras de Cano Ochando, que los efectos terapéuticos perduren en el tiempo.

“Hemos visto que una sola dosis de nanopartículas es tan potente como 30 pastillas”, señala Ochando, que probó la efectividad del tratamiento en un modelo de trasplante de corazón en ratones que recibieron tres dosis de nanopartículas en su cola.

“Inyectamos tres dosis de nanopartículas en la primera semana tras el trasplante y observamos que, transcurridos 100 días, el 75% de los animales aceptaban totalmente el trasplante sin mostrar efectos secundarios”, subraya el investigador.

Le puede interesar:   La historia de la doctora que enfrenta el COVID-19 mientras está embarazada

El siguiente paso será conocer si el efecto es indefinido, así como si el freno inducido en las células mieloides contra el rechazo del trasplante provoca algún efecto indeseado en el sistema inmunitario, como la incapacidad de luchar contra algunas infecciones o el desarrollo de un cáncer. Por el momento, los experimentos realizados en animales muestran que las células B y T mantienen su función.

Los científicos creen que la traslación de los resultados a las consultas no será complicada, ya que la obtención de las nanopartículas es relativamente sencilla. Esperan iniciar los ensayos en humanos en un plazo de 3 a 5 años.

Comentarios

X