¿Están nuestros hospitales preparados para enfrentar los efectos de un huracán?

La Administración de Servicios Médicos de Puerto Rico(ASEM) tiene a su cargo la operación y administración de los servicios del Centro Médico. Suministrada.

Puerto Rico se prepara por primera vez en su historia a enfrentar un fenómeno atmosférico catastrófico y las administraciones de las instituciones hospitalarias aseguran que la isla cuenta con la infraestructura adecuada para afrontar el embate de 185 millas por hora del huracán Irma.

Cabe destacar que un ciclón categoría 5 puede provocar daños catastróficos, donde los árboles pueden ser arrancados por el viento, los techos de edificios y de residencias pequeñas se pueden hundir. Más aún, las residencias móviles pueden ser destruidas.

Asimismo, el sistema eléctrico de la isla es uno frágil y tan reciente como la semana pasada personal ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) admitió al País que el sistema es uno “terrible” y si en unas fuertes lluvias se quedaban unos 100 sectores sin luz, con un fenómeno atmosférico esta cuantía no tendría precedentes, ejemplificó. 

Más aún, la Guardia Costera del País emitió el código “Yankee” debido al aviso de huracán para Puerto Rico, código que no permite la entrada de barcazas a los puertos del País y aquellos barcos de carga demasiado pesada, tienen que buscar puertos alternos fuera de Isla Grande.

Pese a esto, varios administradores de hospitales entrevistados por este medio apuestan a los planes de emergencia de las instituciones hospitalarias del País y aseguran la operación de los servicios médicos.

Según el licenciado Jaime Pla, presidente de la Asociación de Hospitales que acoge a las 71 instituciones hospitalarias de la isla, no es la primera vez que la isla recibe huracanes y los hospitales continúan operando durante el evento climatológico.

“Todos los hospitales tienen su protocolo de desastre. Todos tienen su cisterna de agua que le duran cinco a seis días mínimos y las salas de emergencias estarán abiertas”, estipuló en primera instancia a la Revista de Medicina y Salud Pública (MSP).

Cuando este medio preguntó si realmente los hospitales del País estaban preparados para afrontar el primer ciclón categoría 5 en su historia, el licenciado respondió “cuando tienes a un fenómeno con una magnitud que tú nunca has experimentado, uno está preparado para ello, pero pueden haber fallas mecánicas, pueden haber destrucción de facilidades y eso no lo podemos prevenir”.

“Estamos preparados.Si esto se convierte en un desastre mayor, hasta nuestro entender, estamos preparados”, confió.

Señaló que los hospitales que pudieran ser más vulnerables ante el paso del huracán Irma son aquellos del área norte, este y de la montaña, ya sea por marejadas altas o inundaciones costeras así como caída de residencias, árboles, entre otros.

“Yo confío en la infraestructura de los hospitales. Lo que me preocupa es que haya gente que no pueda llegar a los hospitales por las condiciones climatológicas. En general los hospitales pueden tener abastos para una semana de agua y luz, pero si no, lo que se necesita es planta eléctrica y diésel”, declaró

De igual otra parte, el doctor Víctor Medina, administrador del Hospital de Trauma, quien también apuntó que la infraestructura cuenta con los protocolos, seguridad y equipo para continuar recibiendo pacientes y manejando a aquellos con traumas más severos.

“Por lo menos por los próximos dos días los casos que estén llegando al Hospital de Trauma son casos que meritoriamente deben ser atendidos. Estaremos trabajando turnos de 12 horas. El Departamento de Ingeniería certificó que todo estuviera al día como lo son las plantas eléctricas, diésel, abastos de agua, entre otros”, desglosó.

Para el licenciado Domingo Cruz, administrador del Hospital San Jorge, los pacientes pediátricos con enfermedades crónicas tienen sus servicios clínicos asegurados. Asimismo, cuentan con un abasto de agua y energía eléctrica para una semana.

Igualmente, se expresó confiado en el trabajo de los médicos de la institución que pernoctarán en el hospital durante la emergencia.

“Durante el huracán estaremos permitiendo un acompañante por paciente, que se le dará comida para evitar que tengan que salir. Hemos corroborado los techos, equipos y otros. Tenemos abasto de agua y luz como para cuatro días y confiamos que todo se mantenga todo dentro de los márgenes de estos días”, estableció.

“De esto extenderse, el gobierno debe darle prioridad número uno a los hospitales. Los sistemas de abastos no están hechos para ser permanentes”, advirtió.

Se espera que el huracán Irma pase por la región con vientos de 185 millas por hora como un fenómeno categoría 5.

 

Comentarios

X