Directores médicos establecen nuevas estrategias en respuesta a tiempos de desastres

Diego Ramos, educador en salud de los Centro de Salud 330. Suministrada.

Médicos, directores médicos y directores ejecutivos tendrán nuevas respuestas. No tan solo para aquellos pacientes con dudas sobre las mejores estrategias para mejorar su salud sino que aquellas que asegurarán los servicios en tiempos de desastres.

Estos fueron parte de los resultados de la Asamblea Anual y Reunión de Delegados de los Centros de Salud Primaria 330, dedicada el miércoles a establecer las nuevas respuestas ante emergencias de salud pública y tiempos de desastres que se llevó a cabo en San Juan.

De la actividad fueron parte sobre 55 delegados de distintos centros que operan bajo la Asociación de Salud Primaria de Puerto Rico.

La asamblea comenzó con una interacción del personal médico y administrativo donde compartieron las oportunidades creadas y delineadas durante la crisis, específicamente luego del paso del huracán María el pasado 20 de septiembre.

Además, relataron que durante la emergencia los centros de salud ofreciendo servicios pues, de las 70 clínicas, operaban 65 junto a 14 salas de emergencias luego de los daños provocados por e fenómeno atmosférico. Actualmente 92% de las clínicas operan al momento, aunque con horarios limitados. 

“Visitamos todos los centros, realizamos evaluaciones, nos dividimos en equipos para ejecutar tareas como distribución de medicamentos, combustible, comunicaciones, establecer alianzas, asegurar las operaciones, procurar la estabilidad del personal y pacientes y otras medidas”, narró durante su presentación Daniel Ramos, especialista de Alianzas Estratégicas.

Confesó de paso que unos 247 empleados -incluyendo enfermeras, técnicos de laboratorio, técnicos de farmacias, personal de mantenimiento, entre otros- perdieron sus hogares mas no el compromiso de trabajar en la recuperación de los centros y atención clínica a los pacientes, aseguró.

Durante el periodo “post María”, se lograron donar unas 11,050 vacunas entre la población de los centros, equivalente a $455, 771. Entre las visitas más frecuentes a los centros de salud estuvieron pacientes que recibieron suturas, recetas de medicamentos, diagnosticados con conjuntivitis, gastritis, leptospirosis y hasta flavovirus.

No obstante, entre las estrategias adoptadas como centros de salud en tiempos de desastre estuvieron el disponer de suministros para 30 días, la previa coordinación para la entrega de combustible, suficiente dinero en efectivo, la verificación de los generadores y cisternas, identificar equipo que opere con luz solar, plan de comunicación alterno, plan de supervivencia de empleados, y el establecimiento de un programa de salud mental.

También se destacó la preparación de un almacén de alimentos y control de temperatura.

El paciente sin plan médico es el norte

Por su parte, el doctor Héctor Villanueva, pediatra y director médico de Healthpromed, Inc., localizados en San Juan, Vieques, Culebra, Carolina y otros municipios, reiteró que los pacientes que más continúan beneficiándose de los servicios médicos de los Centros 330 son aquellos desprovistos de cubierta médica.

“Atendemos a toda la población, pero nuestro paciente estrella es aquel sin plan médico”, aseguró.

Indicó que luego del cambio en la salud pública de la isla, se han hecho meritorios los servicios para atender la salud mental de los pacientes, siendo este uno de los servicios más solicitados durante las pasadas ocho semanas de recuperación del País.

Concluyó declarando que las entidades de salud, pacientes y demás sectores de la isla tienen la oportunidad de establecer un nuevo norte hacia para continuar ofreciendo los servicios sin limitaciones de antaño como parte de “la re-ingeniería en los servicios” de salud.

Comentarios

X