Vital el rol del médico primario para aumentar la cifra de la vacunación contra la neumonía en Puerto Rico en adultos

Residentes de Medicina de Familia del Mayaguez Medical Center premiados por su investigación en el rol de la vacunación para prevenir la neumonía. De derecha a izquierda: Dra. Katiuska Gonzalez y Dr. Roberto Lopez. Suministrada.

Primordial el rol de los médicos para continuar creando conciencia sobre la necesidad de vacunarse contra la neumonía en adultos mayores de 65 años, frente a la mortalidad que cobran las infecciones respiratorias en esta población.

Así se desprende de una investigación hecha por médicos residentes del Programa de Residencia del Mayagüez Medical Center (MMC), que señala la “pobre” educación que existe sobre las ventajas de la vacuna y prevención de la neumonía en Puerto Rico.

La investigación fue realizada por los doctores: Eliasin Muñoz, Laura Mata, José A. Marín, Astrid Rosa, Omar Rivera, Katiuska González, Rosa V. Manrique; Agdamis Carrazana y Roberto López, del MMC.

Datos de los Estados Unidos señalan que la neumonía es la octava causa de muerte por infección mientras que en adultos mayores de 65 años representa la sexta posición la causa principal de mortalidad.

Actualmente existen dos tipos de vacunas aprobadas para la prevención de la neumonía: Prevnar 13 (PCV13) y Pneunovax 23 (PPSV23), para pacientes mayores de 65 años que no hayan recibido vacuna contra la infección respiratoria.

La investigación clínica concluye que una de las maneras en que la vacunación para prevenir la neumonía puede aumentar es mediante la intervención directa del médico con el paciente, más allá de la orientación por distintos medios de comunicación.

“Hay un limitado conocimiento acerca de las ventajas de la vacunación para la neumonía, así como la educación y promoción. Consideramos que nosotros como médicos primarios jugamos un papel importantísimo en la educación y prevención de enfermedades. En este caso, promocionar la vacunación de la neumonía, una de las primeras causas de muertes a nivel de infección”, indicó una de las autoras de la investigación, la Dra. Katiuska González.

Para sustentar el argumento final del estudio,

200 pacientes no vacunados fueron reclutados y se dividieron en cuatro grupos de 50.

El primer grupo de pacientes no recibió educación por parte de un especialista u opúsculo informativo.

El segundo grupo recibió 10 minutos de orientación directamente de un médico que le explicó los beneficios y riesgos de no ponerse la vacuna contra la neumonía. Mientras, el tercer grupo recibió una presentación oral y el cuarto grupo a su vez recibieron material informativo vía correo postal.

De todos los grupos, aquel que recibió orientación por 10 minutos por parte de un especialista, el 34% recibió la vacuna, seguido por el 26% del tercer grupo que recibió la conferencia. El 8% del cuarto grupo (al que se le envió información enviada por correo postal) solo recibió la vacuna mientras apenas un 6% del primer grupo control, que no recibió ninguna orientación médica ni información.

“La intervención directa fue la única estadística representativa. Nos gustaría ampliar la muestra del estudio, para continuar ofreciéndo estrategias de promoción nóveles para esta población y que aumente la vacunación y disminuya la incidencia de neumonía”, afirmó la Dra. González.

Esta investigación fue premiada en el primer lugar en la la categoría de Poster en la Convención Anual de Médicos de Familia durante el mes de abril.

 

Comentarios

X