Hiperlipidemia: aumento en los depósitos grasos de las arterias un riesgo silencioso

El aumento de lípidos, o grasas, como colesterol y triglicéridos genera riesgos en la salud cardiovascular.

Pedro Felipe Cuellar

    Hiperlipidemia: aumento en los depósitos grasos de las arterias un riesgo silencioso

    Cuando se trata de colesterol, es importante conocer los niveles que hay dentro del cuerpo.

    La hipercolesterolemia, que es un tipo de hiperlipidemia, se presenta cuando hay demasiado colesterol que no es HDL, sumado a colesterol LDL en sangre. Esta condición aumenta los depósitos grasos en las arterias aumentando considerablemente el riesgo de bloqueos.

    Otra manera en que los niveles de colesterol están desequilibrados es cuando el nivel de colesterol HDL (bueno) es demasiado bajo, ya que con menor colesterol HDL para eliminar el colesterol LDL de las arterias, aumenta el riesgo de placas ateroscleróticas y bloqueos.

    Frente a un diagnosticó de hiperlipidemia se debe tener una evaluación total del estado de salud general del paciente y conocer su interacción con otros riesgos, como el tabaquismo o la hipertensión arterial, que servirán de guía para el tratamiento. Estos factores que combinados con altos niveles de colesterol LDL o bajos niveles de colesterol HDL, pueden llegar a afectar la salud cardiovascular.

    El médico especialista debe medir el riesgo, en la calculadora ECA, para evaluar su riesgo de un evento coronario durante los próximos 10 años.

    Como buena noticia el colesterol alto puede reducirse, lo que, a su vez, reduce el riesgo de enfermedades cardíacas y ataques cerebrales. Si el paciente tiene 20 años o más, debe realizarse una prueba de colesterol periódicamente, el trabajo multidisciplinario con el médico especialista y el nutricionista/ dietista, garantiza un mecanismo de acción para reducir los niveles de colesterol según sea necesario.

    A menudo, el cambio de comportamiento puede ayudar a acomodar las cifras. Si los cambios de estilo de vida no mejoran por sí solos los niveles de colesterol, es posible que le receten algún medicamento. Los cambios en el estilo de vida incluyen lo siguiente:

    Llevar una dieta saludable para el corazón

    - Conozca los tipos de grasa. Saber qué grasas incrementan el colesterol LDL y cuáles no es fundamental para reducir el riesgo de enfermedades cardíacas.

    - Cocine para reducir el colesterol. Un plan de alimentación saludable para el corazón puede ayudarlo a gestionar el nivel de colesterol en sangre.

    Aumentar la actividad física

    Un estilo de vida sedentario reduce los niveles de colesterol HDL. Esto significa que hay menos colesterol bueno para eliminar el colesterol malo de las arterias.

    La actividad física es importante. Al menos 150 minutos de ejercicio aeróbico de intensidad moderada a la semana es suficiente para reducir tanto el colesterol como la presión arterial alta. Y hay muchas opciones: caminar a paso ligero, nadar, montar en bicicleta o incluso arreglar el patio.

    Dejar de fumar

    Fumar cigarrillos y cigarrillos electrónicos reduce el colesterol HDL.

    Cuando una persona con niveles de colesterol no saludables también fuma, el riesgo de enfermedad coronaria aumenta más de lo que lo haría normalmente. Fumar agrava el riesgo que suponen otros factores para las enfermedades cardíacas, como la presión arterial alta y la diabetes.

    Al dejar de fumar, los fumadores pueden bajar su colesterol LDL y aumentar sus niveles de colesterol HDL. También puede ayudar a proteger sus arterias. Los no fumadores deberían evitar la exposición al humo del tabaco.

    Perder peso

    El sobrepeso o la obesidad suelen incrementar el nivel de colesterol malo y reducir el nivel de colesterol bueno. Pero una pérdida de peso de tan solo un 5% y un 10% puede ayudar a mejorar los niveles de colesterol.

    Fuente consultada aquí.

    Mas noticias de Cardiovascular