Pies hinchados: causas y síntomas

Muchas veces despertamos y sentimos un dolor insignificante y vemos una hinchazón en los pies o piernas. Esto puede ser un edema y tiene unas particularidades de atención.

Alexander Triana Yanquén

    Pies hinchados: causas y síntomas

    En ocasiones, es posible que nos levantemos o durante la jornada se presente un dolor en alguna de las extremidades, vemos que hay inflamación, pero no sabemos qué es. Esto puede ser un edema, que es la hinchazón causada  por la acumulación de líquido en los tejidos del cuerpo y suele ocurrir en los pies, las piernas, los tobillos, las manos o incluso la cara. Puede aparecer en un solo lugar o en muchas partes del cuerpo al mismo tiempo.

    La explicación más sencilla y concreta la hace el Instituto Nacional de Salud (NIH), dice que: "la hinchazón en el cuerpo puede ocurrir por muchas razones. El calor del verano puede hacer que se le hinchen los brazos o las piernas, si ha estado sentado o de pie, durante un tiempo. Las partes del cuerpo también pueden hincharse por el uso excesivo o una lesión".

    Sin embargo, es importante aclarar que en ocasiones, esto también puede ser un signo de una afección médica subyacente, y también se puede presentar en niños y en mujeres embarazadas. 

    Linfa y fluidos 

    Más de la mitad del cuerpo está hecho de agua, de la que gran parte fluye en el torrente sanguíneo. El agua también forma un líquido menos conocido llamado linfa, la cual viaja a través del sistema linfático, que está formado por los tejidos y órganos que producen, almacenan y transportan células inmunitarias. Cuando los fluidos del cuerpo se acumulan en un lugar, pueden provocar hinchazón. A esto se le denomina edema

    Complicaciones y asociaciones del edema 

    Algunas de las enfermedades derivadas del edema son abdomen hinchado, urticaria, angioedema, edema pulmonar, edema macular, hinchazón facial, hidropesía fetal. Sin embargo, vamos a limitarnos a profundizar en la hinchazón que se presenta en las extremidades inferiores. 

    Hinchazón piernas y pies

    En las extremidades inferiores la hinchazón indolora de los pies y los tobillos es un problema común, particularmente entre personas mayores. Puede ser debido a diferentes factores como el exceso de ejercicio o la falta del mismo, el sobrepeso, alguna infección, o que presente mal funcionamiento de bombeo de sangre en las extremidades. Esto suele ocasionar o evolucionar, si no se contrata, en la formación de un coágulo y mutar a una trombosis venosa profunda.

    En ocasiones, la hinchazón de piernas puede indicar un trastorno más grave, como una enfermedad cardíaca o un coágulo de sangre.

    Es importante mencionar que un edema, por sencillo que parezca, puede derivar en complicaciones serias que afectan el sistema cardiovascular, los pulmones, incluso el sistema cerebral, y por ejemplo, puede ser muy grave en pacientes con diabetes.

    Causas del edema 

    Usted tiene que ser muy consecuente con su cotidianidad y está en usted el control preventivo de este tipo de afectaciones. Las causas de edema se asocian con el consumo exagerado de sal, quemaduras de sol, un paciente que tenga una insuficiencia cardíaca o alguna enfermedad de los riñones, problemas hepáticos por cirrosis; problemas con ganglios linfáticos, especialmente después de una mastectomía, la inactividad física, es probable en mujeres embarazadas y claro está, puede surgir como resultado de reacción a ciertos medicamentos, generalmente los que se usan para la hipertensión. 

    Medidas de prevención del edema

    Es relevante que hablemos de las medidas preventivas que usted puede tomar. Para empezar es vital el cambio de hábitos y si ya le mencionamos que la sal es un causante, pues basta con disminuir la ingesta y regular, realicé actividad física moderada, ajuste su dieta, evite el consumo de cigarrillo, realicé masajes con cuidado y evitando articulaciones, consulte con su médico y este le ayudará a establecer las mejores alternativas. 

    Claro está, el edema leve suele desaparecer por sí solo, en especial si ayudas elevando la extremidad afectada por encima de la altura del corazón, usar medias elásticas, limitar el consumo de sal o tomar medicamentos llamados diuréticos, los cuales ayudan al cuerpo a expulsar el exceso de líquido por la orina. Uno de los diuréticos más frecuentes es la furosemida (Lasix). 

    Sin embargo, el médico determinará si esos tipos de medicamentos son una buena opción para usted, según la historia clínica personal.

    El control a largo plazo suele concentrarse en el tratamiento de la causa de fondo de la inflamación. Si el edema se produce como consecuencia del uso de medicamentos, el médico tratante  puede ajustar la receta o buscar un medicamento alternativo que no cause edema.

    Fuente consultada aquí.

    Mas noticias de Cardiovascular