Reconozca los principales síntomas para la detección y tratamiento del cáncer de pulmón

El cáncer de pulmón es el segundo cáncer más común que afecta tanto a hombres como a mujeres.

Yolimarian Torres Yolimarian Torres

    Reconozca los principales síntomas para la detección y tratamiento del cáncer de pulmón

    El cáncer de pulmón es el segundo cáncer más común que afecta tanto a hombres como a mujeres. En los hombres, el cáncer de próstata es el más común, mientras que en las mujeres es el cáncer de seno.

    El cáncer pulmonar principalmente ocurre en las personas de edad avanzada. La mayoría de las personas detectadas con cáncer de pulmón tiene 65 años o más; un número muy pequeño de personas diagnosticadas tienen menos de 45 años y, se prevé que la edad media de las personas en el momento del diagnóstico es aproximadamente 70 años.

    Este tipo de cáncer es la causa principal de muerte por cáncer entre hombres y mujeres, representando casi un 25% de todas las muertes por cáncer. Cada año, más gente muere por cáncer de pulmón que por cánceres de colon, seno y próstata combinados.

    Síntomas

    El cáncer de pulmón en general no produce signos ni síntomas en los estadios más tempranos. Los signos y síntomas del cáncer de pulmón suelen aparecer cuando la enfermedad está avanzada.

    Los signos y síntomas del cáncer de pulmón pueden ser:

    Una tos reciente que no se va

    Tos con sangre, incluso en pequeñas cantidades

    Falta de aire

    Dolor en el pecho

    Ronquera

    Pérdida de peso sin intentarlo

    Dolor de huesos

    Dolor de cabeza

    Análisis de personas sanas para detectar cáncer de pulmón

    Las personas con un riesgo más elevado de tener cáncer de pulmón pueden considerar someterse a pruebas de detección del cáncer mediante tomografías computarizadas de dosis baja. La prueba de detección del cáncer de pulmón suele ofrecerse a personas de 55 años o más que fumaron mucho durante varios años y, por lo demás, son sanas.

    Análisis para diagnosticar el cáncer de pulmón

    Si existe un motivo que te haga pensar que puedes tener cáncer de pulmón, el médico puede pedir varios análisis para buscar células cancerosas y descartar otras enfermedades.

    Estas son algunas de las pruebas:

    · Pruebas de diagnóstico por imágenes

    · Citología de esputo

    · Muestra de tejido (biopsia)

    Análisis para determinar la extensión del cáncer

    Una vez que se haya diagnosticado el cáncer de pulmón, el médico seguirá trabajando para determinar el grado (estadio) del cáncer. El estadio del cáncer sirve para que tú y el médico puedan decidir qué tratamiento es el más adecuado.

    Tratamiento

    Especialistas coinciden en que el tratamiento debe ser una decisión compartida entre el profesional de la salud y el paciente, en función de varios factores, como tu estado general de salud, el tipo y el estadio del cáncer y tus preferencias.

    Cirugía: durante la cirugía, el cirujano trabaja para extirpar el cáncer de pulmón y un tejido sano circundante. Los procedimientos para eliminar el cáncer de pulmón son:

    Resección en cuña para eliminar una pequeña parte del pulmón donde está el tumor más un tejido sano circundante.

    Resección segmentaria para eliminar una parte más grande del pulmón, pero no un lóbulo entero.

    Lobectomía para eliminar el lóbulo entero de un pulmón.

    Neumonectomía para eliminar un pulmón entero.

    Radioterapia: la radioterapia usa haces de energía de gran potencia, de fuentes como los rayos X o los protones, para destruir las células cancerosas. Durante la radioterapia, te recuestas sobre una camilla mientras una máquina se mueve a tu alrededor y dirige la radiación a puntos específicos del cuerpo.

    Quimioterapia: la quimioterapia utiliza medicamentos para destruir las células cancerosas. Es posible que te administren uno o más medicamentos de quimioterapia a través de una vena del brazo (vía intravenosa) o por vía oral. Por lo general, se administra una combinación de medicamentos en una serie de tratamientos, durante un período de semanas a meses, con descansos en el medio, para que puedas recuperarte.

    Radioterapia corporal estereotáctica: la radioterapia corporal estereotáctica, también conocida como radiocirugía, es un tratamiento de radiación intensa que dirige muchos haces de radiación al cáncer desde muchos ángulos. La radioterapia corporal estereotáctica se suele completar en una o en unas pocas sesiones de tratamiento.

    Terapia con medicamentos con diana específica: los tratamientos con medicamentos con diana específica se enfocan en anomalías específicas presentes dentro de las células cancerosas. Al bloquear estas anomalías, los tratamientos con medicamentos con diana específica pueden producir la muerte de las células cancerosas.

    Inmunoterapia: en la inmunoterapia, se utiliza tu sistema inmunitario para combatir el cáncer. El sistema inmunitario que lucha contra las enfermedades de tu cuerpo puede no atacar el cáncer porque las células cancerosas producen proteínas que las ayudan a esconderse de las células del sistema inmunitario. La inmunoterapia funciona porque interfiere en ese proceso.

    Factores de riesgo

    Hay varios factores que pueden aumentar el riesgo de cáncer de pulmón. Algunos factores de riesgo se pueden controlar, por ejemplo, dejar de fumar. Sin embargo, otros factores no se pueden controlar, como los antecedentes familiares.

    Los factores de riesgo de cáncer de pulmón comprenden lo siguiente:

    Tabaquismo. El riesgo de cáncer de pulmón aumenta con la cantidad de cigarrillos que fumes por día y la cantidad de años que hayas fumado. Dejar de fumar a cualquier edad puede disminuir mucho el riesgo de tener cáncer de pulmón.

    Exposición al humo de otros fumadores. Incluso si no fumas, el riesgo de cáncer de pulmón aumenta si estás expuesto al humo de otros fumadores.

    Radioterapia previa. Si te has sometido a radioterapia en el pecho por otro tipo de cáncer, puedes tener un mayor riesgo de presentar cáncer de pulmón.

    Exposición al gas radón. El radón se produce por la descomposición natural del uranio en el suelo, las rocas y el agua y, con el tiempo, se vuelve parte del aire que respiras. Los niveles peligrosos de radón se pueden acumular en cualquier edificio, incluso en los hogares.

    Exposición al asbesto y otras sustancias carcinógenas. La exposición laboral al asbesto y otras sustancias que se demostró que producen cáncer (como el arsénico, el cromo y el níquel) también puede aumentar el riesgo de tener cáncer de pulmón, sobre todo si eres fumador.

    Antecedentes familiares de cáncer de pulmón. Las personas con un padre, hermano o hijo con cáncer de pulmón tienen un mayor riesgo de desarrollar esta enfermedad.

    Fuente consultada aquí

    Licenciada en Comunicación Social egresada de la Universidad de Los Andes, Táchira, Venezuela. Locutora Certificada por la Universidad Central de Venezuela. Redactora de Medicina y Salud Pública.

    Mas noticias de Oncología-Hematología