Las nuevas armas contra el cáncer: terapias, vacunas y nanotecnología

Una luz de esperanza en el tratamiento del cáncer de páncreas, uno de los más agresivos.

Yolimarian Torres


Las nuevas armas contra el cáncer: terapias, vacunas y nanotecnología

La lucha contra el cáncer es constante y gracias a los avances médicos no termina. Pues los avances científicos han logrado terapias más eficaces, nanotecnología e incluso vacunas contra tumores en un futuro próximo, la situación puede estar a punto de dar un giro.

El cáncer es la segunda causa de muerte en el mundo y en las últimas décadas han visto cómo esta enfermedad cobra cada vez más vidas, pero también cómo los avances de la ciencia y la tecnología permiten que, cada vez con más frecuencia, tener cáncer no es sinónimo de muerte.

Avances en inmunoterapia

Se han demostrado importantes desarrollos en las medicinas utilizadas en inmunoterapia, que preparan el sistema inmunológico para reconocer y destruir las células cancerígenas.

Estos avances han permitido tratar cánceres que no podían curarse en la última década. Sin embargo, hay que tener en cuenta que es una terapia que depende de los tipos de cáncer que enfrenta y que funciona solo en cerca de un cuarto de los pacientes. 

Los centros de investigación se han enfocado en "aumentar el porcentaje de pacientes con respuesta significativa a la inmunoterapia", de acuerdo con Christophe Le Tourneau, director de la investigación clínica del Instituto Curie en Francia.

Uno de los avances prometedores es el desarrollo de anticuerpos capaces de reconocer una proteína específica en las células cancerígenas "que podrían ayudar al cuerpo a destruir dichas células", explicó a AFP Axel Kahn, presidente de la Liga francesa contra el cáncer.

Los estudios también se han volcado en la inmunoterapia después de la quimioterapia. El tratamiento inicial crea mutaciones en las células del cáncer que pueden ser detectadas de manera más fácil por el sistema inmune y luego atajarlas.

imagen-cuerpo

Otra técnica que está dando frutos es la terapia de inhibidores de punto de control inmunitario (ICIs en inglés). Cuando las proteínas que contienen las células del cáncer se asocian con las células inmunes, estas envían una señal de "apagado" al resto del sistema inmunitario, inhabilitando las defensas naturales del cuerpo.

Los inhibidores de punto de control inmunitario bloquean este "asocio", permitiendo que las células T asesinas (linfocitos que luchan contra las infecciones en el cuerpo) encuentren y destruyan el patógeno.

Gracias a esta técnica los pronósticos han mejorado, en especial en el caso de algún melanoma así como el cáncer de pulmón.

Este tratamiento también da nuevas esperanzas para el 10-15% de pacientes con cáncer de mama "triple negativo" (más agresivo que el cáncer de seno positivo al receptor de estrógeno). Estos son tumores que no contienen ni receptores hormonales ni proteína HER2 (receptores en las células mamarias).

Un estudio del medicamento Durvalumab publicado este mes en 'Nature Medicine', mostró que el anticuerpo era en cierto modo eficaz en cerrarle a los tumores la posibilidad  de evadir el sistema inmunitario.

Vacunar tumores

Otros ensayos se dirigen hacia maneras de explorar la eficacia de ciertas vacunas para tratar tumores.

La firma biotecnológica francesa Transgene está desarrollando un tratamiento que combina la inmunoterapia y el vector viral de la vacuna, un virus modificado que da instrucciones al cuerpo contra el cáncer.

Un ensayo clínico similar se está llevando a cabo para tratar a pacientes con cáncer de oído, nariz y garganta.

El centro para el tratamiento del cáncer Oncopole de Toulouse, suroeste de Francia, y que está llevando a cabo esta investigación, aseguró que el tratamiento actúa como un "servicio de reconocimiento facial" para el sistema inmunológico. Y así detecta células cancerígenas y aprende a destruirlas, un poco como funcionan algunas vacunas.

Predecir tratamientos más efectivos

Analizar la estructura y la genética del cáncer es clave no solo en el pronóstico -qué tan probable es que un paciente se recupere- sino también en qué opciones de tratamiento existen.

"Ese es el punto central: no sirve dar ciertos tratamientos a gente que no va a beneficiarse de estos y es crucial que aquellos que sí, los reciban", dijo Eric Solary, director científico de la Fundación Arc.

Entender mejor ciertas mutaciones en las células cancerígenas y en cómo funcionan las células inmunes están ayudando a los médicos a escoger tratamientos más precisos.

Nanotecnologías

Otro campo que está llamando la atención es la posibilidad de usar nanocápsulas, cubiertas microscópicas de meta o grasa en moléculas de fármacos ya existentes.

Solar explica que la idea de esto es una mejor distribución de los medicamentos en el cuerpo del paciente, permitiéndole que este "vaya directamente a las células de los tumores y evitar dañas células sanas".

En la misma línea, los investigadores están buscando usar la bacteria de la salmonela modificada genéticamente para destruir tumores desde el interior, donde tratamientos tradicionales como la quimioterapia no logran penetrar.

Fuente: France 24


Artículos Relacionados