Regreso a clases en Puerto Rico: ¿mayor riesgo de propagación del COVID-19?

Diana Castañeda
Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

Pese a que los niveles de contagio por el SARS-CoV-2 en América Latina continúan en aumento, varios países de este continente, incluyendo Puerto Rico contemplan la posibilidad de retomar las clases presenciales o en altenancia en las escuelas privadas y oficiales.

No obstante el repunte por el COVID-19 hace replantear esta decisión, aunque el debate en las diferentes organizaciones de salud y educación deja un enigma en el panorama de la educación mundial.

Si bien es cierto que la UNICEF advirtió que el nuevo coronavirus ha afectado a 1.200 millones de estudiantes en el mundo, la OMS junto con la mayoría de padres de familia y maestros aseguran que es mejor continuar con la educación virtual, por lo menos mientras se aprueba un tratamiento para contrarrestar este virus.

Educación prepara protocolos de salubridad para regreso a clases en Puerto Rico

Esta semana la Gobernadora de Puerto Rico, Wanda Vázquez Garced mencionó que aunque este ha sido un año escolar atípico es importante tener los mejores recursos para asistir a los estudiantes, y que, el apoyo socioemocional es pieza clave durante esta situación.

Así que el Departamento de Educación comenzó un proceso para la contratación de 857 psicólogos y 850 enfermeros escolares para el año escolar 2020-2021, un proyecto que forma parte de las medidas de seguridad y salud para las comunidades escolares del sistema público.

Ante esto Educación decidió atrasar el inicio de las labores presenciales de los maestros hasta la próxima semana, por lo que el secretario Eligio Hernández sugirió que durante ese tiempo se orienten a los estudiantes sobre el uso de teléfonos y aplicaciones para clases virtuales. Mencionó el Nuevo Día a través de una publicación.

Controversia por las diferentes recomendaciones de la ONU y la OMS 

Mientras la Organización Mundial de la Salud, OMS, sigue advirtiendo en que una reapertura prematura de las escuelas podría empeorar la situación, el secretario general de las Naciones Unidas, ONU, Antonio Guterres considera que no abrir las escuelas pronto puede ocasionar una “catástrofe generacional”.

Entre tanto, algunas investigaciones científicas sugirieron recientemente que, los niños pequeños no transmiten fácilmente el virus, pero que, los mayores de 10 años lo contagian igual que un adulto. Empero, su leve sintomatología, incluso la ausencia de síntomas los puede convertir en transmisores silenciosos.

Por su parte, el secretario de la ONU a través de un video para lanzar un informe sobre el impacto de los cierres de las escuelas, resaltó las cifras que evidencian la afectación de la educación en los niños y jóvenes, y alertó sobre las consecuencias que está alcanzando esta crisis en los más chicos.

“Ahora estamos enfrentando una catástrofe generacional que podría desperdiciar un potencial humano incalculable”, afirmó Guterres en su pronunciamiento y añadió que esta catástrofe podría “socavar décadas de progreso y exacerbar desigualdades arraigadas”. El mensaje hacía parte de la campaña “Save our future” o “Salva nuestro futuro”.

De otro lado, la OMS asegura que la apertura de las escuelas en este momento empeoraría la situación actual y que, la salud de los niños debe primar sobre cualquier otra cosa.

La Revista Medicina y Salud Pública (MSP) consultó con la doctora Vanessa Santini, especialista en pediatría y expresidenta de la Sociedad de Puertorriqueña de Pediatría, quien inició comentando que: “Estamos ante una situación nobel, así que, los profesionales de la salud debemos hacer nuestras recomendaciones basados en lo que está pasando el día de hoy. Nosotros también estamos aprendiendo de este virus que es nuevo para el mundo entero”.

Por su parte, la doctora Carmen Suárez, presidenta de la Sociedad Puertorriqueña de Pediatría expresó a la Revista MSP que, de igual forma, la doctora Suárez mencionó que desde la Sociedad Puertorriqueña de Pediatría entienden que se están realizando capacitaciones al personal con el fin de evitar la propagación del virus en estos centros escolares.

Sin embargo, la preocupación de los padres va más allá de una pérdida de año escolar y temen exponer a sus hijos ante el virus que todavía está en su pico alto de contagio.

“La situación es que muchas madres y padres trabajan y tienen necesidad de que alguien se quede con los menores. Así que lo que está sucediendo ahora en el país es entrenando a la población que va a estar al cuido de todos esos infantes para poder reabrir con las medidas de precaución” aduce la galena.

Pero ¿están los países realmente preparados para una reapertura escolar? Un nuevo documento de la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que reabrir las instituciones educativas puede ser algo precipitado en esta época, ya que todavía no se sabe con exactitud la transmisión y la gravedad del coronavirus en los niños, y pide que antes se reflexione sobre la epidemiología de la zona en la que se encuentran los centros de educación y sus capacidades de mantener las medidas de higiene.

Ventajas psicosociales del regreso a clases durante la pandemia, según la AAP

La más reciente recomendación de la American Academy of Pediatrics (AAP) dice que los niños aprenden más cuando están en la escuela. Sin embargo, para volver a la escuela en persona se deben establecer ciertas medidas para mantener seguros a los estudiantes y al personal.

El Health Children publicó las recomendaciones dadas por la AAP basadas en lo que los pediatras y especialistas en enfermedades infecciosas saben sobre el COVID-19 y los niños. Hasta ahora la evidencia sugiere que los niños y los adolescentes son menos propensos a tener síntomas o enfermarse de gravedad de la infección. También parece que son menos propensos a infectarse o a propagar el virus.

Las escuelas brindan más que estudios académicos a los niños y a los adolescentes. Además de lectura, escritura y matemáticas, los niños aprenden habilidades sociales y emocionales, hacen ejercicio y tienen acceso a servicios de ayuda para la salud mental y otras cosas que no se pueden ofrecer por medio del aprendizaje en internet. Para muchas familias, la escuela es donde los niños reciben alimentos saludables, tienen acceso al internet y otros servicios vitales.

“Hay unos servicios psicosociales que no se les pueden brindar a los niños estando en la casa. Los administradores de las escuelas deben enseñar y educar a los padres y a los maestros, porque habrá casos positivos para COVID-19 y todos deben saber cómo actuar”, adujo la doctora Vanessa Santini para MSP.

Los niños: los menos vulnerables pero el mayor foco de contagio

Si bien es cierto que los menos afectados ante este virus han sido los infantes, también es de considerar que, por ser pacientes asintomáticos -en su mayoría- pueden ser el mayor foco de propagación del nuevo coronavirus.

Ante esto, el doctor Orlando Brinn, especialista en salud infantil se refirió durante entrevista con la Revista MSP recordando que la educación virtual ha sido muy favorable en esta época y que, se puede seguir promoviendo.

“Tenemos que tener mucho cuidado porque son nuestros niños (…) Sin embargo, los niños pueden ser asintomáticos y pueden llevar el virus a sus casas. A los estudiantes es necesario darles un periodo de preparación, hablar con ellos sobre los cuidados y las precauciones para que puedan comenzar a salir a sus clases y tranquilizarlos, enseñarlos a toser y usar las mascarillas”, recomendó el pediatra.

Vea aquí la entrevista completa con el Dr. Orlando Brinn

Además, el galeno boricua explicó que la Asociación Americana de Pediatría recomienda que cualquier persona que esté en contacto con niños debe hablarles del virus y manifestarles las precauciones que se deben tener en esta época.

Entre tanto, los pediatras coincidieron en que, si un niño presenta síntomas como catarro, fiebre u otras manifestaciones debe quedarse en casa y flexibilizar la educación virtual hasta que baje el nivel de contagios por COVID-19.

Asimismo, la presidenta de la Sociedad Puertorriqueña de Pediatría concluyó que “oficialmente no se ha dicho nada, así que yo todavía no puedo decir que en agosto, que es el mes que en Puerto Rico comienza el curso escolar regular, se comience. No hay información sobre eso. Todavía hay muchos colegios privados que están viendo las alternativas, considerando la educación por Internet, pero tampoco se ha manifestado nada en concreto de lo que va a pasar en agosto con las escuelas”.

Recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría (AEP) ante la apertura de las escuelas

La doctora María José Mellado, presidente de la Asociación Española de Pediatría (AEP) subraya a través de una publicación expuesta en un comunicado sobre la importancia de “prever adecuadamente cómo y en qué condiciones debe producirse la vuelta a los colegios, y qué medidas son necesarias desde una visión de salud pública para garantizar la seguridad de los menores y minimizar el riesgo de transmisión”.

Al respecto, la AEP propone que en cuanto la situación epidemiológica lo permita, se organice la reapertura de todas las actividades escolares.

“Esta reapertura deberá será paulatina y progresiva y deberá contemplar recomendaciones específicas para cada grupo de edad, siendo su aplicación y la incorporación a las actividades habituales educativas de cada grupo de alumnos consensuada con los expertos en educación”, comenta la doctora Mellado.

Decisión de la OMS

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda no abrir las instituciones educativas hasta no tener una vacuna o al menos un tratamiento con el que se pueda contrarrestar este nuevo virus.

¿Qué debería considerarse al decidir el cierre o la reapertura de escuelas?

La decisión de cerrar parcialmente o reabrir las escuelas debe guiarse por un enfoque basado en los riesgos para maximizar la educación y beneficio para la salud de los estudiantes, profesores, personal y la comunidad en general, y ayudar a prevenir un nuevo brote de COVID-19 en la comunidad.

La OMS, el UNICEF y la FICR han publicado directrices sobre la prevención y el control de COVID-19 en las escuelas considerando una evaluación general de los riesgos para la salud que incluyen los factores epidemiológicos, el sistema de salud y las capacidades de salud pública, la comunidad y la capacidad del gobierno para mantener el apoyo social y económico a los más vulnerables.

En un marco reciente de al reabrir las escuelas, los asociados ponen de relieve seis dimensiones clave que deben tenerse en cuenta al planificar: la política, la financiación, las operaciones seguras y el aprendizaje, llegando a los más marginados y a los que están más protegidos.

Comentarios

X