La quimio-inmunoterapia eleva la supervivencia en el agresivo cáncer de pulmón

Análisis aporta datos de supervivencia global y supervivencia libre de progresión que confirman los grandes beneficios de tratar los estadios intermedios con nivolumab.

Pedro Felipe Cuellar

    La quimio-inmunoterapia eleva la supervivencia en el agresivo cáncer de pulmón

    Segun los resultados del estudio NADIM II, realizado por el Grupo Español de Cáncer de Pulmón (GECP), el uso de este tipo de quimio-inmunoterapia:

    "Confirma la superioridad de esta combinación en casos con tumores potencialmente operables, estadio IIIA-B. Se trata de un grupo heterogéneo de pacientes, muchos de ellos con enfermedad no metastásica, pero con tumores de gran volumen, que con la combinación de quimioterapia más nivolumab logran no solo que se reduzca, sino que en muchos casos desaparezca la enfermedad", confirmó el presidente del GECP e investigador principal, Mariano Provencio.

    Datos del estudio, desarrollan que un 36,8% de los casos logra una reducción del tumor en su totalidad; a diferencia del enfoque tradicional, en el cual se trata con quimioterapia una vez ya se ha hecho la cirugía, que arroja un total de 6 % de pacientes. 

    Este estudio, NADIM II, reclutó 86 pacientes procedentes de 20 centros hospitalarios, destacan que, además de la reducción tumoral, los pacientes tratados con quimio-inmunoterapia tienen mayor supervivencia.

    "A los 2 años, un 84,7 % de los pacientes tratados en NADIM II con quimio-inmunoterapia sigue vivo, frente al 63,4 % de la rama tratada únicamente con quimioterapia", detalla Provencio.

    Además, con el nuevo esquema, un 66 % de los pacientes que sobrevivieron sin que el tumor volviera a progresar a lo largo de 24 meses, frente al 44 % de la rama a la que se le administró el tratamiento tradicional.

    "Es posible que más personas se operen con este enfoque porque este tratamiento es más efectivo para reducir el tamaño del tumor, sin agregar mucha toxicidad", subraya Provencio.

    Este enfoque de tratamiento, además, permitiría elevar el número de pacientes que finalmente pueden ser operables: el 93 por ciento de los pacientes del grupo de terapia combinada se sometieron a cirugía después del tratamiento, en comparación con el 69 por ciento de la otra rama.

    Con los datos de NADIM II, el GECP confirma finalmente que la quimio-inmunoterapia antes de cirugía reporta mejoras significativas. "No estamos hablando de un fármaco únicamente. Hablamos de un cambio en el abordaje y la estrategia terapéutica que implica a muchos profesionales: patólogos, cirujanos, oncólogos o radioterapeutas. Hemos encontrado una mejora significativa que puede encaminarnos a la cura de un gran número de estos pacientes después de décadas sin avances", concluye el investigador.

    Fuente consultada aquí

    Mas noticias de Oncología-Hematología