Inmunooncología, la nueva hazaña en el tratamiento del cáncer

Con el despliegue de la nueva terapia el abordaje del cáncer entra poco a poco en una nueva era. Los estudios científicos comienzan a avalar su eficacia en estadios intermedios de la enfermedad, en fases avanzadas ya está contrastada.

Yolimarian Torres


Inmunooncología, la nueva hazaña en el tratamiento del cáncer

La  inmunooncología es una estrategia indirecta que consiste en estimular el sistema inmunitario del paciente para que reconozca las células cancerígenas y detenga su crecimiento o las destruya, a diferencia de las terapias convencionales que actúan directamente sobre el tumor.

Con la más reciente demostración de efectividad de la terapia biológica en contra de los distintos tipos de cáncer, los estudios científicos comienzan a avalar su eficacia en estadios intermedios de la enfermedad, en fases avanzadas ya está contrastada.

Recordemos que durante el siglo XX se registraron tres grandes avances contra esta enfermedad, es decir, la radioterapia, la quimioterapia y las terapias dirigidas abrieron el camino al control de la primera causa de muerte en el mundo.

El gran avance del siglo XXI

Este nuevo siglo se ha irrumpido con el cuarto avance conocido como la inmunooncología y es importante recalcar que muchas de sus posibilidades terapéuticas todavía están en investigación y, según los especialistas, su aplicación médica tiene un largo camino por delante. 

Sin embargo, este avance ha demostrado ser muy eficaz y la investigación clínica en fases avanzadas, por lo que ahora se dirige a comprobar si ese beneficio se puede trasladar a personas con neoplasias en etapas más precoces.

Estudios recientes

En los tumores de pulmón los resultados son prometedores. El estudio Nadim, del Grupo Español de Cáncer de Pulmón (GECP), publicado en Lancet Oncology el año pasado lo confirma. Un grupo de pacientes con tumores en estadios intermedios recibieron tratamiento con inmunoterapia y quimioterapia previamente a la cirugía.

Una de las ventajas de la terapia biológica es que actúa sobre las células malignas sin dañar las sanas, reseña el documento, que a su vez refiere que, la razón es que en algunos casos el sistema inmunitario, una vez estimulado, no distingue entre atacar al tumor y arremeter contra otras partes del organismo que, equivocadamente, identifica como anómalas. La otra gran ventaja es una cualidad del sistema inmunitario es su memoria.

Entre los inconvenientes, el más importante es que se trata de una terapia lenta, ya que el sistema inmunitario responde progresivamente al estímulo que le proporcionan los medicamentos.

Un futuro prometedor

Pensar que la inmunooncología servirá en el futuro para todos los enfermos de cáncer en cualquier circunstancia es probablemente una utopía. Sin embargo, está en pleno despliegue y no es aventurado decir que sus posibilidades son enormes. Una de las claves de su eficacia está en seleccionar bien qué paciente y en qué momento determinado de su enfermedad necesita estos medicamentos. 

La cuarta pata en el abordaje del cáncer, junto a la quimioterapia, la radioterapia y la cirugía, todavía tiene que alcanzar la madurez, pero todos los especialistas coinciden en que el tratamiento de la enfermedad ha entrado en una nueva era con la terapia biológica

imagen-cuerpo

imagen-cuerpo

imagen-cuerpo

imagen-cuerpo

Tags:Cáncer

Artículos Relacionados