Médicos trabajan para reducir los efectos secundarios de tratamientos de VIH sobre el riñón

Más de 100 médicos fueron parte de la Convención de la Asociación de Médicos Tratantes de VIH de Puerto Rico. Al centro, doctor Luis Quezada, nefrólogo.

Más de 100 médicos fueron parte de la Convención Número 14 de la Asociación de Médicos Tratantes de VIH en Puerto Rico, colectivo que fue entrenado en los últimos avances de tratamientos contra el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), especialmente en escoger aquellos que provoquen menos efectos secundarios a los riñones de esta población.

La Convención, que se llevó a cabo en un hotel de Dorado, incluyó conferenciantes destacados en el tratamiento de VIH en Puerto Rico como el doctor Iván Meléndez y especialistas en nefrología como el doctor Luis Quezada, quien impartió en conocimiento a los médicos sobre el manejo clínico en medicamentos para ayudar a reducir los efectos secundarios sobre los riñones de estos pacientes.

La doctora Vilmary Sierra, quien preside la asociación desde el 2011, sostuvo que también muchos de los pacientes con VIH en la isla registran daños renal por las distintas comorbilidades que presentan más allá de la infección crónica.

“Los pacientes con hipertensión y diabetes ya se saben que tendrán un poco de daño en el riñón. Se piensa que el medicamento Tenofovir que afecta el área renal”, señaló.

“Necesitamos conocer sobre los avances en estos tratamientos con menos efectos secundarios para mejorar la calidad de vida al paciente”, afirmó.

Otro dato que la doctora Sierra resaltó es que el el VIH afecta hoy a más envejecientes y jóvenes varones, ya sea por la falta de protección durante las relaciones sexuales o porque “ya no ven a nadie morir por la enfermedad”.

“Tenemos que reforzar el conocimiento sobre la importancia de la prueba del VIH y más en aquellos médicos que identifiquen a pacientes en riesgos. Se siguen necesitando especialistas en VIH porque sigue siendo un problema de salud pública”, sentenció la especialista.

“Uno sí puede vivir con el virus. El paciente será totalmente funcional. Lo que tienen que saber es que una vez se contraiga el virus deberán tomar pastillas de por vida que tienen sus efectos secundarios y el tratamiento aumenta si se tienen otras enfermedades. Por eso se necesita más conciencia sobre la enfermedad”, formuló.

Entre los entrenamientos clínicos adicionales que recibieron los médicos figuraron el tratamiento contra la Hepatitis C, el control y manejo de los antibióticos, la epidemiología del VIH en Puerto Rico y otras.

Comentarios

X