Johnny Rullán, médico de entera credibilidad para el pueblo

Johnny Rullán, médico de entera credibilidad para el pueblo Doctor Johnny Rullán.

Jean Mitchelle Vélez
Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

La gente lo que me dice son dos cosas constantemente: ‘usted tiene credibilidad’ y la segunda que doy cara, que no se asusta y no se esconde, y si no lo sabe lo busca y lo resuelve“, afirmó el doctor Johnny Rullán en entrevista con MSP.

Por más de 20 años, el médico laboró en el sector público siendo el epidemiólogo del Estado y el secretario del Departamento de Salud (DS) de Puerto Rico. Pero solo fue hasta el 2012 cuando aprovechó su retiro para continuar su práctica privada. Sin duda alguna, Rullán se ha convertido en el médico en que el pueblo y los medios de comunicación recurren como primera fuente cuando ocurre alguna situación de salud pública en el país.

Quien me llama sabe que voy a tratar de resolver su problema. Cuando estaba de secretario, averiguaron donde vivía, y me dejaban en el buzón entre ocho a diez sobres por día de necesidades familiares. Los llevaba a salud y lo resolvimos a cada uno. Cuando yo me enfermé, esas ocho a diez personas se dieron cuenta y empezaron mandarme regalos a mi casa. La lección que aprendí: ‘Tú nunca te acuerdas a quién ayudas, pero el que recibe ayuda nunca olvida quien lo ayudó’. Yo jamás pensé que algún día yo iba a estar en el otro lado. Recibí constantemente regalos de esas personas que ayudé, y eso me enseñó increíblemente de que tienes que dar cara y ayudar a resolver su problema”, reveló el médico quien se graduó de la Escuela de Medicina de la Universidad de Puerto Rico en el año 1982.

Recientemente Rullán tuvo una recaída con su cáncer mieloma múltiple, pese a que recibió un trasplante y 12 años después, recibió un segundo trasplante -que se estimaba duraría unos 15 años pero apenas alcanzó 10 meses-. Se dio cuenta del mismo cuando comenzó con problemas en el hombro izquierdo afectando el manguito rotador y el húmero. Actualmente se encuentra en el cuarto ciclo de tratamientos con quimioterapias, radioterapias e inmunoterapia. Luego de la quinta sección, adelantó que comenzarán estrategias de curación. “Estoy bastante envuelto en recuperar mi salud. Mi calidad de vida es un 100% y los medicamentos que me dieron son muy buenos“, continuó.

Notoria trayectoria

En sus comienzos detalló que fue muy complicado estudiar o entrar en una escuela de medicina en la época de los 80, ya que había un gran auge de personas interesadas en la medicina. Estudió en Northwestern University en Illinois, obteniendo el grado como pre-médico y luego continuó medicina en la Universidad de Puerto Rico.

Desde bien temprano yo bregué con el estrés de que no querían que uno estudiara medicina porque ya habían muchos interesados en ella y me adapté trabajando mucho desde la biblioteca hasta la medianoche. Cogí buenos hábitos de estudio y cuando estuve en la IUPI no fue difícil porque estaba acostumbrado al estrés. Me gradué en el 82 e hice internado en Centro Médico (1983) en la residencia en medicina preventiva y salud pública en John Hopkins University. Fueron años buenos porque estaba empezando la epidemia del sida y había mucho interés en la parte de salud pública y epidemiología, por ser una enfermedad que mataba a tantas personas y era nociva”, contó el puertorriqueño, quien ha vivido las etapas de curas y tratamientos de la terrible enfermedad de la cual ya existen tratamiento efectivos que evitan la propagación y reducen el número de casos.

Además, tuvo la oportunidad de estar tres meses en Londres viendo cómo estudiaban las enfermedades venéreas. Más adelante en 1985 fue aceptado en el programa prestigioso Epidemic Intelligence Service (EIS) del CDC en Atlanta, donde se preparó en epidemiología intervencional.

Dedicó su vida al servicio público a través del DS

En ese entonces existían los puestos de carrera o permanentes dentro del sistema público de la isla, que mientras entrenaba en el CDC, sus mentores se dieron cuenta de que existía la posición para coger la jefatura del DS, la cual solicitó y permaneció hasta el año 2012.

Me aceptaron en el puesto permanente, y eso fue bien importante porque el resto de los compañeros que venían del CDC venían con plazas federales y solo estaban un tiempo, este era un puesto de carrera. Dediqué mi tiempo de información para acción. Yo le daba la información al secretario de salud para que tomara la acción. De los años que estuve, le pedía a los epidemiólogos información para yo tomar acción. Ocupé los dos puestos, secretario de salud y epidemiólogo del estado”, recordó.

El dinero que uno gana en salud pública no es suficiente, al menos para mi no es suficiente, y yo enseñaba en la escuela de salud pública, y como consultor de diferentes grupos y nunca pude quedarme 100% en el DS, por la ley 100 me permitían trabajar en conjunto con la UPR”, enfatizó.

Sigue la lucha del VIH-Sida e influenza

Ahora que el presidente declaró que quiere erradicar el VIH en Puerto Rico, que durante toda mi carrera VIH-Sida era un tema prominente. Si se erradica en el 2030 habremos tenido 45 años de haber bregado con ella. La carrera mía era a la par del tiempo que duró el sida. Lo más importantes para mi, es la falta de entendimiento de la población de Puerto Rico al respecto de la responsabilidad de vacunarse contra influenza todos los años. Estas navidades llegaron más temprano y habrá mucho sufrimiento si no se vacunan. El tiempo adecuado es antes del 31 de octubre, pero en Puerto Rico no llegamos al 90% la inmunidad de ganado necesaria para controlar esa enfermedad, solo llegamos a un 25. Hay una dejadez y desinterés, igual que en Ciencias Forenses, la dejadez, la falta de urgencia de completar la tarea que se le asignan. A mi me dieron tres meses para montar todas las clínicas (de VIH) una en las ocho regiones de la isla y la inauguramos en 1990 todas a ala vez, y a partir de esa fecha hoy día han pasado más de 35 mil pacientes VIH sin pagar un centavo”, dijo, al tiempo en que agregó que puso al día el registro de cáncer que estaba obsoleto por nueve años y lo trabajo en apenas tres años.

Le sale al paso a empleados públicos y al gobierno

Rullán insinuó que la persona que trabaje en el gobierno tiene que ejercer su labor independientemente las condiciones en que te entreguen la tarea. “Te lo dieron mal o no tú como servidor público, tu responsabilidad es ponerlo al día para el pueblo, es una cosa que me enseñaron mis mentores el doctor Izquierdo Mora, Enrique Méndez […] Son personas que en aquel tiempo eran servidores públicos y para ellos no había excusa y había que trabajar más“.

MSP le preguntó si sus colegas que han trabajado y trabajan en el DS están ejerciendo su labor como corresponde, a lo que respondió: “No soy quien para evaluarlo, pero lo que estoy viendo en el Negociado de Ciencias Forenses y viendo los familiares sufrir porque hace veintipico de días mandaron el cuerpo y no se lo han devuelto eso es bien preocupante“. También, recomendó en que el Departamento de Educación, el Negociado de la Policía de Puerto Rico y el DS, “no deben correr bajo instrucciones del gobernador, porque se politiza y se pierde la continuidad“.

Nosotros comenzamos con Salud Recomienda que era una campaña donde a los diferentes establecimiento de comidas y supermercados le pusimos un corazón a la comida saludable. Fue un programa exitoso que duró cuatro años, hubo un cambio de gobierno, un cambio de actitud se cayó. Hoy día el 66% de la población en la isla es obesa. El problema de Puerto Rico es uno de nutrición y cuando más lo necesitamos lo quitamos”.

MSP: Si algo funciona, ¿por qué quitarlo?

JR: “Porque lo trajo el doctor Rullán. Lo que suena a Rullán apesta“, exclamó.

MSP: Si le ofrecen un puesto de confianza, ¿lo toma?

JR: “Lo cogería si fuese a 10 años como está en mis libros. Yo no estoy dispuesto a coger puesto político de nadie, esté el gobernador que esté“.

Mirada al retiro parcial

El epidemiólogo no tiene planes de retirarse en un 100%, pese a que reconoció, que por su enfermedad, ha tenido que disminuir el tráfico de trabajo, que desde su retiro en el gobierno ha ejercido como consultor a través de su compañía.

Sin embargo, al preguntársele por su retiro total respondió que se quedaría con las charlas médicas que le surjan y, actualmente, está trabajando en un tercer libro que preliminarmente tendría de titular “el analfabeta en salud“.

Trata de cómo nosotros no entendemos por qué tenemos que hacer las cosas y entramos en la tonelada de rehabilitación, cuando debe invertirse en prevención. La prevención vale más que la rehabilitación, estamos gastando más del 80 en rehabilitación. Están hablando de prevención y no lo están haciendo”, expresó.

A su vez indicó que si se dividen los fondos de salud en 80% prevención, en vez de prevención el 15% en la cura y 5% en rehabilitación habrá cambios notorios en el sistema de salud.

X