Difícil para los médicos generalistas distinguir la enfermedad de Crohn

Dra. Esther Torres, gastroenteróloga experta en el tratamiento de ambas Enfermedades Inflamatorias del Intestino (EII) en Puerto Rico.

El diagnóstico de la enfermedad de Crohn se ha convertido en una tarea cada vez más difícil para los médicos generalistas ya que las manifestaciones más frecuentes son los dolores intestinales, diarreas, estreñimiento, cansancio, falta de apetito, fiebre, pérdida de peso y abdomen hinchado.

Hoy día estos síntomas se presentan con gran frecuencia en otras enfermedades, siendo los médicos generalistas quienes deberían estar atentos a los síntomas clave, especialmente en la actualidad cuando la mayoría de los pacientes dependen de un referido de su doctor primario para comenzar a recibir tratamientos adecuados a través de un gastroenterólogo, entre otros sub especialistas.

«Hay que darle credibilidad y escuchar lo que cuenta el paciente en todo momento, no quedarse siempre dentro de la misma cajita. Los médicos debemos pensar siempre antes de hacer un diagnóstico y lo mejor sería consultar el caso», mencionó la doctora Esther A. Torres, catedrática de la Escuela de Medicina de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Ciencias Médicas durante su ponencia titulada «Reconociendo la enfermedad del Crohn», ante una audiencia compuesta en su gran mayoría por médicos de cabecera, quienes se dieron cita en el Hotel Verdanza en Isla Verde para participar en el conversatorio «Conociendo al paciente con Enfermedad Inflamatoria Intestinal».

Torres quien también es directora del Centro de Enfermedades Inflamatorias del Intestino y de la Unidad de Investigación de Gastroenterología de la Universidad de Puerto Rico, agregó que el diagnóstico inicial muchas veces se retrasa porque los médicos generalistas no realizan los estudios pertinentes y suelen abordar la condición como si se tratara de una intoxicación alimentaria y en ocasiones la han confundido hasta con un cáncer de colon.

«Es bien importante señalar que estas enfermedades (Colitis Ulcerosa y enfermedad de Crohn) no son las más comunes del mundo. Si miramos el historial de estas enfermedades, pasan de 2 a 3 años entre el momento en que el paciente empieza a presentar síntomas, hasta que se hace un diagnóstico definitivo», indicó Torres en un aparte con la Revista Puertorriqueña de Medicina y Salud Pública (MSP), y añadió que la cifra de personas diagnosticadas con esta condición en la Isla ronda los 2,000 a 3,00 pacientes, según un estudio realizado por Torres en el 2005.

«Un dato bien importante que encontramos en ese estudio fue que los pacientes que estaban asegurados por la reforma eran muchísimo menos que los pacientes de planes comerciales. Continuamos indagando sobre este particular y pudimos ver que estos pacientes se tardaban mucho más porque tenían que conseguir un referido, contrario a los del plan privado que tan pronto le da un dolor de barriga tienen la libertad de acudir a un gastroenterólogo», señaló la especialista.

Entre los síntomas más prominentes de estas enfermedades, Torres pudo identificar que, en el caso de Colitis Ulcerosa, una pérdida dramática de peso y dolor abdominal crónico y recurrente podrían ser indicios de que el paciente tenga esta condición.

En cuanto a la enfermedad de Crohn, la presencia de sangre en las heces fecales sería razón suficiente para realizar una intervención endoscópica de modo que se pudiera descartar o confirmar la enfermedad.

Irene Villamil, catedrática auxiliar del Departamento de Medicina Interna y Gastroenterología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Ciencias Médicas.
Irene Villamil, catedrática auxiliar del Departamento de Medicina Interna y Gastroenterología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Ciencias Médicas.

No se trata de seguir una dieta específica

Irene Villamil, catedrática auxiliar del Departamento de Medicina Interna y Gastroenterología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Ciencias Médicas también se unió al diálogo y expuso que la enfermedad de Crohn puede causar inflamación persistente lo que provocaría que el intestino se estreche o cierre causando obstrucción intestinal, así como peritonitis y abscesos.

«Lo más importante es que si la persona tiene síntomas que son persistentes (diarrea, sangrado rectal, anemia, pérdida de peso) tiene que buscar ayuda médica independiente de la edad que tenga», dijo la especialista en entrevista con la Revista Puertorriqueña de Medicina y Salud Pública (MSP).

Asimismo dejó claro que no hay una dieta específica para todos los pacientes diagnosticados con Colitis Ulcerosa o enfermedad de Crohn. «Una dieta balanceada en componentes naturales, no procesados siempre ayuda a estabilizarse más rápido. Tampoco significa que tengan que eliminar los mariscos ni las carnes rojas de su dieta», indicó.

Recomendó además complementar los medicamentos con ejercicios al aire libre, clases de yoga y baile ya que estas actividades ayudan a bajar el estrés, factor que también influye durante bastante el desarrollo de estas enfermedades.

Comentarios

X