2018 marcará el inicio de una nueva generación de vacunas

Por: Andrea Ramos León

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

 

Actualmente el desarrollo de una nueva vacuna resulta ser un largo y costoso proceso, pues en cada nueva vacuna se hace una inversión cercana a laso 200 millones de dólares y los investigadores se pueden llegar a tomar hasta 10 años en desarrollarlas. Sin embargo, hay necesidades en salud pública, como los recientes brotes de Ébola y Zika, que obligan a que el tiempo de generación de una nueva vacuna sea reducido, para así atacar este tipo de epidemias.

Ante tal situación, la industria farmacéutica del mundo y los científicos se vieron obligados a generar una innovación significativa en el campo de la vacunación, para que además de reducir los tiempos en la generación de nuevas vacunas, se reduzca también el tiempo de entrega de estos fármacos a las diferentes regiones del mundo.

Le puede interesar:   Descifran el perfil molecular de tres subtipos de linfoma de células B grandes

Esta innovación comenzará a dar sus frutos a partir del año 2018. Una nueva era de producción de vacunas que ya están adaptando las empresas de la industria, actualizando su infraestructura y construyendo nuevos mecanismos para administrar vacunas nuevas y existentes a diversas poblaciones.

Para que el proceso de entrega sea óptimo, se está perfeccionando el uso de liofilización de vacunas que pueden permitir el envío de más productos a las áreas donde más se necesitan. Esta técnica permitirá que las vacunas tengan más tiempo para ser almacenadas y entregadas, antes de que se les considere inutilizables, como se consideran muchas de estas.

Otro de los desafíos de la industria es que se reconozca la aplicación de vacunas como un deber de la comunidad, muchas de estas no son aplicadas, por evitar dolor o incomodidad en los niños. Por ejemplo, se estima que 215.000 niños pequeños mueren cada año en el mundo por la no aplicación de la vacuna contra el rotavirus, a pesar de que este fármaco ha estado en el mercado desde 2006.

Le puede interesar:   Descubren antibiótico capaz de matar a las bacterias más resistentes

Dentro de las estrategias que se desarrollan para vacunar a la población están las vacunas comestibles, las administradas por vía mucosal, las intranasales y los chips de vacunas que están en desarrollo para otros virus. Para el próximo año, se espera que se cree un parche del tamaño de una tirita para la vacuna contra la gripe y que ésta sea comercializada para niños y adultos.

El 2018 será entonces el año en el que se comiencen a desarrollar, enviar y almacenar nuevas vacunas para evitar enfermedades o epidemias actuales y próximas. El objetivo principal es tener personas y países más saludables que en otros tiempos.

 

 

Comentarios

X