Síntomas tempranos del sarcoma: uno de los tumores más frecuentes en jóvenes

Algunas de las manifestaciones son dolor intermitente o la aparición de un bulto.

Luisa Ochoa

    Síntomas tempranos del sarcoma: uno de los tumores más frecuentes en jóvenes

    Los tratamientos de los pacientes con cáncer dependen en su mayoría del diagnóstico y la identificación del tumor, entre más temprano se detecte, existe una mayor posibilidad de sobrevivencia del paciente y la remisión de la enfermedad. Sin embargo, ese es uno de los mayores retos al momento de abordar el tratamiento del cáncer. 

    Muchos de los casos tienen una alta supervivencia si se diagnostican a tiempo, como sucede con el cáncer de riñón. Lo mismo ocurre con los sarcomas óseos, que componen el grueso de los tumores de hueso malignos más comunes.

    Hay que tener en cuenta que los sarcomas óseos son tumores muy infrecuentes. Los dos más predominantes son el osteosarcoma, que copa algo más de la mitad de los diagnósticos, y el sarcoma de Ewing, que supone una tercera parte. Menos del 10% de los casos son condrosarcomas y, de forma residual, aparecen el angiosarcoma, fibrosarcoma, cordoma, el adamantinoma y otros sarcomas.

    Esta condición afecta a poblaciones jóvenes, a pesar de la baja incidencia señalada, constituyen la quinta causa de cáncer en adolescentes y jóvenes de 15 a 19 años. Si bien, el osteosarcoma tiene lo que se denomina una distribución por edades tipo bimodal, es decir, hay dos momentos vitales en los que se da con mayor frecuencia, entre los 13 y 16 años y a partir de los 65. Mientras, el sarcoma de Ewing sí que se considera un cáncer pediátrico, ya que el 90% de los casos aparece en pacientes entre los cinco y los 25 años.

    Se desconoce la razón exacta del porqué afecta, sobre todo en esos rangos de edad. Una de las hipótesis apunta a que el osteosarcoma puede estar relacionado con el crecimiento del hueso rápido, algo que ocurre de forma más drástica en la pubertad. Mientras, la línea de investigación del sarcoma de Ewing apunta a unas alteraciones en los cromosomas 11 y 22, anomalía que genera una proteína anormal.

    Según la American Cancer Society, las tasas de supervivencia se ubican a los cinco años, un 77% para el condrosarcoma si está localizado. Algo más alta es la del sarcoma de Ewing, que se sitúa en el 82%. Las cifras se reducen drásticamente si este se propaga por otras partes del cuerpo, por lo que conviene prestar atención a las primeras señales para poder acudir a un médico cuanto antes.

    Síntomas 

    De forma general, los primeros síntomas con los que se manifiesta esta enfermedad son dolor de huesos, inflamación y dolor en los alrededores de la zona afectada, fracturas recurrentes en la misma zona, fatiga y pérdida de peso involuntaria.

    Según Mayo Clinic, una de las señales de alerta que pueden ayudar es si el dolor es intermitente, es decir, va y viene constantemente, aumenta por las noches y no se alivia tras la prescripción de analgésicos.

    Habitualmente, los síntomas se experimentan durante varios meses y es frecuente que exista un antecedente de traumatismo o sobrecarga ósteo-muscular en la zona, aunque esto no es una causa para el desarrollo de la enfermedad, sino más bien un desencadenante de los propios síntomas.

    Factores de riesgo

    Es conveniente, asimismo, revisar los factores de riesgo asociados a la enfermedad. En cuanto al osteosarcoma, se apunta el haber recibido radioterapia sobre el hueso en el pasado o la presencia de enfermedad de Paget, un trastorno óseo crónico que causa fragilidad en los huesos. 

    Aunque no se sabe a ciencia cierta, se cree que hay un componente hereditario, por lo que, aunque no se desarrolla normalmente hasta la vejez, su presencia puede ser un riesgo para el osteosarcoma.

    Otros síndromes genéticos heredados también se han asociado con la presencia del cáncer de huesos, como el síndrome de Li-Fraumeni, una enfermedad rara que se caracteriza por la aparición temprana de múltiples cánceres primarios. No obstante, según la SEOM, esto ocurre en muy pocos casos.

    En el caso de dicha investigación, llegaron a la conclusión de que la esperanza de vida a los seis años para este tumor era inferior al 40%. Si bien, la muestra se compuso de pocos pacientes, 41, en comparación con la base de datos nacional a la que tiene acceso la American Cancer Society.

    En lo que sí coincide esta investigación con el resto de datos es que la esperanza de vida ha mejorado sobremanera en los últimos años. Como señala Ignacio Durán, oncólogo e investigador en dicho campo, para la Fundación para la Excelencia y la Calidad de la Oncología (ECO) "con una adecuada política de prevención se podrían evitar [en términos de todos los cánceres] uno de cada tres cánceres y eso es definitivamente mucho".

    Fuente consultada aquí.

    Mas noticias de Oncología-Hematología