Persiste el uso innecesario de radioterapia en pacientes con casos terminales

De los pacientes que fallecieron el 78,4 % recibió radioterapia que concordaba, pero el otro 21,6 % recibió radioterapia que no concordaba con las pauta.

Sergio Nicolás Ortiz Cortés Sergio Nicolás Ortiz Cortés
  • Sergio Nicolás Ortiz Cortés - Correo Electrónico

Persiste el uso innecesario de radioterapia en pacientes con casos terminales

El uso de radioterapia innecesaria en pacientes con cáncer metastásico que se acercan al final de la vida, sigue siendo mucho más alto de lo que sugieren las pautas, concluye un estudio de base de datos integral en Estados Unidos. Lo que subraya la necesidad de una mejor adherencia a las directrices, según los expertos 

Para los autores del estudio, ningún paciente debe someterse a tratamientos extensos o prolongados que no estén basados en la evidencia.

"Dado que los pacientes al final de la vida son una población particularmente vulnerable, debería preocupar a los médicos que la radioterapia extendida todavía es bastante común en esta población", agregó Patricia Santos, MD, del Departamento de Oncología Radioterápica del Centro de Cáncer Memorial Sloan Kettering, en la ciudad de Nueva York. .

La autora principal Erin Gillespie, MD, también de Sloan Kettering, estuvo de acuerdo. "Nuestros hallazgos deberían ser importantes tanto para los pacientes como para los médicos, ya que el tratamiento excesivo o innecesario de cualquier tipo puede aumentar el riesgo de daño potencial sin un beneficio comprobado".

"Y podría decirse que lo que está en juego es más alto para los pacientes con cáncer metastásico, para quienes la calidad y no la cantidad de vida es nuestro objetivo principal", enfatizó Gillespie. Los resultados del estudio subrayan "la importancia de no ofrecer tratamientos prolongados a ningún paciente, ya que algunos terminarán invariablemente gastando una cantidad desproporcionada de los días restantes en tratamiento", dijo.

El análisis se limitó a recopilar datos sobre pacientes de 65 años o más que fallecieron dentro de los 90 días posteriores a la planificación del tratamiento.

El resultado primario fue la radioterapia no concordante con las pautas, señalan los autores. Santos explicó que la radioterapia se consideraba 'no concordante' si el número de tratamientos superaba las 10 fracciones o la radiación se administraba mediante una técnica que no ha sido recomendada por la Sociedad Estadounidense de Oncología Radioterápica.

Como parte de la campaña Choosing Wisely , ASTRO ha declarado ampliamente que los médicos no deben usar rutinariamente esquemas de fraccionamiento extendidos para la paliación de metástasis óseas , ni deben agregar rutinariamente radioterapia adyuvante para todo el cerebro a la radiocirugía estereotáctica para metástasis cerebrales limitadas .

Para el estudio, el equipo analizó 467.781 episodios de radioterapia.

De estos, el 16 % usaba radioterapia para atacar las metástasis óseas y cerebrales (9,2 % eran metástasis óseas, 5,8 % eran metástasis cerebrales).

Alrededor del 3,7% del grupo murió dentro de los 90 días de la radioterapia, aproximadamente la mitad de los cuales murió de metástasis óseas y la otra mitad de metástasis cerebrales.

De los pacientes que fallecieron dentro de los 90 días de recibir radioterapia, el 78,4 % recibió radioterapia que concordaba con las pautas, pero el otro 21,6 % recibió radioterapia que no concordaba con las pautas, informan los autores.

En el análisis multivariado, los pacientes que fueron tratados en un centro afiliado a un hospital tenían la mitad de probabilidades de recibir radioterapia no concordante con las pautas con una razón de probabilidad ajustada (ORa) de 0,50.

Los pacientes mayores de entre 75 y 85 años tenían un 10 % menos de probabilidades de recibir radioterapia no concordante con las pautas con un ORa de 0,90, mientras que los pacientes de 85 años o más tenían un 27 % menos de probabilidades de recibir radioterapia no concordante con las pautas con un ORa de 0,73. Ambos grupos de edad se compararon con pacientes de entre 65 y 75 años.

Por el contrario, los pacientes que se habían sometido a un procedimiento mayor tenían un 17 % más de probabilidades de recibir radioterapia no acorde con las directrices, mientras que los que habían recibido quimioterapia tenían un 26 % más de probabilidades de recibir el mismo tratamiento inadecuado.

Curiosamente, los pacientes que se esperaba que sobrevivieran más de 30 días después de la cita de planificación del tratamiento estaban en mayor riesgo de recibir una terapia no concordante con las pautas, señalan los investigadores.

Por ejemplo, los pacientes cuya supervivencia se proyectó hasta 60 días después de la cita de planificación del tratamiento tenían casi cinco veces más probabilidades de recibir radioterapia no concordante con las pautas con un aOR de 4,72. Aquellos que se proyectó que sobrevivirían hasta 90 días después de la cita de planificación del tratamiento tenían casi 7 veces más probabilidades de recibir radioterapia no concordante con las pautas con un aOR de 6,55. Ambos grupos se compararon con pacientes cuya supervivencia no se proyectaba más allá de los 30 días (p < 0,001 para ambos criterios de valoración).

"En general, nuestros resultados mostraron que las probabilidades de recibir radiación concordante fuera de las pautas eran más altas si el paciente vivía más de 30 días después del tratamiento", reconoció Santos. "Esto probablemente habla del hecho de que los pacientes que se percibe que tienen un mejor pronóstico a menudo reciben formas de atención más agresivas", agregó.

Sin embargo, la falacia en ese pensamiento, apuntó Santos, es que el pronóstico puede ser muy difícil de evaluar en pacientes con enfermedad metastásica, especialmente cuando el cáncer se ha trasladado al hueso y al cerebro.

Aunque los datos de reclamos analizados en este estudio no permitieron a los investigadores evaluar el estado funcional en el momento del tratamiento, "nuestro principio rector fue que las pautas generalmente se aplican a todos los pacientes, independientemente del pronóstico", enfatizó.

Además, el hecho es, señaló Santos, que el objetivo de la atención de cualquier paciente individual puede ser dinámico al menos al inicio del tratamiento; si ese objetivo avanza hacia mejorar la supervivencia, "tratar a un paciente con intención definitiva o paliativa puede cambiar drásticamente las formas en que se administra la radiación".

Este problema podría remediarse al involucrar a los servicios de cuidados paliativos o de apoyo en una etapa más temprana del proceso de tratamiento de un paciente, ya que la contratación temprana de estos servicios puede minimizar el riesgo de sobretratamiento, sugirió Santos.

Fuente consultada aquí.

Comunicador Social y Periodista egresado de la Universidad Sergio Arboleda en Bogotá. Periodista y Redactor en la Revista de Medicina y Salud Pública.

Mas noticias de Oncología-Hematología