Nacieron para combatir el cáncer de seno en Puerto Rico

Un panel de especialistas hablaron sobre su día a día junto a la batalla de esta enfermedad de mujeres y hombres

Belinda Z. Burgos González Belinda Z. Burgos González
  • Belinda Z. Burgos González  - Correo Electrónico

Nacieron para combatir el cáncer de seno en Puerto Rico

Ya no es tan necesaria la mastectomía radical cuando una mujer enfrenta el cáncer de seno. Incluso, con remover uno que otro nódulo del área de las axilas, ya los médicos pueden tener un panorama amplio del diagnóstico de esta paciente y proceder a hacerle frente al tumor de seno.

Igualmente, el estudio de la mamografía anualmente en mujeres a partir de los 40 años ha logrado una disminución marcada en la mortalidad en las mujeres por detectar la enfermedad a tiempo, demostrando que es un aliado de la vida de esta población.

Uno de los logros novedosos en la atención multidisciplinaria para esta población, es que cuentan con una Navegadora de Pacientes con Cáncer de Seno, profesional de la salud encargada de ayudar y apoyar a las pacientes en todo el proceso de atención clínica necesario. sobre todo al momento de recibir el diagnóstico.

Estos fueron parte de los logros compartidos por un panel de profesionales de la salud del Hospital Hima San Pablo de Caguas, quienes fueron parte de un congreso virtual organizado por la Revista de Medicina y Salud Pública, como parte de los esfuerzos durante el mes de octubre dedicados a concienciar y a sensibilizar a la población sobre el cáncer de seno.

Entre los panelistas de este evento se encontraron el Dr. Bolivar Arboleda Osorio, director médico de la institución hospitalaria y quien dirige también Breast Cancer Institute; la    Dra.Mayra Maldonado Durán, radióloga especialista en detección y diagnóstico de cáncer de seno; Dr. Jonatán Hernández Rosa, cirujano reconstructivo y Tatiana Rivera, navegadora de pacientes con cáncer de seno.

"Con el pasar de los años empezamos a remover menos ganglios de las axilas gracias al desarrollo de nuevas técnicas, donde en la mayoría de los casos con solo remover dos o tres nódulos de las axilas es suficiente para saber qué está pasando (con esta paciente), inclusive en la mayoría de los casos no es necesario remover ningún otro ganglio. Los especialistas creamos un nuevo concepto de intervención que lleva por nombre la cirugía oncoplástica. Esto significa que a la misma vez que removemos el tumor y hacemos el procedimiento correcto, también utilizamos las técnicas que hemos aprendido en cuanto a cirugía plástica para que el seno de la paciente quede lo más bonito posible y conserve la arquitectura lo más normal posible", indicó en su primera intervención el Dr. Arboleda Osorio.

"Sabemos que aunque podamos curar el cáncer, hay un componente psicológico importantísimo que repercute mucho en la imagen de nuestras pacientes.De ahí la importancia de que el cirujano hable con su paciente e instruirla de manera correcta. Cuando removemos un pedacito nada más y no quitamos el seno por completo y comparamos los resultados de la operación totales, el resultado a largo plazo y de sobre vida de una paciente suele ser el mismo comparado con la que se le remueve completamente el seno", recalcó.

Recordó que muchas pacientes deciden removerse los senos como medida preventiva, como por ejemplo ha sido el resonado caso de la actriz Angelina Jolie, quien decidió extirparse los dos senos, debido al historia de cáncer de mama que existe en su familia.

"Existen variadas pruebas genéticas para realizar un examen de diagnóstico, el cual muestra que tan riesgosos de que a futuro exista  una probabilidad de desarrollar un cáncer como el de mama gracias al estudio de dos genes poderosos  como lo son: BRCA 1 y BRCA 2. No todo el mundo tiene que operarse con una mastectomía bilateral pues existen muchas opciones, y para ello es vital saber qué es lo que la paciente sabe y entiende y es importante realizar un adecuado estudio genético", recalcó.

Explicó que aunque todas las pacientes con la condición deben recibir radioterapia, aunque "ahora se les da la otra opción, que es remover el seno completo, para que la probabilidad de aplicar radioterapia sea poca, no es cero, pero es poca. Se espera que con alguno de los estudios que se están realizando en mujeres que se les ha removido el seno completo, no tengan que recibir radioterapia, pero eso aún está en estudios".

Igualmente si el informe de patología infiere que el tumor de la paciente pudiera metastizar, pudiera recibir adicionalmente quimioterapia, señaló. 

Estudios radiológicos que salvan vidas

"Como radióloga y hasta este momento se recomienda indicar el discernimiento con mamografía a la edad de 40 años, todavía no existe o se ha evaluado que se inicie antes. La realidad es que entre edades de 30 y 40 años sobre todo en Puerto Rico se ha diagnosticado cáncer de mama. Para las edades entre los 30 la prueba de discernimiento consiste básicamente en identificar si hay algo anormal en el seno por medio del tacto", según lo estipuló por su parte la Dra. Maldonado Durán, radióloga.

Enfatizó que los cambios en la densidad del seno son factores a los que hay que prestarles atención, al ser un órgano dinámico que cambia a lo largo del tiempo debido a las estimulaciones hormonales que varían tras el pasar de los años.  

"Eventos como la pérdida de peso, etapa de la lactancia, cirugías y otras son sin duda un reto para el  adiólogo, ya que hay que interpretar muy bien las imágenes. Por ello el autoconocimiento antes de los 40 años es bien importante, revisar factores genéticos como historial familiar en primera línea, es decir madre y hermanas. Para ello es vital que la paciente hable con su médico tratante y exponga todos los cambios físicos en el seno, o si por el contrario hay una incidencia genética", expuso.

"El Colegio Médico de Radiología recomienda que antes de los 25 años no se realice algún  tipo de prueba de mamografía. Esto debido al alto impacto que tiene la radiación a esta edad, donde es válido recalcar que la radiación no produce un tipo de daño al realizarlo en mujeres más adultas, pero para el caso de un seno en desarrollo no se recomienda, ya que a esa edad hay crecimiento de celularidad muy activo que obviamente esa radiación puede causar un cambio en el genoma de esas células. Se debe hacer después de los 25 años", aclaró de otra parte.

La mamografía de otra parte se recomienda para las mujeres a partir de los 40 años.

"La mamografía nos ayuda a identificar el cáncer en etapas muy tempranas. De otra parte, ahora en la pandemia muchas pacientes no acudieron con sus especialistas, saltándose inclusive entre uno o dos años, esto provocó que cánceres que en detección temprana miden menos de un centímetro midieran ahora entre uno y dos centímetros. Brincar años no es un beneficio para la paciente, aquí en Puerto Rico incluso hay variados  médicos, unidades móviles que prestan el servicio para que las mujeres  se hagan la mamografía anualmente, es decir no hay excusa para una detección temprana del cáncer de mama", advirtió.

"Para las mujeres que son menores de 30 años lo que hacemos es un ultrasonido porque no pretendemos usar la radiación, a menos que el radiólogo lo recomiende, pero estos son algunos términos básicos de estudios", añadió, quien a su vez aclaró que importante recalcar que los hombres también desarrollan cáncer de seno, y que no hay prueba de discernimiento, pero sabe que menos de un porciento lo desarrollan. 

Vea la entrevista completa: 

Reconstrucción de seno con propósito

Otra etapa que esta paciente que esta paciente enfrenta es la de enfrentar físicamente un cuerpo distinto, ya sea por el impacto quirúrgico que pudo ver necesitado o elegido, e igualmente por el tratamiento otorgado.

Precisamente en esta etapa se encuentra con el cirujano reconstructor de seno, quien le brinda muchas opciones, comenzando por no intervenir si no lo desea. 

"Es importante tener una buena comunicación con la paciente, ya que de esto dependerá el tipo de procedimiento que ella desea tomar, pues se le debe explicar los riesgos, los avances de la enfermedad y los tratamientos disponibles, también se debe revisar y considerar cuáles son sus metas respecto a la condición. El rango de reconstrucción va desde la cirugía oncoplástica la cual permite darle una mejor forma al seno, por ejemplo, en cuando se remueve de manera parcial. Podemos ofrecer muchas opciones de procedimientos, pero finalmente es la mujer quien tiene la última palabra", estableció por su parte el cirujano reconstructivo, Dr. Hernández Rosa.

"En esta parte es importante resaltar que por ley federal todo lo que tenga que ver con reconstrucción de seno lo cubre el plan, tanto para el seno afectado como el contralateral.  Para todo ello es importante saber: ¿cuál es la meta de la paciente? Muchas de ellas, aunque no tengan cáncer, deben saber qué tipo de mastectomía es conveniente realizarse si decide esta opción. No todas las reconstrucciones requieren implantes, aunque por lo general la reconstrucción con implantes es mucho más sencilla que aquellas que se hacen con tejido propio, ya que se debe ser consciente que este tejido debe salir de algún lado del cuerpo, por lo que la morbilidad del procedimiento deja cicatrices, dolor y es una operación más larga. Para ello es vital hablar con la paciente", abundó.

Asimismo añadió que la mayoría de estas pacientes son candidatas a algún tipo de reconstrucción, aunque las recomendaciones de este tipo de procedimientos puede variar según la necesidad de cada paciente.

"Se ha demostrado que luego de un procedimiento de reconstrucción en una mujer diagnosticada con cáncer de seno, les ayuda de manera inmensa en su tema personal. Hay muchas pacientes que por el contrario, no se reconstruyen originalmente y están en todo su derecho. Otras han regresado tres años después para  practicar la reconstrucción. Para muchas mujeres el desbalance que produce tener un seno y otro no es difícil, sobre todo cuando se tiene senos grandes, inclusive en pacientes mayores optan por la mutilación del otro seno, ya que lo miran como un factor importante para cuidar su salud también", explicó.

"Pero también existe la otra parte, que siempre quiso hacerse un aumento de senos y la mutilación como consecuencia del cáncer causa en muchas ocasiones que ellas opten por esta alternativa, que en cierta parte les sirve como distracción en un proceso doloroso y difícil como seguramente lo fue la quimioterapia", complementó.

Apoyo en el proceso

Finalmente, estas pacientes pudieran contar con una Navegadora de Pacientes con Cáncer de seno, quien es esa profesional de la salud que la ayuda en el proceso de sus citas, referidos a apoyo emocional si es necesario, hasta convertirse en su guía fundamental enfrentando el proceso.

"Como navegadora del seno, lo que hacemos es ayudar y apoyar a las pacientes sobre todo en la etapa  fuerte como es el diagnóstico, ya que a su cabeza llegan pensamientos confusos y al no saber qué hacer, y se sienten un poco perdidas. Para ello lo que hacemos es apoyar, sostener y guiar a la paciente luego de diagnosticada, es un proceso de guía fundamental , poder llegar a ella para que no se sienta perdida en cada uno de los procesos de su tratamiento", sostuvo.

"Uno de los pilares es educar y reconstruir el pensamiento de que se van a morir y disipar esos nuevos miedos. El poder neutralizar sus pensamientos le permite a la paciente llenar su mochila de continuidad, ya que el proceso de tratamiento y recuperación es bastante largo y requieren de una orientación. No solo es el temor de la pérdida del seno, también la pérdida de su cabello y todo lo que conforman los asuntos femeninos. También ayudamos a pacientes que necesiten ayuda con los co-pago por parte de los planes médicos, sí necesaria la transportación para que ella pueda recibir su debido tratamiento, entre otras necesidades  Lo que hacemos es eliminar esas barreras en la paciente y que no le permiten llevar con éxito de tratamiento en ese primer año de diagnóstico. Si llegas solo, vas a llegar rápido, pero si llegas acompañado vas a llegar más lejos", concluyó.

En esta nota colaboró la periodista Tania León. 

Periodista y MPH, Bachillerato en Periodismo y Prejurídico de la Universidad del Sagrado Corazón y graduada de la Maestría en Salud Pública, de la Escuela de Medicina San Juan Bautista, Jefa de Redacción con 11 años de experiencia y líder de Redacción de la Revista de Medicina y Salud Pública (MSP).

Mas noticias de Oncología-Hematología