Entre el 38 y 40% de cánceres en hombres puertorriqueños son de próstata, recalcan especialistas

Por otra parte, médicos enfatizan en la necesidad del monitoreo continuó para evitar la reincidencia de la enfermedad

Tania León

    Entre el 38 y 40% de cánceres en hombres puertorriqueños son de próstata, recalcan especialistas

    Pese a que en los últimos cuatro y cinco años el cáncer de próstata ha crecido vertiginosamente en países hispanos como Puerto Rico, médicos recalcaron que actualmente existe un sinnúmero de tratamientos y terapias hormonales altamente efectivos que le brindan mejor calidad de vida a estos pacientes, incluyendo aquellos que enfrenten la enfermedad en etapa metastásica.

    Sin embargo en la Isla "la fatalidad y mortalidad se acerca al 18 por ciento en hombres por causa de este cáncer", así lo explicó el doctor Gilberto Ruiz Deyá, urólogo del Centro Médico Episcopal San Lucas, quien estuvo acompañado por el Dr. Nelson Matos Fernández, hematólogo oncólogo del Centro de Hematología y Oncología del Sur en entrevista exclusiva en Medicina y Salud Pública

    “Esto significa que el 38 y el 40 por ciento de tumores descubiertos en los hombres en Puerto Rico son cáncer de próstata. Pero lo que es aún más preocupante, el 18 por ciento de la muerte obedece a este tipo de enfermedad”, resaltó Ruiz Deyá, quien añadió que estos porcentajes son demasiado preocupantes y encienden una alerta acerca del impacto elevado en cuanto a ámbitos de tipo social, cultural, económico y familiar.

    La gráfica que ilustró Ruiz Deyá, también denota que desafortunadamente, muchos de los estudios para este cáncer se practican en los Estados Unidos. Esto significa que “muchas veces son limitados los grupos de latinos estudiados, entre ellos los puertorriqueños, pues se identifica que son los mexicanos quienes más sobresalen, sin considerar que en todos los países los grupos genéticos son distintos”, señaló el galeno, quien compartió la letalidad de la enfermedad entre Puerto Rico y Cuba.

    imagen-cuerpo

    Por su parte, el doctor Nelson Matos Fernández, hematólogo, oncólogo del Centro de Hematología y Oncología Del Sur con oficinas en Santa Isabel, Aibonito y Guayama, señaló que la palabra cáncer causa temor, pero ahora los tratamientos han evolucionado tanto prometiendo una sobre vida alta para los pacientes, inclusive, para aquellos diagnosticados en etapa metastásica”.

    El cáncer de próstata es una enfermedad hormonal, como lo es también para su contraparte femenina, los dos son cánceres que se desarrollan y crecen gracias a la estimulación de las hormonas naturales. Para el caso de los hombres el cáncer de próstata se despliega por medio de la testosterona.

    Este cáncer tiende a ser una enfermedad silenciosa, puesto que en la mayoría de los casos sus síntomas no son lo suficientemente delatores, ya que “muchos pacientes no saben que tienen una enfermedad metastásica, solo lo descubren cuando sienten intenso dolor o presentan fracturas en el hueso, en muchos casos el cáncer de próstata se encuentra incidentalmente por otro tipo de consultas”, explicó el doctor Matos Fernández.

    Muchos de los pacientes que en la actualidad padecen de cáncer de próstata tienen afortunadamente una sobre vida elevada, gracias a su detección temprana y a las terapias y tratamientos aplicados.  Sin embargo, como lo resaltaron los especialistas es importante realizar seguimiento constante de su estado, ya que éste es un tipo de cáncer silencioso y agresivo.

    “Actualmente la tasa de sobrevida es alta en comparación con otros años, gracias a los tratamientos existentes, pero en ocasiones muchos pacientes se sienten bien y dejan de acudir a los especialistas”, indicó Matos Fernández.

    Como lo señaló también Ruiz Deyá, sucede que en variadas ocasiones los pacientes se sienten bien y creen que no requieren del especialista, pero se debe tomar en cuenta que en los hombres muchas de las células dañinas del cuerpo pueden recurrir.

    “En los últimos cuatro y cinco años el cáncer de próstata ha aumentado, para ello es importante que los pacientes estén en  contacto con su médico, pero también es importante que sepan que hay muchas opciones para mejorar su calidad de vida gracias a terapias hormonales y medicamentos”, cerró el doctor Ruiz Deyá.

    Evaluación y diagnóstico para descubrir y tratar el cáncer de próstata

    El análisis del PSA continúa siendo la prueba de sangre que en conjunto con un examen rectal, permiten detectar si existe alguna presencia del cáncer en el cuerpo del paciente, a estas prácticas se le denomina como discernimiento temprano.

    “Infortunadamente hay muchos pacientes que cuando les realizamos algún tipo de diagnóstico el cáncer ya está avanzado. Los tumores se han salido de los confines de la próstata, pero están localizados en la pelvis renal, luego se mueven a los nódulos, de allí a los huesos, y posterior a los órganos sólidos”, explicó el doctor Ruiz Deyá.

    La detección temprana del cáncer de próstata permite que se disminuya la tasa de mortalidad.  Para ello los expertos recomiendan que los estudios de prevención inicien desde los 50 y 55 años hasta los 70. Realizándose un examen rectal anual, y si el paciente tiene altos índices de riesgo como factores genéticos se recomienda practicarlos después de los 40 años.

    “En muchos casos tratamos a los pacientes que no tienen avanzado este tipo de cáncer, pero si ya hay una afectación grave, se procede con la cirugía o la radicación, con esta última no significa que básicamente vayan a destruir sus células”, resaltó el Dr. Ruiz Deyá, respecto a los tratamientos y terapias que siguen luego de la detección de la enfermedad.

    La escala de Gleason es fundamental para identificar en qué etapa de avanzada se halla el cáncer de próstata dentro del cuerpo del paciente. La siguiente gráfica ejemplifica la importancia de este sistema que indica el nivel de agresividad del tumor y que denota cómo la glándula normal está unida a otras, y que cuando se propaga el cáncer estas glándulas desaparecen, permitiendo que  las células dañinas se filtren con facilidad por entre los tejidos.

    imagen-cuerpo

    Tratamientos actuales y terapias hormonales

    “El cáncer de próstata es muy inteligente, inclusive, aún después de quitar la testosterona en el paciente por medio de la ablación hormonal, muchas de estas células son tan resistentes y se empiezan a proliferar hasta el punto de desarrollar nuevos tumores”, enfatizó el doctor Ruiz Deyá.

    Cuando el cáncer ha hecho metástasis dentro del cuerpo del paciente el equipo médico especializado bajo un cuadro clínico determina qué tipo de tratamiento se debe seguir, ya que como lo mencionó el doctor Matos Fernández, “Hay pacientes que no necesitan quimioterapia, por ejemplo, otros por el contrario sí la necesitan de entrada, pero en la gran mayoría todos necesitan terapia hormonal, especialmente en etapa avanzada”, indicó.

    La castración como procedimiento se aplica para pacientes en estado metastásico. Este es sin duda un proceso en el cual se deben tener en cuenta varios factores. Cuando al paciente se le retira la testosterona está propenso a desarrollar problemas cardíacos, advirtieron.

    Pese a que la hormona de la testosterona es removida, es importante indicar que la toma de medicamentos es vital para evitar su producción, pues “Cuando se le remueven los testículos al paciente iniciamos un proceso de medicamentos, los cuales bloquean la producción de testosterona que mayormente ocurre en los testículos”, señaló doctor Ruiz Deyá al respecto.

    Cuando se detecta el cáncer de próstata, lo primero que se hace por parte de los especialistas es bloquear la estimulación hormonal, por medio medicamento anti andrógenos que cortan la formación del andrógeno.

    “Hoy en día sabemos que existen muchos medicamentos nuevos para mejorar la supervivencia del paciente, para un cáncer metastásico por ejemplo ayudan a mejorar su calidad de vida.  Ahora, si el paciente es joven, el impacto es doblemente alto y positivo”, resaltó el doctor Ruiz Deyá respecto a la importancia también de realizar un diagnóstico temprano de la enfermedad.

    Muchos de este tipo de medicamentos se usan para realizar inclusive la castración química, que a su vez puede ser de tipo quirúrgica. La importancia de estos fármacos es que disminuyen con gran efectividad la hormona natural que tiene el cuerpo y permite el desarrollo del cáncer de próstata.  

    “Aunque el paciente se vuelva resistente a muchos tratamientos andrógenos, lo seguiremos tratando con otros tratamientos mejores. El cáncer de próstata es un tipo de cáncer que afortunadamente puede ser tratado con una diversidad de tratamientos”, resaltó el doctor Matos Fernández.

    Vea la entrevista completa:

     

    Mas noticias de Oncología-Hematología