Diagnóstico endoscópico de cáncer esofágico temprano

Según los expertos hasta el 20% de todos los casos de cáncer esofágico constituyen a tener cáncer temprano.

Sergio Nicolás Ortiz Cortés Sergio Nicolás Ortiz Cortés
  • Sergio Nicolás Ortiz Cortés - Correo Electrónico

Diagnóstico endoscópico de cáncer esofágico temprano

En una serie de 5 minutos de endoscopia, cada episodio abarca los aspectos más actuales y relevantes del diagnóstico, seguimiento y manejo endoscópico de las diversas enfermedades gastrointestinales.

Debido al rápido desarrollo de nuevas tecnologías en endoscopia se considera importante realizar una actualización para médicos que se dediquen al manejo de pacientes con trastornos gastrointestinales, para el estudio adecuado y referencia temprana en las diferentes enfermedades que requieren un abordaje endoscópico.

Diagnóstico temprano de neoplasias de esófago

El cáncer esofágico ocupa el sexto lugar en las causas de mortalidad relacionadas con el cáncer a nivel mundial. Hasta hace poco el carcinoma esofágico de células escamosas era el subtipo histológico más frecuente de cáncer esofágico, sin embargo, recientemente en los países occidentales esta incidencia se ha visto rebasada por el adenocarcinoma.

A pesar de los relevantes avances en los últimos años en las modalidades de tratamiento para el cáncer esofágico, la mortalidad continúa siendo elevada y la sobrevida a 5 años se encuentra entre 10% y 25%.

Sin embargo, si el diagnóstico se ejecuta de una manera temprana, de manera que pueda ser tratado a través de resección endoscópica, podría mejorar el pronóstico de hasta 95% de los pacientes.

Para poder establecer quién es un candidato ideal para la resección endoscópica, es primordial conocer la profundidad de la lesión, ya que esta guarda una estrecha relación con la tasa de metástasis a nódulos linfáticos.

Sin embargo, si el paciente está correctamente estadificado y se realiza disección endoscópica de la submucosa de manera adecuada, la tasa de sobrevida a 5 años puede mejorar hasta 98%.

¿Qué es el cáncer esofágico temprano?

Se define como la enfermedad confinada a la mucosa o submucosa del esófago, que no tiene evidencia de diseminación. Hasta 20% de todos los casos de cáncer esofágico constituye cáncer temprano.


¿Qué pacientes son candidatos para tratamiento endoscópico de erradicación?

En pacientes con neoplasia de células escamosas, con una clasificación T1a en la cual el tumor invade la lámina propia y la muscularis mucosa sin involucrar nódulos linfáticos o invasión vascular o con una profundidad < 200 mm son candidatos para tratamiento endoscópico, ya sea resección endoscópica de la mucosa o disección endoscópica de la submucosa en las lesiones más profundas de este grupo.

En carcinoma de células escamosas el riesgo de metástasis en nódulos linfáticos en la neoplasia intramuscular es de 0% a 6%, mientras que al haber invasión submucosa se eleva de 8% a 30% para sm1, 30% a 60% para sm2 y > 60% a 70% para sm3. En aquellos pacientes clasificados como T1b Se sugiere la terapia quirúrgica.


En adenocarcinoma la tasa de metástasis a nódulos linfáticos en T1a es de 0% a 2% y para sm1, sm2 y sm3 es de 0% a 2% de 0% a 30% y de 20% a 70%, respectivamente.

Se considera entonces la terapia de erradicación endoscópica en aquellos pacientes con displasia de alto grado, lesiones intramucosas o con bajo riesgo de invasión submucosa.

De acuerdo a la clasificación de París, los pacientes con lesiones tipo I (polipoide), IIa (ligeramente elevado), IIb (plano) y IIc (ligeramente deprimido) son considerados para tratamiento endoscópico.

¿Cuáles técnicas de mejora de la imagen endoscópica ayudan a identificar las lesiones tempranas en esófago?

A pesar de que la endoscopia con luz blanca es la modalidad estándar para detectar lesiones, las características endoscópicas de las más tempranas podrían ser tan sutiles que quizá no fueran identificadas a simple vista.

Algunas técnicas de mejora de la imagen incluyen la cromoendoscopia con tinción, en la que se usan sustancias como lugol, ácido acético, azul de metileno o índigo-carmin y la cromoendoscopia virtual con o sin magnificación endoscópica.


La cromoendoscopia convencional es una técnica que permite mejorar los detalles estructurales de la mucosa, al agregar alguna tinción. Por otro lado, la cromoendoscopia virtual permite manipular la longitud de onda de la luz a través de los controles del endoscopio, ayudando al diagnóstico mediante mejores imágenes de la microvasculatura y alteraciones de la micromucosa. 

El uso del ultrasonido endoscópico en neoplasia temprana no es tan amplio debido a que en ocasiones es poco accesible, sin embargo, ayudará a determinar la presencia de metástasis a ganglios linfáticos, particularmente en aquellos pacientes en quienes se sospecha invasión en la submucosa.

Por otro lado, técnicas como el diagnóstico asistido por computadora o la inteligencia artificial probablemente tendrán un gran auge en los años a seguir, por lo que tanto el diagnóstico como el tratamiento endoscópico de las neoplasias tempranas de esófago tienen un futuro prometedor.

Fuente consultada aquí.

Comunicador Social y Periodista egresado de la Universidad Sergio Arboleda en Bogotá. Periodista y Redactor en la Revista de Medicina y Salud Pública.

Mas noticias de Oncología-Hematología