Diabetes y enfermedad renal, recomendaciones alimenticias de los expertos

Los patrones de alimentación son claves para prevenir complicaciones de la diabetes.

María Camila Sánchez

    Diabetes y enfermedad renal, recomendaciones alimenticias de los expertos

    Desafortunadamente, la enfermedad renal es una condición frecuente en los pacientes diabéticos, presentada como consecuencia de esta misma condición. De hecho, estudios recientes afirman que una persona con diabetes tiene un 25% más de posibilidad de desarrollar fallos en la función renal frente a aquellos que no padecen diabetes. Esta afectación de los riñones también es conocida como nefropatía diabética.

    En exclusiva para la Revista de Medicina y Salud Pública, la doctora Aliette Saldaña Palacios, nutricionista dietista especializada en nutrición renal y manejo de nutrición en patologías crónicas afirmó que "un inadecuado monitoreo de nuestra glucometría nos puede llevar a un deterioro de la función renal".

    Adicional a esto, la especialista mencionó que no se tiene una dieta determinada para los pacientes diabéticos, sin embargo, deben tener en cuenta tres aspectos fundamentales para una buena nutrición.

    "La alimentación debe ser adecuada, completa, balanceada y equilibrada. Teniendo en cuenta, en primer lugar, siempre reducir la cantidad de azúcares simples en la dieta, es decir, no azúcar, ni miel, panela, ni fructosa. En segundo lugar, incursionar el consumo de vegetales, y en tercer lugar, aumentar el consumo de aceite de oliva".

    Para los expertos, la nutrición es un punto clave para la salud de la población en general, y lo es aún más en pacientes diabéticos diagnosticados con nefropatía, y es que para poder proteger los riñones, la literatura sugiere que deberán limitarse determinados alimentos altos en sal/sodio, ya que con el paso del tiempo, se va perdiendo la capacidad renal de controlar el equilibrio entre sodio y agua.

    "Más que imponer una dieta para un paciente diabético, lo importante es saber elegir, haciendo referencia a ser conscientes sobre qué alimentos me convienen más y qué alimentos no me convienen tanto, con qué frecuencia los debería elegir. Esto está asociado con tener buenos patrones de alimentación."

    Y es que desde hace poco, las supuestas restricciones alimentarias que podrían llegar a los extremos para los pacientes diabéticos, supusieron un alto grado de preocupación para este porcentaje de la población, que en su momento se abstuvieron de consumir determinados alimentos.

    "Hasta hace un tiempo, se hablaba de si el nutriente era bueno o era malo. Nos decían que no consumiéramos carbohidratos porque eran malos, que no consumiéramos grasas porque también afectaban la salud y atribuían la responsabilidad de algunas enfermedades como el sobrepeso, enfermedades cardiovasculares y la diabetes a algunos nutrientes. Hoy en día, gracias a estudios basados en la evidencia, no hay alimento bueno o alimento malo, no hay tiempos malos de comida. Simplemente, hay patrones de alimentación".

    Además, la experta es enfática a la hora de recordar que una dieta para el paciente diabético requiere de un aporte considerable de una adecuada distribución de los nutrientes necesarios para suplir algunos requerimientos alimenticios. "Una muy buena fuente de proteína, frutas y verduras, aceite de oliva, cereales de grano entero, fibra, entre otros", concluyó.

    Asimismo, la doctora Marielba Agosto Mujica, endocrinóloga, afirmó que para poder evitar el desarrollo de una disfunción renal es importante realizar un seguimiento cuidadoso, es decir, que debe realizarse un examen de medición de albúmina en orina, ya que esta es la primera etapa de nefropatía.

    ''El control glucémico es esencial para prevenir el inicio de cualquier complicación en la diabetes. En el paciente que ya tiene enfermedad renal hay una limitación en medicamentos y pueden ser medicados de manera segura para el paciente'', afirmó la endocrinóloga. 

    Mas noticias de Nutrición