Sinopharm: la vacuna china aprobada por la OMS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aprobó el uso de emergencia de la vacuna contra el covid-19 fabricada por la empresa china Sinopharm.

Redacción MSP

    Sinopharm: la vacuna china aprobada por la OMS

    Es la primera vacuna desarrollada por un país no occidental que cuenta con el respaldo de la OMS. La vacuna ya ha sido administrada a millones de personas en China y en otros lugares del mundo.

    La OMS solo había aprobado las vacunas fabricadas por Pfizer, AstraZeneca, Johnson & Johnson y Moderna. Pero las autoridades de salud de varios países, especialmente los más pobres en África, América Latina y Asia, ya habían autorizado la vacuna china para uso de emergencia durante la pandemia.

    Ha habido bastante incertidumbre acerca de la efectividad de las diversas vacunas chinas debido a los pocos datos en publicaciones médicas internacionales. Pero la OMS dijo que había validado la seguridad, eficacia y calidad de la vacuna de Sinopharm, señalando que esta tenía "el potencial de acelerar rápidamente el acceso a la vacuna contra el covid-19 en los países que buscan proteger a los trabajadores de la salud y las poblaciones en riesgo".

    Se recomienda que esta vacuna se administre en dos dosis a los mayores de 18 años.

    imagen-cuerpo

    ¿Para qué sirve el respaldo de la OMS?

    Recibir la aprobación de la OMS sirve para indicar a los reguladores sanitarios de cada país que se trata de una vacuna segura y eficaz. El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que esta decisión daría a los países confianza para acelerar su propio proceso de aprobación regulatoria.

    También significa que la vacuna se puede utilizar en el programa global Covax, que tiene como objetivo proporcionar alrededor de 2.000 millones de vacunas a los países en desarrollo.

    Se espera que la decisión de incluir la vacuna china para uso de emergencia dé un impulso sustancial a este programa internacional, que se ha visto afectado por problemas de suministro y hasta ahora solo ha podido administrar alrededor de 50 millones de dosis.

    Antes de obtener la aprobación de la OMS, la vacuna Sinopharm ya se estaba utilizando ampliamente en varios países, con un estimado de 65 millones de dosis administradas hasta esta semana.

    Además de China, otros países que utilizan esta vacuna son Emiratos Árabes Unidos, Pakistán y Hungría.

    El desarrollador de la vacuna, el Instituto de Productos Biológicos de Pekín, no ha publicado ningún dato detallado sobre su eficacia, pero ha dicho que la vacuna tiene una efectividad del 79,34% para prevenir que las personas desarrollen la enfermedad, según datos provisionales citados por la agencia Reuters.

    La decisión de aprobar la vacuna para uso de emergencia fue tomada por el grupo asesor técnico de la OMS, que revisó sus últimos datos clínicos y sus procesos de fabricación.

    Otros países han recibido también dosis de otra vacuna china fabricada por Sinovac, tras autorizar su uso de emergencia.

    Una de las principales ventajas de las vacunas chinas es que se pueden almacenar en un refrigerador estándar a 2-8 grados Celsius, como la vacuna AstraZeneca.

    ¿Cómo funcionan las vacunas chinas?

    Las dos vacunas chinas difieren significativamente de algunas de las otras vacunas contra el covid-19 que se están administrando actualmente, especialmente las de Pfizer y Moderna.

    Desarrolladas de forma más tradicional, se denominan vacunas inactivadas, lo que significa que utilizan partículas virales muertas para exponer el sistema inmunológico al virus sin riesgo de una respuesta grave a la enfermedad.

    En comparación, las vacunas BioNtech-Pfizer y Moderna son vacunas de ARN mensajero. Esto significa que parte del código genético del coronavirus se inyecta en el cuerpo, entrenando al sistema inmunológico para que responda ante él.

    La vacuna AstraZeneca de Reino Unido es otro tipo de vacuna en la que se modifica una versión de un virus del resfriado común procedente de chimpancés para que contenga material genético compartido por el coronavirus. Una vez inyectado, le enseña al sistema inmunológico cómo combatir el virus real.

    BioNTech-Pfizer y Moderna tienen una tasa de eficacia de alrededor del 90% o más, mientras que se cree que AstraZeneca ronda el 76%.

    En abril, el principal funcionario de control de enfermedades de China dijo que la eficacia de las vacunas de su país contra el covid-19 del país era baja, aunque luego insistió en que sus comentarios habían sido malinterpretados.

    Mas noticias de Salud Pública