Uso prolongado de dispositivos electrónicos figura como factor de riesgo en diagnóstico de Osteoartritis

Movimientos constantes con impactos en las articulaciones generan la osteoartritis secundaria.

Yolimarian Torres Yolimarian Torres

    Uso prolongado de dispositivos electrónicos figura como factor de riesgo en diagnóstico de Osteoartritis

    Pasar mucho tiempo usando los dispositivos electrónicos como celulares y computadoras es uno de los factores de riesgo encontrados en la investigación que realizó el doctor Gustavo Nasswetter, director de la carrera de médicos especialistas en Reumatología, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, Argentina.

    "Los impactos en las articulaciones repetitivas y constantes son las que generan la osteoartritis secundaria, incluso en personas jóvenes. En cuanto al diagnóstico los pacientes deben saber que la radiografía es la que se usa para estadios más avanzados, pero para aquellos más jóvenes se debe realizar la resonancia magnética para comprobar si tiene la condición", explicó.  

    Nasswetter reveló a Medicina y Salud Pública que el Libro Blanco de la Osteoartritis en Latinoamérica, de donde se obtuvieron resultados preliminares, busca ser una guía para los galenos en Latinoamérica, sobre todo a la hora de precisar el diagnóstico.

    Agregó que el conocimiento  actual de la enfermedad ha permitido identificar que la discapacidad puede aparecer muy precoz (40 años) y la orientación de su estudio por fenotipos ha permitido iniciar una reclasificación con identificación temprana de los riesgos, para plantearse tratamientos para cada situación clínica.

    El experto añadió que otros factores asociados y con mayor prevalencia es que dicha condición se presenta mayormente en mujeres y pacientes (hombres o mujeres) con obesidad. 

    "Esta enfermedad suele pasar desapercibida a pesar de que afecta la calidad de vida y la funcionalidad de los pacientes, cerca del 60% de los pacientes que llegan a consulta padecen de esta enfermedad", indicó el galeno. 

    El especialista reafirmó que esta enfermedad degenerativa empeora con el tiempo y produce dolores crónicos incapacitantes, por lo que estas molestias serían los suficientemente intensos como para dificultar las tareas diarias. Esto trae como consecuencia el que los pacientes tengan trastornos del sueño y depresión. 

    "Si bien la osteoartritis primaria ocupa alrededor del 90 por ciento de los casos, es decir, que no está relacionada con una enfermedad preexistente de la articulación se inicia entre los 45 y 50 años. La verdad es que entre los 65 y 75 todos en cierta el 50 por ciento de pacientes tiene osteoartritis. Si hay herencia con más razón la mujer debe estar atenta a edad temprana", explico. 

    En cuando a los tratamientos, para el Dr. Nasswetter aún hay mucho que optimizar en los aspectos de atención al paciente, ya que se debe indicar un tratamiento adecuado según el momento de la enfermedad, severidad y modalidades terapéuticas mínimamente invasivas, a fin de mejorar el pronóstico del paciente y no esperar solo a minimizar el dolor y la funcionalidad.

    Cuidados pospandemia

    En cuando a la prevención y cuidados esenciales el Dr. Nasswetter fue enfático al asegurar que al menos cada dos horas una persona debe realizar ejercicios y movimientos de relajación para cada área del cuerpo. 

    De hecho, según el estudio realizado por el doctor junto a sus colegas en Latinoamérica encontró que uno de los tratamientos no farmacológicos más empleados es la fisioterapia, "todos los que sea terapia con ejercicios ayuda a mantener los músculos, así que el paciente debe bajar de peso y cuidar de su alimentación para mitigar el impacto del dolor". 

    El Libro Blanco de la Osteoartritis  

    Respecto a este documento basado en la investigación que duró 4 años, el Dr. Nasswetter, precisó que este es un manual es una guía importante para los médicos procedentes de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela. 

    En total fueron 721 profesionales con quienes se logró obtener un mayor conocimiento clínico de cada uno de estos factores de riesgo y la optimización de su abordaje, así como la racionalización del uso de marcadores que permitan identificar la instalación precoz de la osteoartritis, y como pueden repercutir en forma positiva en la calidad de vida de los pacientes y sus familiares, así como en indicadores macroeconómicos y de salud pública.

    Vea a entrevista completa:


    Licenciada en Comunicación Social egresada de la Universidad de Los Andes, Táchira, Venezuela. Locutora Certificada por la Universidad Central de Venezuela. Redactora de Medicina y Salud Pública.

    Mas noticias de Reumatología