"La supervivencia del cáncer de riñón es proporcional a un diagnóstico temprano", destacan especialistas

Expertos enfatizan en la importancia de los médicos primarios para detectar de forma temprana la presencia del tumor.

Luisa Ochoa

    "La supervivencia del cáncer de riñón es proporcional a un diagnóstico temprano", destacan especialistas

    El impacto clínico del manejo del cáncer de riñón y su posterior tratamiento comienza desde la etapa de detección o diagnóstico, allí, el Dr. Alvin López, especialista en Endourología y Cirugía Laparoscópica y Robótica, junto al Dr. Carlos Méndez Serrano, hematólogo oncólogo, sugieren a los médicos primarios o de cabecera, que estén atentos a las señales de alerta que comuniquen los pacientes y realicen los exámenes pertinentes para detectar posibles casos de cáncer de riñón.

    Al respecto, el Dr. Alvin López afirma que, "la detección temprana es crucial porque el pronóstico y la sobre vida van a ser proporcionales a cuan temprano logramos diagnosticar el cáncer". Además, sugiere no disminuir o pasar por alto síntomas como el sangrado en la orina, una de las señales de la presencia del tumor. "Es importante que cuando el paciente se presenta con microhematuria no lo dejemos pasar de largo y que acuda donde un especialista" añadió.

    El cáncer de células renales, es el cáncer de riñón más frecuente y dependiendo de los subtipos de cánceres, los especialistas definen el tratamiento. El diagnóstico del cáncer de células renales puede ser incidental, es decir, por exámenes realizados para detectar otras condiciones o por síntomas como el sangrado en la orina, que de acuerdo con el especialista, puede ser sangrado microscópico o gross. "A veces, cuando nos llegan los pacientes, vienen con una evaluación de un médico primario o un internista" explicó el Dr. López

    "Inicialmente, cuando los pacientes llegan a los urólogos, enseguida hay que evaluar masas renales, como las masas quísticas, que son bolas de líquido que salen de la corteza renal y la mayoría son benignas, se llaman quistes. Hay una clasificación específica que va del 1 al 4 que nos ayuda a predecir con base en los CT SCAN si estas masas tienen el potencial de ser malignas" explicó.

    Pese a ello, el médico señala que anteriormente las masas renales había que extraerlas, debido a que no existían las diferentes herramientas conocidas hoy día para esos procedimientos. "Todas las personas que tenían masas renales, detectadas por sonografía y el estudio del pielograma intravenoso (PIV), se consideraban unas masas peligrosas que requerían que el urólogo las sacara, por ese motivo, los pacientes perdían la totalidad del riñón".

    En la actualidad, con la utilización de los CT SCAN (tomografía computarizada), los especialistas tienen mayores alternativas para evaluar con tiempo las masas renales y predecir si son buenas o malas. 

    A su vez, el Dr. López, recomienda a los médicos primarios realizar los estudios del CT SCAN en los pacientes, para realizar un diagnóstico oportuno y preciso, ya que la mayoría que tienen la condición llegan con exámenes de sonografía.

    Por su parte, el Dr. Carlos Méndez indica que entre más pequeño sea el tumor mayor es la posibilidad de curarlo, por ende la detección temprana es clave. "En un estadio 1 la probabilidad de sobrevida a 5 años es más del 90 %, pero cuando entramos a un estadio 2 que es un tumor más grande de riñón o un estadio 3 que está invadiendo nódulos linfáticos o tejidos alrededor del riñón, la probabilidad de vida a 5 años disminuye en un 50 a 70 %", afirmó.

    Asimismo, explicó que un tumor de estadio 4, es decir, que ha hecho metástasis en otros órganos del cuerpo, la sobre vida a 5 años se reduce a un 15 o  20 %, aunque las nuevas tecnologías y el refinamiento de las terapias han brindado mejores controles de la enfermedad y mayor respuesta en los pacientes. 

    También recalca que aparte de los síntomas como el sangrado en la orina, existen otros como la pérdida de peso, el abultamiento en áreas cerca del riñón que pueden ser señales de alerta en los pacientes y médicos primarios, no obstante, este tipo de cáncer no tiene unos síntomas específicos.

    En cuanto a las estadísticas, el oncólogo señala que el cáncer de riñón se encuentra dentro de los 10 tipos de cánceres más comunes en Puerto Rico y afecta más a los hombres, con porcentajes de 65 a 70 %.

    Por otro lado, el Dr. López afirma que, "cuando el paciente se presenta con una masa renal sólida, el 95 % de ellas son cancerosas y hay un 5 % que pueden ser benignas, siendo más común el oncocitoma, pero los tratamientos van a depender del tamaño de la masa y la localización".

    Además, destaca que la tecnología ha brindado a los endourólogos y laparoscopias, herramientas para hacer los procedimientos con incisiones pequeñas y el mínimo riesgo para los pacientes. Sobre ello, añade que "hemos implementado tecnologías como el uso del Robot Da Vinci que se utiliza para hacer parciales de riñón y ante eso la idea principal es sacar parte del riñón que se ve afectado por la masa y no sacar la unidad renal completa para que no se afecte la función renal de una manera tan marcada como cuando se pierde el riñón completo".

    En ese sentido, menciona que en Puerto Rico las primeras dos unidades del robot Da Vinci que llegaron, están en el Hospital HIMA San Pablo en Bayamón, "contamos con esta tecnología en Puerto Rico que antes no teníamos" destacó.

    Otros procedimientos para eliminar los tumores pequeños, de menos de 3 cm, son la ablación y la criocirugía, que a temperaturas extremas, logran quemar las células cancerosas, sin tener que sacar las masas como años atrás.

    Para el Dr. Méndez, después de las operaciones o los procedimientos en los pacientes, evalúan el reporte patológico, para evidenciar que tipo de tumor están abordando y como será el tratamiento.

    "Según las guías que tenemos, estos tumores se clasifican por el TNM, el estadio 1 y 2 son tumores resecables con márgenes negativos. Ya cuando hay nódulos envueltos alrededor de los tumores, o que envuelven estructuras aledañas al riñón, estamos hablando estadio 3 o 4; esto puede incluir cualquier otro órgano, los más comunes que vemos son en pulmones y huesos, pero puede ir a cualquier parte del cuerpo" explicó el hematólogo oncólogo.

    Aunque actualmente no hay una cura, existen diferentes tratamientos que han sido efectivos en el control y la disminución de la progresión del cáncer. Sobre ello, el especialista reconoció que se han aprobado múltiples medicamentos como los inhibidores de la tirosin-quinasa (TKIs) y otras generaciones efectivas con efectos secundarios manejables.

    "Con la inmunoterapia se ha dado un paso agigantado hacia el tratamiento y control del tumor en etapas avanzadas, la primera que se aprobó fue el nivolumab y el pembrolizumab, se ha demostrado que pueden controlar la enfermedad en un porcentaje significativo de pacientes" resaltó.

    Además de ello, explicó que se han realizado múltiples estudios que han demostrado que combinar la inmunoterapia, con pembrolizumab o sunitinib puede ayudar a disminuir el riesgo de que el tumor vuelva después de haber sido resecado por el urólogo.

    "Aunque lamentablemente esta condición avanza, tenemos medicamentos que han demostrado controlar la enfermedad y al final del día lo que queremos es que si no podemos curar al paciente, buscamos extender su sobrevida y mejorar su calidad de vida" añadió el oncólogo.

    Vea el programa completo aquí.



    Mas noticias de Oncología-Hematología