La Crioterapia: alternativa efectiva para el tratamiento del Cáncer de Próstata

El 85% de los pacientes pueden ser curados del cáncer de próstata con este procedimiento

Pedro Felipe Cuellar

    La Crioterapia: alternativa efectiva para el tratamiento del Cáncer de Próstata

    Cáncer de próstata, considerado como el tipo más común entre los hombres, solo después del cáncer de piel y una prevalencia de ser la tercera causa de mortalidad en los hombres.

    En un gran porcentaje, el tipo más usual de estos cánceres es el adenocarcinoma. Su diagnóstico se realiza mediante, PCA (Prostatic Specific Antigen), una prueba de sangre y aunque es muy específica para evaluar la función de la próstata, no mide el cáncer en la próstata, lo que da lugar al examen a través de palpación en el recto determinando si existe algún endurecimiento de la próstata.

    Uno de los tratamientos empleados para este tipo de cáncer, es la crioterapia, también conocida como crioablación y consiste en utilizar temperaturas bajas, muy bajas, para congelar y eliminar las células cancerosas de la próstata, y una vez que las células mueren, los glóbulos blancos del sistema inmune trabajan para eliminar el tejido muerto.

    Antes de proceder con uso del tratamiento, se debe tener un seguimiento de diagnóstico, para saber cuál es el estadio de este cáncer en la próstata, ya que si el cáncer se ha extendido fuera de esta área, no se podría efectuar este procedimiento con normalidad.

    La crioterapia se inicia, preparando al paciente, inyectándole anestesia espinal en la que se duerme desde la cintura hasta los pies, con el paciente sobre la camilla, en posición de litotomía. Se da inicio, este procedimiento emplea como guía las imágenes en blanco y negro que se obtienen gracias al transductor, después de introducir el instrumento, se pone un grillete en el área perineal por donde va a pasar las agujas llamadas criosondas.

    En el procedimiento se utiliza un aplicador similar a una aguja alargada (criosonda), que se encarga de esparcir nitrógeno líquido o gas argón a temperaturas que varían entre los -30 y -40 grados centígrados. Al mismo tiempo se introduce un catéter de calentamiento, que sube la temperatura para equilibrar y proteger el esfínter urinario, y la uretra.

    Durante este procedimiento se congela y se descongela 2 veces la próstata, en el que se forma una bola de hielo que cubre el tejido prostático.

    Según el doctor Francisco Dubocq, urólogo del Instituto de Urología Avanzada, "este es un procedimiento muy preciso, ya que en este se puede llegar a congelar uno o ambos lóbulos de la próstata, en el que aproximadamente el 85 % de los pacientes pueden ser curados del cáncer."

    Este procedimiento es ambulatorio, así que en el momento de terminar la cirugía, el paciente es monitoreado constantemente hasta que el anestesiólogo supervisa finalmente el estado del paciente y determina si el paciente puede ser dado de alta o no.

    Uno de los beneficios que tiene este procedimiento es que se puede repetir, ya que por ejemplo, en el caso de un paciente que fue tratado con radiación y después de este procedimiento el cáncer volvió, se puede optar por realizar una crioterapia porque hay un número máximo de radiación que puede recibir cada paciente.

    Para ver cómo se realiza este procedimiento y conocer un poco más sobre este tipo de cáncer puede dirigirse al siguiente video: 

    Mas noticias de Oncología-Hematología