El melanoma lentiginoso acral y su relación con la presión

El melanoma lentiginoso acral podría estar localizado en áreas de presión.

Isbelia Farías

    El melanoma lentiginoso acral y su relación con la presión

    El melanoma lentiginoso acral (MLA) es un tipo de cáncer de piel que se presenta con poca frecuencia. Por lo general, este tipo de cáncer inicia cuando los melanocitos de la piel crecen sin control, de modo que se van formando tumores.

    Vale resaltar que los melanocitos son las células cuya función es la producción de melanina, el pigmento que determina el color de la piel.

    El sigo principal por medio del cual se puede reconocer la presencia del melanona lentiginoso acral es la decoloración marrón o negra que suele aparecer en la palma de la mano o en la planta del pie y que tiende a asimilarse con un moretón o una mancha, per con el tiempo va aumentando su tamaño. Este melanoma también puede aparecer por debajo de las uñas.

    Este tipo de melanoma puede afectar a cualquier persona, sin importar su origen o raza, si bien su mayoría está representada en las personas de color. Respecto a sus causas, estas aún no se comprenden por completo, ya que el melanoma lentiginoso acral es el único melanoma cutáneo que no se relaciona con la exposición al sol.

    En efecto, el melanoma lentiginoso acral suele aparecer en áreas con poca exposición a la radiación ultravioleta, por lo que se ha sugerido que el trauma crónico podría ser predisponente para su desarrollo.

    El melanona acral y su relación con la presión

    Un estudió se orientó al análisis de la relación entre la presencia del melamona acral y sus características con las zonas acrales consideradas de presión y de no presión.

    Para llevar a cabo dicho estudio, el cual fue observacional de corte descriptivo y con intención analítica, se consideró una muestra de 95 pacientes con melanoma lentiginoso acral, de los cuales 36 eran hombres y 59 fueron mujeres, con edades que se aproximaban a los 59 años.

    Además, se recolectaron variables demográficas, histológicas y clínicas del tumor para ser analizadas en dos grupos y precisar si se encontraban sometidas a fuerzas de presión o no.

    Los resultados del estudio

    Entre los resultados del estudio, se pudo determinar que el melanoma lentiginoso acral es más frecuente en áreas de presión que de no presión, tanto en la mano como en el pie, lo cual apoya la hipótesis de que el estrés mecánico puede tener un papel importante en la patogénesis de este tumor.

    Ello se debe a que se presentaron más melanomas en las zonas de presión de que no presión. Asimismo, se refirió la existencia de un trauma directo previo, siendo el más frecuente el de las lesiones en las uñas.

    Los melanomas invasores demostraron tener una mayor presencia de ulceración en las zonas de presión y en las uñas que en las zonas de no presión.

    En conclusión, la localización predominante de este tipo de melanoma se encontró en las zonas de presión.

    Fuente consultada aquí.

    Mas noticias de Oncología-Hematología