Medicamentos antiepilépticos aumentarían el riesgo de enfermedad de Parkinson, sugiere estudio

Expertos analizan si los fármacos contribuyen al riesgo de este trastorno neurológico o si es la epilepsia en sí.

Luisa Ochoa

    Medicamentos antiepilépticos aumentarían el riesgo de enfermedad de Parkinson, sugiere estudio

    Una nueva investigación sugiere que los fármacos antiepilépticos están asociados con un mayor riesgo de la enfermedad de Parkinson y aunque los hallazgos no tienen implicaciones clínicas inmediatas, es el primer estudio que se lleva a cabo de forma exhaustiva sobre la relación entre estos medicamentos y la condición neurológica.

    Estudio analizó los efectos de los medicamentos en la enfermedad de Parkinson

    Los investigadores se basaron en los datos del Biobanco de Reino Unido, en el que compararon a 1.433 personas diagnosticadas con enfermedad de Parkinson y 8.598 del grupo de control. Los participantes tenían entre 65 a 75 años. 

    De los que tenían enfermedad de Parkinson, al 4,3 % se le había recetado un fármaco antiepiléptico antes de la fecha de diagnóstico de la condición, en comparación con el 2,5 % en el grupo control; y el 4,4 % había sido diagnosticado con epilepsia, en comparación con el 1 % de las personas del grupo control.

    La evidencia más fuerte fue para la relación entre lamotrigina, levetiracetam y valproato de sodio y la enfermedad de Parkinson. Sin embargo, hubo "evidencia más débil" para la carbamazepina, pese a que todos los fármacos antiepilépticos se asociaron con un mayor riesgo de enfermedad de Parkinson.

    Las probabilidades de enfermedad de Parkinson incidental fueron mayores entre aquellos a quienes se les prescribió más de 1 fármaco antiepiléptico y entre los individuos a quienes se les emitió una mayor cantidad de recetas, informaron los autores.

    Al respecto, el Dr. Alastair Noyce, profesor de neurología y neuroepidemiología y neurólogo consultor honorario de la Universidad Queen Mary, en Londres, Reino Unido, además autor principal del estudio, indicó que, "utilizando datos del Biobanco, observamos una asociación entre los fármacos antiepilépticos recetados con mayor frecuencia en el Reino Unido y la enfermedad de Parkinson".

    Asociación entre la enfermedad de Parkinson y la epilepsia

    Estudios observacionales recientes han encontrado una "asociación temporal" entre epilepsia y enfermedad de Parkinson incidental, pero el mecanismo subyacente a esta asociación "no está claro", escribieron los autores.

    Es "justificable" que los fármacos antiepilépticos "puedan explicar la asociación aparente entre la epilepsia y la enfermedad de Parkinson" y que los trastornos del movimiento sean efectos secundarios potenciales de los fármacos, pero la asociación entre estos y la enfermedad de Parkinson "no ha sido bien estudiada", por lo que sigue estando "poco claro" si los fármacos antiepilépticos juegan un papel en clave.

    "Es posible que sea la epilepsia en sí misma la que se asocie con el riesgo de enfermedad de Parkinson, en lugar de los fármacos, y eso "probablemente explique parte de la asociación que estamos viendo", dijo el Dr. Noyce.

    Expertos discuten sobre el efecto de los fármacos

    Al comentar sobre la investigación, la Dra. Rebecca Gilbert, directora científica de Asociación Estadounidense del Párkinson, compartió que, "se ha establecido en investigaciones anteriores que existe una asociación entre la epilepsia y la enfermedad de Parkinson". 

    El estudio actual "muestra que tener una receta para alguno de cuatro fármacos antiepilépticos se asoció con recibir posteriormente un diagnóstico de la enfermedad", añadió.

    Aunque una posible conclusión es que los fármacos antiepilépticos en sí mismos aumentan el riesgo de desarrollar enfermedad de Parkinson, "parece haber otras explicaciones alternativas de por qué una persona a la que se le han recetado fármacos antiepilépticos tiene un mayor riesgo de recibir un diagnóstico de enfermedad de Parkinson", observó la Dra. Gilbert.

    Por ejemplo, los cambios premotores en el cerebro de las personas con enfermedad de Parkinson "pueden aumentar el riesgo de necesitar un fármaco antiepiléptico al aumentar potencialmente el riesgo de sufrir una convulsión" y "los cambios en el cerebro causados por las convulsiones para las que se recetan los fármacos antiepilépticos pueden aumentar el riesgo de enfermedad de Parkinson".

    Además, los cambios psiquiátricos relacionados con la enfermedad de Parkinson pueden haber llevado a la prescripción de los fármacos antiepilépticos, ya que al menos dos de ellos también se recetan para estabilizar el estado de ánimo, sugirió la Dra. Gilbert.

    "Una pregunta sin respuesta que el artículo reconoce es: ¿Qué pasa con las personas que reciben fármacos antiepilépticos por razones distintas a las crisis convulsivas? ¿También tienen un mayor riesgo de enfermedad de Parkinson?", comentó la Dra. Gilbert. 

    "Esta sería una población interesante de estudiar, porque eliminaría el vínculo entre fármacos antiepilépticos y crisis convulsivas y se centraría en la asociación entre los fármacos antiepilépticos y la enfermedad de Parkinson", aseguró la doctora.

    Sugieren no dejar de tomar medicamentos antiepilépticos 

    También enfatizó que las personas que toman fármacos antiepilépticos para las convulsiones no deben llegar a la conclusión precipitada de que deben dejarlos para no aumentar el riesgo de desarrollar enfermedad de Parkinson

    Anotó que tener crisis convulsivas "puede ser peligroso: se pueden producir lesiones durante una crisis convulsiva, y si no se puede detener una crisis o si se producen varias en una sucesión rápida, se puede producir una lesión cerebral".

    Por estos motivos, las personas con una tendencia a tener crisis convulsivas deben protegerse con fármacos antiepilépticos y ciertamente deben comunicarse con sus neurólogos si tienen alguna pregunta, afirmó la Dra. Gilbert.

    Fuente consultada aquí.

    Mas noticias de Neurología