Irregularidades en la orina podrían ser señal de un fallo renal

La identificación de algunos indicios en el desarrollo de malignidades es clave para prevenir las mismas e incluso graves diagnósticos

Eduardo Najar, Katherine Trujillo

    Irregularidades en la orina podrían ser señal de un fallo renal

    La identificación de irregularidades sobre todo en la orina, es esencial ya que aquellos pacientes que son diagnosticados de diabetes o hipertensión suelen tener gran correlación con un fallo renal, por ende, como relata el especialista es primordial que cuando el paciente vaya al baño y note algo irregular se remita a su médico de cabecera.

    Existen algunas enfermedades que pueden originarse a causa de un diagnóstico base, muchas veces un fallo renal se presenta por determinada patología que afecta a nivel sistémico el organismo y por consiguiente los riñones, donde estos órganos filtradores se pueden ver afectados, no obstante, el diagnóstico e identificación temprana de un posible fallo en la función renal es importante; para evitar otras comorbilidades y un empeoramiento en la calidad de vida del paciente.

    En entrevista con la revista Medicina y Salud Pública (MSP), el doctor Bryan Pagán, especialista en nefrología, explica en qué momento suele originarse un fallo renal, las repercusiones de este cuadro clínico y cuáles síntomas e indicios son esenciales para poder prevenir posibles complicaciones a largo plazo.

    “La enfermedad renal es algo que abarca muchas causas principales, siendo la principal la diabetes de problemas renales a nivel mundial, seguido por la hipertensión y no menos importante por enfermedades de origen quístico en un porciento menor. Es importante que los pacientes con diabetes e hipertensión tengan en cuenta esto”, indicó el doctor Pagán.

    “Es usual que el paciente que llega a la oficina que es diabético o hipertenso llegan con proteína en la orina, un riñón que está saludable no está supuesto a que la proteína caiga en la orina. Por lo tanto cuando el paciente se da cuenta pues nota que la orina está espumosa o el médico lo nota, los pacientes van por esto al nefrólogo, otra razón es porque nota que la creatinina que sirve para ver cómo está la función de los riñones y estar pueda elevada y esto puede ser otra alarma”, explicó el nefrólogo.

    Como asegura el doctor cuándo un paciente ha desarrollado un fallo renal crónico y es tratado por medio de diálisis, ante la ausencia de la función filtradora, los síntomas de esta crónica malignidad muchas veces no suelen manifestarse en el paciente, aunque el fallo sea avanzado significativamente.

    “Un paciente con fallo renal puede estar cerca de recibir diálisis y no sentir ningún síntoma ya que usualmente los riñones no duelen y cuando duelen son casos específicos, el más usual son piedras, abscesos en el riñón que es muy raro, pero el fallo renal más común no duele”, agregó el doctor.

    Detección del fallo renal por parte del paciente

    La identificación de síntomas específicos sobre todo para una malignidad como el fallo renal es muy importante, de esta manera se puede iniciar con tratamientos y evitar que esta avance con el tiempo.

    “Cuando ellos orinan se pueden dar cuenta que tienen espuma en ella o una lavaza y eso indica que tiene proteína en la orina y es la primera alarma para ir al nefrólogo, si el fallo renal está avanzado puede presentar malestar general, sabor metálico en la boca, falta de apetito, pero esto sucede cuando es un fallo renal mucho más avanzado”, concluyó.

    Mas noticias de Nefrología