"350.000 personas pudieran tener insuficiencia renal y no saberlo", afirma Ángela Díaz, del Consejo Renal

Las personas no siempre manifiestan síntomas en etapas tempranas de la enfermedad.

Isbelia Farías

    "350.000 personas pudieran tener insuficiencia renal y no saberlo", afirma Ángela Díaz, del Consejo Renal

    La directora ejecutiva del consejo renal de Puerto Rico, Ángela Díaz, destacó que "unas 350.000 personas pudieran tener insuficiencia renal y no saberlo", pues, la Isla se encuentra en los primeros diez países con mayor incidencia y prevalencia de pacientes en diálisis, por lo que: "es algo que nos preocupa porque siendo una Isla nos estamos comparando los países grandes", sostuvo Díaz.

    Díaz añade: "Hay unos determinantes sociales que afectan el que el paciente llegue a tiempo, tal como los niveles de pobreza y los niveles educativos de la población –cuánto sabe sobre el tema de salud-". También señala que: "Casi un 50 % de los pacientes llegan a diálisis sin nunca haber recibido una orientación a tiempo".

    Respecto a los síntomas, el reconocido nefrólogo puertorriqueño, Rafael Burgos Calderón, aclara que estos se manifiestan cuando es muy tarde, por ejemplo, cuando la persona se encuentra en el estadio 4 de la enfermedad, que comienzan a experimentar náuseas, un olor como de nitrógeno, por eso, el especialista enfatiza que "uno no puede dejarse ir por los síntomas, pues, de la etapa 1 hasta la 4, las personas no sienten nada".

    La experta Díaz resalta que en Puerto Rico hay una geografía muy diversa, así como una escasez de profesionales de la salud, especialmente de nefrólogos; no todos los centros cuentan con una unidad de diálisis, además, hay pocas clínicas donde se atienden pacientes en edades tempranas y los pacientes no cuentan con un sistema de transporte pensado en salud. El sistema de salud está fracturado, puntualiza la directora ejecutiva.

    Insuficiencia desde la perspectiva clínica 

    El doctor Rafael Burgos Calderón, reconocido nefrólogo puertorriqueño y destacado a nivel mundial por sus aportaciones en la salud renal, indica que el riñón es el órgano, un órgano vital, hay un acoplamiento entre todos los órganos del cuerpo y el riñón. Este mantiene el balance hídrico, el balance ácido básico del cuerpo, controla de cierta manera la hipertensión. Cuando se daña el riñón comienza a excretar los ácidos del cuerpo, los cuales pueden dañar la región y los huesos del cuerpo.

    Burgos afirma que "El riñón es también un órgano endocrino, produce hormonas importantes para el cuerpo, una es la eritropoyetina –que aumenta la hemoglobina- y otras que aumentan el calcio y reducen la enfermedad renal ósea en los niños".

    El especialista aclara, en cuanto a los factores de riesgo para padecer enfermedad renal crónica, que "en el modelo biomédico se contempla el fumar, la obesidad, la diabetes descontrolada, la hipertensión descontrolada, la enfermedad cardiovascular, los estilos de vida nocivos, el exceso de sal, el exceso de proteína y no hacer ejercicio".

    Los estadios de la enfermedad renal están clasificados en etapa 1, cuando la tasa de filtración glomerular es de 90 o superior, lo cual quiere decir que la función renal es saludable; de 60 a 89 es leve, de 45 a 59 es leve a moderada; entre 30 y 44 es moderada a grave; entre 15 y 29 es grave y menos de 15 se considera diálisis.

    Lo importante es conocer cuál es ese número y la filtración, lo cual forma parte de la educación de las personas. Se debe revolucionar la práctica de la medicina hacia la educación, puntualiza el doctor Burgos. 

    Vea el programa completo: 

    Mas noticias de Nefrología