Estudio: Antibiótico sintético ayudaría a cambiar el rumbo de las bacterias resistentes a fármacos

El cilagicin fue particularmente activo contra bacterias Gram-positivas como Streptococcus pyogenes.

Yolimarian Torres Yolimarian Torres

    Estudio: Antibiótico sintético ayudaría a cambiar el rumbo de las bacterias resistentes a fármacos

    A pesar de su importancia en la medicina moderna, los antibióticos están bajo constante amenaza a medida que los patógenos se adaptan, adquieren o desarrollan resistencia con escalofriante regularidad, así lo indicaron los investigadores de un nuevo estudio desarrollado por la Universidad de Rockefeller.

    Se trata de un nuevo antibiótico, sintetizado y derivado de modelos informáticos de productos genéticos bacterianos, parece neutralizar incluso las bacterias resistentes a los medicamentos. El compuesto, llamado cilagicin, funciona bien en ratones y emplea un mecanismo novedoso para atacar MRSA, C. diff y varios otros patógenos mortales. 

    "Esta no es solo una nueva molécula interesante, es una validación de un enfoque novedoso para el descubrimiento de fármacos. Este estudio es un ejemplo de biología computacional, secuenciación genética y química sintética que se unen para descubrir los secretos de la evolución bacteriana", así lo indicó Sean F. Brady de Rockefeller, Profesor Asociado, Profesor Asociado Tri-Institucional del Laboratorio de Moléculas Pequeñas Codificadas Genéticamente

    En el comunicado publicado en el portal de la universidad, señalan que Cilagicin eliminó de manera confiable las bacterias Gram-positivas en el laboratorio, no dañó las células humanas y, una vez que se optimizó químicamente para su uso en animales, trató con éxito las infecciones bacterianas en ratones

    De particular interés, la cilagicina fue potente contra varias bacterias resistentes a los medicamentos e, incluso cuando se enfrentó a bacterias cultivadas específicamente para resistir a la cilagicina, prevaleció el compuesto sintético.

    En los detalles ofrecidos por los autores, el cilagicin funciona uniendo dos moléculas, C55-P y C55-PP, las cuales ayudan a mantener las paredes celulares bacterianas. Los antibióticos existentes, como la bacitracina, se unen a una de esas dos moléculas, pero nunca a ambas, y las bacterias a menudo pueden resistir tales medicamentos al unir una pared celular con la molécula restante

    Incluso el equipo sospecha que la capacidad de cilagicin para desconectar ambas moléculas puede presentar una barrera infranqueable que previene la resistencia.

    "Cilagicin aún está lejos de los ensayos en humanos. En estudios de seguimiento, el laboratorio de Brady realizará más síntesis para optimizar el compuesto y probarlo en modelos animales contra patógenos más diversos para determinar qué enfermedades puede ser más eficaz en el tratamiento", precisaron. 

    Sin embargo, más allá de las implicaciones clínicas de la cilagicina, el estudio demuestra un método escalable que los investigadores podrían usar para descubrir y desarrollar nuevos antibióticos. 

    "Este trabajo es un excelente ejemplo de lo que podría encontrarse oculto dentro de un grupo de genes", dice Brady. "Creemos que ahora podemos desbloquear una gran cantidad de compuestos naturales novedosos con esta estrategia, que esperamos proporcione un nuevo grupo emocionante de candidatos a fármacos".

    Fuente consultada aquí

    Licenciada en Comunicación Social egresada de la Universidad de Los Andes, Táchira, Venezuela. Locutora Certificada por la Universidad Central de Venezuela. Redactora de Medicina y Salud Pública.

    Mas noticias de Investigación