Alto riesgo de daño hepático y cáncer en personas con obesidad o diabetes por ingesta de comidas rápidas

El consumo de comidas rápidas ha aumentado en los últimos 50 años, independientemente del nivel socioeconómico.

Alexander Triana Yanquén

    Alto riesgo de daño hepático y cáncer en personas con obesidad o diabetes por ingesta de comidas rápidas

    Clinical Gastroenterology and Hepatology, publicó un estudio de Keck Medicine de la USC, el cual brinda a las personas una motivación adicional para reducir el consumo de comida rápida. La investigación encontró que la ingesta de este tipo de alimentos está asociado con la enfermedad del hígado graso no alcohólico, una afección potencialmente mortal en la que la grasa se acumula en el hígado.

    Los investigadores descubrieron que las personas con obesidad o diabetes que consumen el 20 % o más de sus calorías diarias de comida rápida tienen niveles muy elevados de grasa en el hígado en comparación con quienes consumen menos o nada de comida rápida. Y la población general tiene aumentos moderados de grasa en el hígado cuando una quinta parte o más de su dieta es comida rápida.

    "Los hígados sanos contienen una pequeña cantidad de grasa, por lo general menos del 5 %, e incluso un aumento moderado de grasa puede conducir a la enfermedad del hígado graso no alcohólico", dijo Ani Kardashian, MD, hepatóloga de Keck Medicine y autora principal del estudio. Agrega que: "El aumento severo de la grasa hepática en personas con obesidad o diabetes es especialmente sorprendente, y probablemente se deba al hecho de que estas condiciones causan una mayor susceptibilidad a la acumulación de grasa en el hígado".

    Impacto negativo de las comidas rápidas

    Si bien investigaciones anteriores han demostrado un vínculo entre la comida rápida y la obesidad y la diabetes, este es uno de los primeros estudios que demuestra el impacto negativo de la comida rápida en la salud del hígado, según Kardashian.

    Los hallazgos también revelan que una cantidad relativamente modesta de comida rápida, rica en carbohidratos y grasas, puede dañar el hígado. "Si las personas comen una comida al día en un restaurante de comida rápida, pueden pensar que no están haciendo daño", dijo Kardashian. "Sin embargo, si esa comida equivale al menos a una quinta parte de sus calorías diarias, están poniendo en riesgo sus hígados".

    Enfermedad del hígado graso e incidencia en Estados Unidos

    La enfermedad del hígado graso no alcohólico, también conocida como esteatosis hepática, puede provocar cirrosis o cicatrización del hígado, lo que puede causar cáncer o insuficiencia hepática. La esteatosis hepática afecta a más del 30 % de la población estadounidense.

    Kardashian y sus colegas analizaron los datos más recientes de la encuesta nutricional anual más grande del país, la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición 2017-2018, para determinar el impacto del consumo de comida rápida en la esteatosis hepática.

    El estudio caracterizó la comida rápida como comidas, incluida la pizza, de un restaurante de autoservicio o uno sin camareros. Los investigadores evaluaron la medición del hígado graso de aproximadamente 4000 adultos cuyas mediciones del hígado graso se incluyeron en la encuesta y compararon estas mediciones con su consumo de comida rápida.

    De los encuestados, el 52% consumía alguna comida rápida. De estos, el 29% consumía una quinta parte o más de las calorías diarias de la comida rápida. Solo este 29% de los sujetos de la encuesta experimentó un aumento en los niveles de grasa en el hígado.

    Asociación entre esteatosis hepática y aumento de comidas rápidas

    La asociación entre la esteatosis hepática y una dieta con un 20 % de comida rápida se mantuvo estable tanto para la población general como para las personas con obesidad o diabetes, incluso después de que los datos se ajustaron por muchos otros factores, como la edad, el sexo, la raza, el origen étnico, el consumo de alcohol y la actividad física: "Nuestros hallazgos son particularmente alarmantes ya que el consumo de comida rápida ha aumentado en los últimos 50 años, independientemente del nivel socioeconómico", dijo Kardashian.

    "También hemos visto un aumento sustancial en las comidas rápidas durante la pandemia de COVID-19, lo que probablemente esté relacionado con la disminución de las comidas en restaurantes de servicio completo y el aumento de las tasas de inseguridad alimentaria. Nos preocupa que el número de personas con hígado graso haya aumentado aún más desde el momento de la encuesta".

    Expectativas de la investigación

    Ella espera que el estudio aliente a los proveedores de atención médica a ofrecer a los pacientes más educación sobre nutrición, especialmente a aquellos con obesidad o diabetes que tienen un mayor riesgo de desarrollar hígado graso debido a la comida rápida. Actualmente, la única forma de tratar la esteatosis hepática es a través de una dieta mejorada.

    Jennifer Dodge, MPH, profesora asistente de medicina de investigación y ciencias de población y salud pública en la Escuela de Medicina Keck de la USC y Norah Trault, MD, MPH, gastroenteróloga de Keck Medicine y jefa de división de gastroenterología y enfermedades hepáticas en la Escuela Keck, fueron también autores del estudio.

    Fuente consultada aquí:

    Mas noticias de Investigación