Dermatitis atópica: Es el diagnóstico número 1 que se ve en las consultas dermatológicas

La dermatitis atópica puede ser una afección compleja con múltiples factores contribuyentes, y lo que desencadena los síntomas en una persona puede no afectar a otra de la misma manera.

Katherine Ardila

    Dermatitis atópica: Es el diagnóstico número 1 que se ve en las consultas dermatológicas

    La dermatitis atópica es una afección común en Puerto Rico, según la Dra. Tania González, dermatóloga especializada en esta condición. Esta enfermedad cutánea, caracterizada por inflamación e irritación de la piel, "es el diagnóstico número 1 que yo veo en mi clínica a diario y pueden experimentarla en todas las edades, tanto niños, adultos y envejecientes", comentó la experta.  

    Esta condición cutánea crónica está caracterizada por piel seca, picazón intensa y erupciones cutáneas. Si bien las causas exactas de la dermatitis atópica no están completamente comprendidas, se cree que es el resultado de una combinación de factores genéticos, ambientales e inmunológicos.

    Revive la entrevista con la especialista aquí

     

    Causas de la afección

    La Dra. González explica que "la dermatitis atópica tiene un factor genético en donde hay una proteína de la piel que es integral para que se mantenga una barrera y se llama filadrina. Los pacientes vienen genéticamente predispuestos a que esa filadrina no les funcione, y como no les funciona, la barrera es más sensitiva y están expuestos a los factores del ambiente". Cuando esta barrera no funciona correctamente, lleva a una piel irritada y escamosa.

    Sin embargo, también hay factores como:

    Barrera cutánea comprometida: Significa que su piel es menos capaz de retener la humedad y protegerse contra los irritantes y alérgenos externos. Esto puede deberse a una disminución en la producción de ciertas proteínas que son importantes para la función de barrera de la piel.

    Disfunción inmunológica: Se cree que hay una respuesta inmunológica alterada en la dermatitis atópica. El sistema inmunológico puede reaccionar exageradamente a ciertos desencadenantes ambientales, como alérgenos o irritantes, desencadenando una inflamación y picazón en la piel.

    Cambios hormonales: Los cambios hormonales, como los que ocurren durante la pubertad o el embarazo, pueden influir en la actividad de la dermatitis atópica en algunas personas, aunque este efecto puede variar de persona a persona.

    Esta condición puede volverse crónica y persistente, afectando la calidad de vida de los pacientes. Los síntomas incluyen picazón intensa, ardor, y malestar que puede interferir con actividades diarias, a los niños en sus actividades académicas, problemas adicionales como falta de concentración en la escuela y dificultad en diferentes temperaturas.  La Dra. González destaca que "en Puerto Rico, a menudo se diagnostica la dermatitis atópica en etapas tardías" lo que resulta en falta de prevención y educación frente al tema. 

    Es esencial buscar atención médica si la picazón es desesperante, según la Dra. González, "Para tratar la dermatitis atópica, hay medicamentos sistémicos super seguros inclusive en niños tan pequeños como 6 meses de edad... son seguros y efectivos".

    La dermatitis atópica es una condición dermatológica prevalente en Puerto Rico, con raíces genéticas y una relación significativa con el ambiente. El manejo temprano y adecuado de esta afección puede mejorar la calidad de vida de quienes la padecen, minimizando los síntomas y el impacto social.

    Más noticias de Dermatología