El uso de colirios neuroprotectores se revela útil en retinopatía diabética

PUBLICADO EN ‘DIABETES’

La retinopatía diabética es una enfermedad ocular provocada por el deterioro de los vasos sanguíneos que irrigan la retina y afecta a las personas que padecen diabetes

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

Se trata de la primera evidencia en humanos de que los colirios pueden llegar a la retina y modular la acción de las neuronas.

El proyecto europeo EUROCONDOR, liderado por el Dr. Rafael Simó, jefe del grupo de investigación en Diabetes y Metabolismo del Vall d’Hebron Instituto de Investigación (VHIR) ha demostrado que la administración de colirios neuroprotectores es efectiva para tratar la retinopatía diabética, ya que los medicamentos consiguen llegar a la retina y actuar sobre las neuronas evitando su degeneración. Se trata del primer estudio que demuestra la efectividad de un colirio para la retinopatía diabética en humanos, ya que hasta ahora solo había sido posible en ensayos con roedores. Este descubrimiento hará posible que se pueda tratar la enfermedad en estadios iniciales sin tener que esperar a fases avanzadas y tratamientos agresivos. Los resultados del ensayo clínico se publican en la revista Diabetes.

La retinopatía diabética es una enfermedad ocular provocada por el deterioro de los vasos sanguíneos que irrigan la retina y afecta a las personas que padecen diabetes, principalmente a aquellas que no tienen un buen control glucémico. Aproximadamente un 30% de los pacientes diabéticos presentan algún grado de retinopatía diabética y esta complicación de la diabetes sigue siendo la principal causa de ceguera en la población en edad laboral en los países desarrollados. Recientemente, el grupo liderado por el Dr. Rafael Simó ha hecho contribuciones importantes en el estudio del origen de esta devastadora complicación de la diabetes. Quizás lo más relevante ha sido la demostración de que antes de que pueda detectarse la presencia de afectación microvascular en el examen oftalmológico ya hay afectación de las neuronas de la retina, y que esto se trata de un proceso neurodegenerativo que a la vez contribuirá a la afectación microvascular. De hecho, la Asociación Americana de Diabetes ya define a la retinopatía diabética como una enfermedad neurovascular.

El proyecto EUROCONDOR ha sido financiado con 6 millones de euros del 7º Programa Marco de la Unión Europea. Liderado por el grupo de Investigación en Diabetes y Metabolismo del VHIR, perteneciente al CIBER de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (CIBERDEM) ha contado con la participación de 17 hospitales, universidades y centros de investigación de 8 países europeos y la biofarmacéutica BCN Peptides.

El objetivo principal del estudio fue evaluar si la administración tópica de dos medicamentos neuroprotectores podía prevenir o detener la neurodegeneración retiniana en pacientes diabéticos tipo 2. Como objetivos secundarios plantearon la evaluación de la seguridad y del impacto potencial en el desarrollo o la progresión de la retinopatía diabética en términos de patología microvascular. Participaron 450 pacientes de entre 45 y 75 años con diabetes desde hacía 5 o más años que fueron asignados aleatoriamente en tres grupos de tratamiento con colirio: placebo, brimonidina y somatostatina. El estudio tuvo una duración de 2 años.

Los investigadores demostraron que «en aquellos pacientes con neurodisfunción de la retina los colirios con agentes neuroprotectores son efectivos para detener la progresión de la neurodegeneración, es decir, la muerte de las neuronas de la retina», explica el Dr. Rafael Simó, jefe del grupo de investigación en Diabetes y Metabolismo del VHIR. A raíz de este descubrimiento el Dr. Simó subraya «la importancia de la detección precoz de la neurodegeneración de la retina en los pacientes con diabetes tipo 2 para los que el tratamiento neuroprotector con colirio podría ser beneficioso».

Ventajas de la administración por vía tópica

En comparación con las inyecciones intravítreas, la administración de los fármacos por vía tópica reduce los efectos secundarios, es mucho más cómoda para el paciente y facilita la adherencia terapéutica. El proyecto EUROCONDOR ha abierto una nueva etapa en el tratamiento de la retinopatía diabética y otras enfermedades que afectan a la retina. «Demostrar por primera vez en humanos que los colirios pueden llegar a la retina y modular la acción de las neuronas supondrá un cambio en la estrategia terapéutica de los estadios iniciales de la enfermedad», afirma el Dr. Simó.

Por otra parte, dentro del proyecto EUROCONDOR también se ha abordado el estudio de los mecanismos por los que la somastostatina ejerce su acción neuroprotectora. El grupo de investigación en Diabetes y Metabolismo del VHIR trabaja ya en el siguiente paso: los fármacos duales, a la vez neuroprotectores y protectores vasculares como es el caso del GLP-1, que podrían estabilizar los vasos sanguíneos del ojo y evitar la afectación vascular provocada por la diabetes.

Comentarios

X